Malas noticias para Biden: nadie ha ganado la nominación después de un comienzo como este

Malas noticias para Biden: nadie ha ganado la nominación después de un comienzo como este


Las asambleas de Iowa y las primarias de New Hampshire han producido muchas sorpresas a lo largo de los años. Los favoritos han vacilado y los candidatos presidenciales previamente pasados ​​por alto lograron impresionantes victorias; El candidato favorito que ganó en Iowa se derrumbó una semana más tarde en Granite State. Pero una constante se ha mantenido desde 1972: nadie ha terminado fuera de los dos primeros en los dos primeros estados y se ha convertido en el candidato demócrata (o republicano).

Esa es una muy mala noticia para el ex vicepresidente Joe Biden, quien participó en los concursos como el favorito de la sabiduría convencional y seguramente esperaba competir bien, si no ganar, en ambas carreras. Y obviamente son buenas noticias para el senador Bernie Sanders (I-Vt.) Y el ex alcalde de South Bend, Indiana, el alcalde Pete Buttigieg, quienes fueron los dos primeros finalistas en ambos estados.

Perder produce un impulso negativo, lo que dificulta la recaudación de fondos, lo que significa que los candidatos perdedores no pueden competir eficazmente en las primarias posteriores. Ganar, como era de esperar, puede hacer lo contrario. Los sorpresivos resultados en el segundo lugar en los primeros concursos también han impulsado a los candidatos a la nominación o al menos a una carrera lo suficientemente larga como para llegar a la convención del partido. Nadie ha sido impulsado por un sorprendente tercer puesto, y mucho menos por un humillante colapso en el quinto lugar.

Biden tomará una última posición en Carolina del Sur, el primer estado donde la mayoría de los votantes primarios demócratas serán afroamericanos. Espera aferrarse al fuerte apoyo entre los votantes negros mayores que ha demostrado en las encuestas hasta ahora. Pero si el precedente se mantiene, Carolina del Sur no podrá salvarlo.

‘The Comeback Kid’

Antes de 1972, las nominaciones presidenciales se decidieron en las convenciones del partido con las primarias y los comités que desempeñan un papel limitado. Aún así, los resultados primarios de New Hampshire podrían influir en el proceso de nominación demócrata. Los presidentes Harry Truman en 1952 y Lyndon Johnson en 1968 se negaron a postularse para la reelección después de recibir un débil apoyo en las primarias de New Hampshire. (Las asambleas de Iowa no tuvieron importancia hasta 1972).

Deberías leer:   Diputado del Condado de Orange dispara a hombre sospechoso de disparar a otros dos hombres en hotel, dice subalguacil –

Ron Frehm / PRENSA ASOCIADA

El candidato presidencial Bill Clinton abraza a su esposa en su fiesta nocturna primaria en Merrimack, New Hampshire, el 18 de febrero de 1992. Clinton ocupó el segundo lugar en la primaria detrás de Paul Tsongas y se declaró a sí mismo como el «Comeback Kid».

Después de la debacle de la Convención Nacional Demócrata de 1968, ambos partidos principales adoptaron reformas que pusieron el poder real de elegir un candidato presidencial en manos de las primarias estatales y los comités. Iowa y New Hampshire se ubicaron al comienzo del calendario primario del Partido Demócrata.

Cuatro años después, el senador George McGovern (D-S.D.) Usó sus sorprendentes segundos puestos en Iowa y New Hampshire para generar impulso hacia la nominación del partido. El ex gobernador de Georgia Jimmy Carter, entonces poco conocido fuera de su propio estado, usó una victoria en las asambleas de Iowa para impulsarse hacia la nominación en 1976.

Pero la instancia más conocida de un candidato que utiliza un sorpresivo segundo puesto para ganar la nominación es la actuación del «comeback kid» del presidente Bill Clinton en las primarias de 1992 en New Hampshire. La primaria del Estado de Granito fue efectivamente la primera competencia ese año después de que un campo lleno de candidatos demócratas cedió los comités de Iowa al senador de Tom Iowa Tom Harkin.

Clinton, entonces gobernador de Arkansas, se vio acosado por un escándalo que se dirigía a las primarias de New Hampshire, mientras que el senador Paul Tsongas, de la vecina Massachusetts, fue visto como el principal favorito. La semana anterior al concurso, Gennifer Flowers acusó a Clinton de tener una aventura con ella y el ex oficial de ROTC de Clinton lo acusó de manipular su salida del borrador de la Guerra de Vietnam.

Las encuestas internas de la campaña lo pusieron en un solo dígito. Esto dejó a Clinton luchando por el segundo lugar con el senador de Nebraska Bob Kerrey, un veterano que perdió parte de su pierna derecha en Vietnam. Y todos sabían que el segundo puesto importaba mucho.

