Mark Appel hace su debut en la MLB nueve años después de ser la primera elección

Mark Appel hace su debut en la MLB nueve años después de ser la primera elección

Siempre vale la pena notar cuando una primera selección general del draft hace su debut en las Grandes Ligas. Pero cuando Mark Appel subió al montículo para los Filis de Filadelfia el miércoles por la noche, no fue la historia habitual de un fenómeno que comienza una carrera con la expectativa de años de grandeza por delante.

Appel cumplirá 31 años en dos semanas. Y durante tres temporadas estuvo fuera del béisbol por completo, su prometedora carrera en las Grandes Ligas aparentemente terminó antes de que comenzara.

Buen jugador de secundaria en el norte de California, Appel se desarrolló rápidamente en Stanford, convirtiéndose en el mejor lanzador de la NCAA. Se hablaba de él como un talento generacional capaz de transformar una franquicia.

Se esperaba que fuera el No. 1 en el draft de 2012, las demandas de su contrato asustaron a algunos equipos y cayó ante los Piratas de Pittsburgh en el No. 8. En lugar de firmar por mucho menos de lo que creía que valía, eligió regresar a la universidad y tuvo otra temporada estelar para el Cardenal.

Al año siguiente, todo parecía alinearse. El equipo por el que creció apoyando, los Astros de Houston, lo tomó con la primera selección general y le dio un bono por firmar de $6 millones. Parecía un prospecto imperdible, y se especuló que podría estar en las mayores al final de esa temporada.

En cambio, tomó nueve años más de agonía.

Las perspectivas seguras generalmente navegan a través de los menores, pero Appel tuvo problemas. Constantemente logró efectividades de más de cuatro, cinco o incluso más, y luchó contra las lesiones. Un canje a los Filis a fines de 2015 no mejoró las cosas y enfrentó una grave lesión en el hombro en 2017. Al año siguiente, a los 26 años, estaba “agotado física, mental, emocional y espiritualmente”, como diría más tarde. – se alejó del juego. Se sometió a una cirugía de hombro más tarde ese año.

Después de tres temporadas completas fuera del béisbol, Appel comenzó un regreso con los Filis en 2021. Su primer año de regreso en las menores fue difícil y en un hilo de Twitter en septiembre pasado, habló sobre su difícil camino de regreso, reconociendo que lo habían llamado “el busto más grande en la historia de la MLB”. Dijo que había luchado contra la depresión y que en 2014 “después de una racha de juegos terribles, me derrumbé y destruí la pared de un vestidor”.

Esta primavera, las cosas finalmente se unieron con la Clase AAA Lehigh Valley IronPigs. Comenzó la temporada con marca de 5-0 y efectividad de 1.61 en 19 apariciones como relevista. Le bastó para ganarse su primera convocatoria, que llegó el sábado.

Después de unos días de espera, mientras Filadelfia jugaba algunos juegos cerrados, Appel ingresó en la novena entrada el miércoles con el equipo perdiendo por tres carreras. Permitió un hit en una entrada en blanco, entregando un sinker desagradable que osciló entre 94 y 97 millas por hora.

“Me siento como un arsenal renovado este año”, dijo en MLB TV después del partido. “Hice algunos cambios mecánicos. Cambié el agarre de la bola rápida, cambié el movimiento del brazo y creo que al principio de la temporada dije: ‘dispara, estoy lanzando bastante fuerte y la pelota se mueve’”.

Agregó: “Sabía que me iba a divertir este año independientemente de los resultados, por lo que tener una oportunidad como esta está muy por encima de lo que podría haber imaginado cuando me presenté a los entrenamientos de primavera”.

Aunque las selecciones de draft en el béisbol conllevan más incertidumbre que las de otros deportes, las selecciones generales No. 1 generalmente llegan a las mayores. Muchos, como Ken Griffey Jr., Alex Rodríguez y Chipper Jones, se han convertido en superestrellas. Y en años más recientes, Bryce Harper, Gerrit Cole y Carlos Correa han justificado con creces sus selecciones en el No. 1.

Volviendo a la creación del draft en 1965, ahora solo hay cuatro selecciones generales No. 1 que nunca jugaron en las Grandes Ligas: Steve Chilcott (un receptor elegido por los Mets en 1966); Brien Taylor (lanzador, Yankees, 1991), Brady Aiken (lanzador, Astros, 2014) y Henry Davis, un receptor en el sistema de los Piratas, quien fue reclutado el año pasado y debería estar pronto.

“Llegué a este año sabiendo que cada día podría ser el último”, dijo Appel después del partido del miércoles. “Realmente, estaba en un punto en el que todavía estaba tratando de descubrir cuál era mi papel: relevista, abridor, si todavía tengo en mí para lograr buenos números, cosas así.

“Entonces, si cada día iba a ser el último, lo disfrutaría. Y realmente disfruté esta noche”.