Macron rechaza la renuncia de su primera ministra y recibe a líderes políticos

los tango político en el Palacio Eliseo en pleno baile. Con el país sumergido en una crisis política monumental tras las elecciones legislativas y una ola de calor asfixiante, el presidente Emmanuel Macron intenta crear un consenso parlamentario para poder gobernar después de haber perdido su mayoría absoluta y quedar aislado.

Primera medida: no aceptó la dimisión de su primer ministro, la tecnócrata socialista Elisabeth Borne, recientemente juramentada. En este caos no puede quedarse sin primer ministro ni gabinete. Pero habrá un nuevo gabinete, aunque no se designe este martes.

“Operación seducción” para un Macron debilitado, donde sus políticas parlamentarias han sido rechazadas, 8 semanas después de ser entronizado presidente. Es un estilo que los franceses han rechazado, un autoritarismo parlamentario sin debate, el “jupitarismo” del jefe de Estado.

Una idea de no ser de centro, de izquierda o de derecha, que ha generado profunda confusión e inquietud entre los votantes. La sensación de que la Asamblea Nacional se había convertido en la “secretaria” presidencial, sin debate.

Seis jefes de partido comenzaron a ser recibidos este martes en el Palacio del Elíseo. Foto: AP


No hay más límites: el jefe de Estado intenta encantar a los “republicanos” conservadores republicanos, que se niegan a llegar a un acuerdo con él, los socialistas de la alianza NUPES, los comunistas. Luego recibirá a Marine Le Pen, la jefa de Agrupación Nacional, de extrema derecha, que ganó 90 diputados y se proclama el primer partido de la oposición. ¿Un acercamiento a los lepenistas? Todo es posible en estas horas para lograr la gobernabilidad.

Todos convocados al Elíseo

Seis jefes de partido comenzaron a ser recibidos este martes en el Palacio del Elíseo. El primero fue Christian Jacob de Los Republicanos, luego Olivier Faure, secretario del Partido Socialista y parte de la alianza NUPES. A él se sumaron el centrista Francois Bayrou de MODEM, que será muy importante en las votaciones y construcciones políticas, Stanislas Guerini, del oficialista La República en Marcha, Marine Le Pen de Reagrupamiento Nacional, y Fabien Roussel del Partido Comunista y miembro de Nupes.

Deberías leer:   Surge una OTAN más musculosa a medida que Occidente se enfrenta a Rusia y China

Los demás, como el ambientalista Julien Bayou, llegarán el miércoles.

Stanislas Guerini, del oficialismo La República en Marcha, saluda a Macaron tras reunirse en el Eliseo.  Foto: EFE

Stanislas Guerini, del oficialismo La República en Marcha, saluda a Macaron tras reunirse en el Eliseo. Foto: EFE

El secretario socialista Oliver Faure, aliado de NUPES, ya fue citado al Eliseo. “Le diré al presidente que el país va mal, que está enojado pero que no está bloqueado. Hay posibilidades políticas, por ejemplo la revalorización del poder adquisitivo. Si subimos el Smic (salario mínimo) a 1.500 euros, ahí estaremos. Si quiere revalorizar las pensiones, estaremos con él”, anunció Faure antes de entrar en el Elíseo.

Durante la entrevista, Faure recordó a Macron que NUPES “no es la extrema izquierda, ni siquiera France Insoumise lo es”.

Según el secretario socialista, el presidente ha escuchado el mensaje de las elecciones legislativas. “Quiere saber qué margen de maniobra tiene y ha entendido que no puede ser omnipresente, como lo ha sido hasta ahora. Si seguimos en este juego perpetuo, un día seremos barridos todos”, advirtió el socialista Fauré al presidente. “Hay que inventar una nueva forma de gobernar. Se está gestando en su cerebro”, dijo el socialista tras el encuentro.

Ya no hay barrera republicana

¿La barrera republicana? Fue utilizado por Jean Luc Mélenchon para convencer a sus votos de NI de apoyar a Emmanuel Macron contra Marine Le Pen en las elecciones presidenciales y ayudarlo a ganar.

No hubo “voto republicano” en las elecciones legislativas. Se evaporó como los diputados socialistas y republicanos en París. No eligieron a uno solo por primera vez en la historia. Pero en este”Parlamento sin mayoríacomo lo llaman los británicos, sin mayoría, Macron debe apoyarse en la derecha, la extrema derecha, en todos. Tendrás que hacer política. Un concepto tradicional que desprecia, porque lo asocia con el “comercio”, la negociación, el desgastepérdida de autoridad, compromiso y largas negociaciones de “toma y daca”.

v1.5

Proyección de bancadas en la nueva Asamblea

Según los resultados completos.