Deberías leer:   1 herido en tiroteo desde un vehículo en marcha en Old Cheney Highway –

«Sabía que no era probable que sobreviva como candidato presidencial si sale del tercer o cuarto lugar de New Hampshire», dijo Kerrey al New York Times en una entrevista de 2016.

El personal de campaña de Clinton, sin embargo, creía que su habilidad particular para la política minorista jugaría bien con los votantes de New Hampshire. Así que fue a donde pudo para estrechar la mano y decirle a los votantes que iba a luchar por sus intereses. El objetivo era terminar segundo y llegar a menos de 10 puntos porcentuales de Tsongas.

Funcionó. Clinton terminó 9 puntos detrás de Tsongas, quien ganó solo el 33%. New Hampshire lo había convertido en «el chico del regreso», declaró Clinton en un discurso de victoria.

Desde 1972, solo otros dos candidatos han ganado la nominación de su partido después de no alcanzar los dos primeros en Iowa: George H.W. Bush en 1988 y John McCain en 2008.

McCain se saltó los caucus de Iowa en 2008 y terminó cuarto. Como sucedió con Clinton, las primarias de New Hampshire lo salvaron. Ganó allí y luego llegó a la nominación. Marcó un gran regreso para una candidatura que casi se había arruinado un año antes.

¿Por qué esta elección podría ser diferente de todas las demás elecciones?

Sean Rayford a través de Getty Images

En la noche de las primarias de 2020 en New Hampshire, Joe Biden hace campaña en Carolina del Sur, donde está haciendo su última posición.

Los precedentes, por supuesto, están hechos para romperse. Y el impulso podría desvanecerse para los dos mejores finalistas demócratas en los primeros dos concursos de este año.

Una razón por la cual la influencia de los concursos de Iowa y New Hampshire podría sufrir en 2020 es el contraste entre la diversidad de la base nacional del Partido Demócrata y la falta de diversidad en esos dos estados.

Deberías leer:   Informe Observatorio UCA: ″En El Salvador hay tortura″ | Las noticias y análisis más importantes de América Latina |

Iowa y New Hampshire son más del 90% blancos. El partido demócrata no lo es. Esta tensión se ha destacado durante mucho tiempo en los esfuerzos por desalojar a Iowa y New Hampshire de su posición de tomadores de decisiones principales en el calendario de nominaciones del partido.

«Iowa y New Hampshire son estados maravillosos con gente maravillosa», dijo en noviembre el ahora ex candidato presidencial Julián Castro. «Pero tampoco reflejan la diversidad de nuestro país, y ciertamente no reflejan la diversidad del Partido Demócrata».

El tercer y cuarto concurso de nominaciones en Nevada y Carolina del Sur, respectivamente, presentan el tipo de electorado diverso que representa a la base demócrata. Biden ha argumentado que esta es la razón por la cual sus pobres acabados en Iowa y New Hampshire deberían descontarse.

«Nada va a suceder hasta que lleguemos a un lugar y alrededor del país donde hay mucha más diversidad», dijo Biden el domingo, después de su caída en el cuarto lugar en Iowa y antes de su desastre en el quinto lugar en New Hampshire.

Pero los votantes en los próximos dos concursos pueden cambiar de opinión en base a las narrativas exitosas de los dos primeros clasificados en Iowa y New Hampshire. Sanders y Buttigieg están obteniendo una mayor atención de los medios al notar que están en la cima del concurso. Ganar crea una prensa positiva, que ayuda a alterar las preferencias de los votantes.

Esa es al menos una de las razones por las que un estudio de 2010 titulado «Momentum and Learning in Presidential Primaries» encontró que Iowa y New Hampshire tienen cinco veces más influencia sobre quién gana la nominación de un partido que los estados más grandes y diversos que votan el Súper Martes.

Otro factor que podría romper el precedente este año son las campañas sin precedentes del ex ciudadano de la ciudad de Nueva York Michael Bloomberg y, en menor medida, el multimillonario de fondos de cobertura Tom Steyer.

Bloomberg, que tiene un valor de más de $ 60 mil millones, ya ha gastado más de su propio dinero, $ 310 millones, para ganar la nominación demócrata de lo que cualquier campaña haya gastado durante una temporada de elecciones presidenciales.

La estrategia detrás de la campaña de Bloomberg es saltear los primeros cuatro estados y centrarse en los grandes estados del Súper Martes, donde la capacidad de financiar anuncios televisivos caros puede impulsar el comportamiento de los votantes más que la política minorista. Ningún candidato puede igualarlo dólar por dólar. No hay forma de juzgar qué hará su torrente de efectivo.



Acerca de

Pilar Benegas es una reconocida periodista con amplia experiencia en importantes medios de USA, como LaOpinion, Miami News, The Washington Post, entre otros. Es editora en jefe de Es de Latino desde 2019.