Marlin Briscoe, mariscal de campo negro pionero, muere a los 76 años

Marlin Briscoe, mariscal de campo negro pionero, muere a los 76 años

Marlin Briscoe, un mariscal de campo pionero que tuvo que superar los prejuicios contra los atletas negros que jugaban en la posición durante la década de 1960, y que luego ganó dos anillos de Super Bowl como receptor abierto con los Miami Dolphins, murió el lunes. Tenía 76 años.

Briscoe había sido hospitalizado en Norwalk, California, en las afueras de Los Ángeles, donde murió de neumonía. Había estado teniendo problemas de circulación en las piernas, según su hija Angela Marriott.

Briscoe hizo historia en el fútbol profesional en 1968 cuando, durante su año de novato con los Denver Broncos, se convirtió en el primer jugador negro en comenzar como mariscal de campo en la era del Super Bowl. Aunque Briscoe había sido mariscal de campo en la universidad, muchos entrenadores en ese momento creían que los jugadores negros eran incapaces de manejar la complejidad de esa posición.

Luego estableció un récord de novato en el equipo al lanzar 14 touchdowns para los Broncos, que entonces jugaban en la Liga de Fútbol Americano. Jugó en 11 juegos esa temporada, comenzando cinco, y también corrió para 308 yardas y tres anotaciones.

Briscoe era conocido como el Mago, y su versatilidad fue un precursor de los futuros mariscales de campo. Pero a pesar de sus logros, los prejuicios de la época le impidieron jugar como mariscal de campo a largo plazo. Los Broncos no lo dejarían competir en el puesto el próximo año, por lo que pidió ser liberado y se unió a los Buffalo Bills, donde cambió a receptor abierto.

“Todo lo que quería era una oportunidad de mostrar mis habilidades”, dijo Briscoe a The New York Times en 2014. “Era un espejo de lo que eran los años 60, particularmente en la comunidad afroamericana. Dijimos: ‘No, esto es lo que queremos’, así que fue más fácil para mí. Si hubiera sido en los años 50, de ninguna manera en el mundo hubiera hecho eso. Pero crecí en el momento adecuado para expresarme”.

Briscoe jugó tres temporadas en Buffalo y tuvo su mejor año en 1970, cuando atrapó 57 pases para 1,036 yardas y ocho touchdowns y fue elegido para el Pro Bowl.

En 1972, se unió a los Miami Dolphins, que habían perdido en el Super Bowl VI la temporada anterior. Los Dolphins eran un equipo que priorizaba la carrera y ya tenían dos receptores establecidos en Paul Warfield y Howard Twilley, por lo que las estadísticas de Briscoe declinaron.

Pero los Dolphins completaron la única temporada perfecta de la NFL cuando ganaron el Super Bowl VII, y repitieron como campeones en la temporada de 1973. Más tarde jugó para los Detroit Lions, los San Diego Chargers y los New England Patriots.

Marlin Oliver Briscoe Jr. nació el 10 de septiembre de 1945 en Oakland, California. Su padre, Marlin Sr., y su madre, Geneva Briscoe, se mudaron a Omaha cuando Marlin Jr. era joven. Creció en un proyecto de vivienda multiétnico que se encontraba a la sombra de una planta empacadora de carne y que también produjo estrellas como Bob Gibson y Gale Sayers.

Jugó fútbol americano en la Universidad Municipal de Omaha (ahora la Universidad de Nebraska Omaha), y aunque era relativamente pequeño con 5 pies 10 y 175 libras, era un excelente pasador y corredor, y un líder natural. Como mariscal de campo, estableció 22 récords escolares, incluidas 5,114 yardas aéreas y 53 touchdowns.

Fue reclutado por los Broncos en 1968 y el 6 de octubre de ese año, en un partido contra los Cincinnati Bengals, se convirtió en el primer mariscal de campo titular negro en la historia de la AFL.

Le sobreviven Marriott y otra hija, Rebecca Briscoe.