Toque para explorar los datos
Toque para explorar los datos



Fuente: AFP
Infografía: Clarín

legislativo-francia

Francia está en una grave crisis de gobernabilidad. Si no llegan a un consenso contra la altísima inflación, el costo de la vida, los precios de los combustibles y los salarios, el país estalla como en 2005, cuando estallaron los suburbios, pero por otras razones. La unidad nacional es fundamental en este momento, con Europa en guerra y la probabilidad de que el conflicto entre Rusia y Ucrania se extienda a Europa del Este, con precios inalcanzables para los nuevos pobres.

Deberías leer:   Laos, el pequeño país de Asia que se asoma al abismo económico

Sin prejuicios

Macron busca ahora un juego de alianzas que derecha e izquierda han rechazado como método. Una mayoría de proyectos, texto por texto, que convertirán el parlamento francés en una coalición alemana.

No hay prejuicios. Si Macron llega a un acuerdo con Marine Le Pen y su Agrupación Nacional, seguirá adelante. Será parte de “la mayoría de la acción”, prometida por la primera ministra Elisabeth Borne, en estas horas dramáticas en el país.

Cuando el líder republicano François Jacob, que rechazó cualquier pacto, el ministro de ultramar, Yaël Braun Pivet, redactó la idea con toda su experiencia parlamentaria. “Nos acercamos a todos aquellos a quienes les gustaría avanzar con la mayoría”.

Marine Le Pen, con cita previa en el Elíseo.  Foto: Alain Jocard / AFP

Marine Le Pen, con cita previa en el Elíseo. Foto: Alain Jocard / AFP

“¿Incluye Reagrupamiento Nacional?”, preguntó la prensa.

Con franqueza, respondió: “Pero escucha, ya sabes. Esta es la belleza de la democracia. En el Parlamento, cuando uno vota textos, no necesariamente estamos en grupos”.

Al Elíseo fue invitada Marine Le Pen, que renunció a la presidencia de su partido para encabezar el grupo de sus 90 diputados parlamentarios. Un paso histórico para ella.

“¿Cambiar a Elisabeth Borne por otra? No es así que ella cambie nada”, analizó Marine Le Pen, antes de entrar al Elíseo. “Los franceses deben ser entendidos en lo que han dicho y expresado en esta votación. Esta política no ha obtenido la mayoría absoluta en las últimas elecciones”.

Mélenchon no va

Nupes fue la alianza electoral que armó el líder de Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, para imponer a la izquierda como segunda fuerza política en la Asamblea. Con socialistas, ecologistas, comunistas y la Francia Insumisa. Pidió el lunes que sea “un solo grupo” en la Asamblea pero en dos minutos, el proyecto voló por los aires. Cada uno recuperará su identidad. No consultó a nadie antes.

Deberías leer:   Overwatch 2 reemplazará al Overwatch original

Pero Mélenchon hizo inmediatamente su autocrítica este martes. “Fui demasiado rápido”, admitió. Anunció que hablará con todas las partes de NUPES para encontrar una estrategia, modestamente. Es sólo el ideólogo del instrumento, “un colaborador”, como él mismo se define.

Jean-Luc Mélenchon, en la escalinata de la Asamblea Nacional, haciéndose una foto con los nuevos diputados de Nupes.  Foto: Reuters

Jean-Luc Mélenchon, en la escalinata de la Asamblea Nacional, haciéndose una foto con los nuevos diputados de Nupes. Foto: Reuters

Pero este martes Mélenchon estaba, como docente de un grupo de estudiantes en viaje de graduación, en la escalinata de la Asamblea Nacional, tomándose una foto con los nuevos diputados nupes que llegaban a ocupar sus curules. Ya no es diputado. Su sueño es ser primer ministro en convivencia.

Pero Mélenchon no irá al Palacio del Elíseo. Fue invitado como líder de France Reluctant, pero ha hecho saber que no lo estará. Estará representado por Adrian Quatennens, coordinador de su movimiento, y Mathilde Panot, presidenta del grupo parlamentario. Para Mélenchon, Elisabeth Borne “no tiene legitimidad. Debe dimitir”.

France Insumisa “va a sugerir al presidente Macron una asamblea constituyente pasar a la VI república”, ante la profunda crisis política en la que se encuentra el país.

La idea de un referéndum crece en Francia, junto con la idea de “unidad nacional”, como anuncia François Bayrou.

”El presidente es consciente de lo que ha pasado. Está listo para tomar medidas esenciales para el futuro”, explicó el líder de MODEM. ¿Es el tiempo del centrista? Bayrou como primer ministro?

La unión nacional será la salida de este peligroso bloqueo en Francia. El presidente tendrá que ser rápido e inventivo porque el resto de junio tendrá que estar fuera del país y no se puede bloquear a Francia. Un pacto de gobierno está en marcha.

París, corresponsal

ap