marquesinas históricas que todos vimos en las fotos

Todos, algún día se quedaron sin chips. O vieron el triste “saldo insuficiente” al deslizar la tarjeta en un videojuego. Era hora de ver jugar a los demás. Y luego muchos se dieron cuenta: las tazas de arcade son verdaderas obras de arte.

El mercado de las marquesinas es muy privado y, desde la década de los 80, tenía un circuito más o menos marcado: de fuera del país llegaban las plaquetas (PCB) con juegos, pero entraban a un gabinete, el clásico estuche que contenía los controles y el monitor con el juego. Y todo eso se instaló en Argentina.

Arriba estaba la típica marquesina que identificaba el juego. Y aunque a menudo tenía que ver, de hecho, con el juego en cuestión, en otros casos eran genéricos.

En la zona, Ana maria malagamba es un icono de estas obras. Su arte, encabezado por la historia Juegos de vídeo es absolutamente inconfundible. Y ha inspirado a generaciones de artistas.

La marquesina más vista en las arcadas de los 90, realizada por Ana María Malagamba. Repetición de revista de fotos

Entonces hubo muchos diseñadores, algunos más conocidos que otros. Y hoy, algunos también se dedican a este trabajo. Uno de ellos es Colegio fernando, diseñador en Comunicación Audiovisual de la Universidad de Morón, coleccionista, aficionado a los juegos retro.

Tanto es así que recogió el legado de Malagamba para hacer sus propias interpretaciones de los juegos, tomando sus logotipos históricos.

Tetris, Wonder Boy, Cadillacs y dinosaurios. Títulos icónicos que en forma de rompecabezas, juegos de plataformas o vencerlos inundó las arcadas, en Argentina conocido como “archivos”.

Ahora todo este trabajo está disponible para su compra como libro, o como descarga completa en PDF, sin cargo (aquí), lo que puede hacer con un financiación colaborativa.

El mercado retro está tan vivo que, en solo un mes, recaudó el dinero que necesitaba para editar la obra.

El diseñador habló con Clarín sobre su proyecto.

Mortal Koombat II, un clásico de lucha lanzado en 1993. Crédito Fernando Escola

Mortal Koombat II, un clásico de lucha lanzado en 1993. Crédito Fernando Escola

─ ¿Qué portadas tiene el libro? ¿Dónde estaban originalmente?

─ El proyecto comenzó como una recopilación de mi trabajo rediseñando los vasos de videojuegos para la empresa. Sacoa. Mi idea era poder reunir en un solo libro el trabajo de más de tres años en los que estuve realizando rediseños y diseños originales para marquesinas, gráficos y otros trabajos relacionados con las máquinas de entretenimiento. En este caso específico, me dediqué solo a ensamblar estas obras, para que todos los diseños que están en el libro sean para Argentina y para una sola empresa.

─ ¿Cómo los “reconstruiste”, es decir, de dónde los sacaste?

─ Cuando me encomendaron un trabajo para un juego específico, probablemente ya lo sabía y definía qué tipo de toldo hacer: si estaba inspirado en el original, pero con elementos actuales, o uno que representar el juego en alguna escena conocida o icónico que los jugadores puedan identificar de inmediato.

Luego busqué el material en internet, muchas veces teniendo que rediseñar o vectorizar piezas para que la calidad, al imprimirla, fuera perfecta y no se percibiera en ningún momento sin definición ni pixeles.

Rygar, un juego de plataformas Tecmo de 1986. Crédito Fernando Escola

Rygar, un juego de plataformas Tecmo de 1986. Crédito Fernando Escola

─ ¿Cómo es el trabajo de investigación que realiza para su trabajo?

Cada juego o máquina es diferente. En algunos casos el material es abundante (como en Mario Bros) o en otros casos el material es super escaso y hay que alimentarse de manuales, instrucciones, marcos de juego, o cualquier otro elemento que puedas recuperar para conseguir una marquesina que represente al juego bien y llama la atención.

Hay personas que quieren decorar su sala de juegos con carpas de videojuegos. Y son ellos los que buscan marquesinas viejas, incluso las que yo hago.

Hay ciertos artículos coleccionables, más que nada, como un artículo de arte para decorar una pared. O para los que tienen una sala de juegos en casa.

Hay ciertos artículos coleccionables, más que nada, como un artículo de arte para decorar una pared.  O para los que tienen una sala de juegos en casa.

Colegio fernando

Diseñador

Tetris, inmortal (1984) y arcade clásico.  Crédito Fernando School

Tetris, inmortal (1984) y arcade clásico. Crédito Fernando School

─ ¿Cómo te influyó la obra de Ana María Malagamba? ¿Había otros diseñadores conocidos en el medio?

─ Ana María fue un referente, y se la recuerda con mucho cariño y añoranza, ya que sus dibujos transportarnos a nuestra niñez y adolescencia.

Hubo algunos ilustradores o diseñadores más. Por ejemplo, Sacoa tenía su propio ilustrador en los años 80 y era exclusivo de ellos. Lamentablemente no tengo el nombre, pero sus obras solo se ven en las tazas originales de Sacoa de los años 80. Toda sala de videojuegos necesitaba una taza, ya que las máquinas siempre se han ensamblado en el país, ya que solo el plato vino de afuera. El resto de componentes fueron nacionales.

Toki, 1989. Crédito Fernando Escola

Toki, 1989. Crédito Fernando Escola

─ ¿En qué época están las marquesinas en las que trabajaste?

─Los originales que rediseñé son de muchas épocas, desde los años 80 hasta las máquinas actuales. Y mi trabajo en Sacoa fue de 2017 a 2020, incluso antes del inicio de la pandemia Les hice algunos diseños. Posteriormente, debido a la pandemia, se cerraron las salas de videojuegos. Sin embargo, un nuevo cliente (Esteban) me contactó para rediseñar 22 marquesinas y gráficos para sus máquinas en Marcos Paz, con los que estuve ocupado trabajando hasta hace poco.

Cadillacs and Dinosaurs, un beat 'em up de Capcom de 1992, basado en los cómics de Xenozic Tales.  Crédito Fernando School

Cadillacs and Dinosaurs, un beat ’em up de Capcom de 1992, basado en los cómics de Xenozic Tales. Crédito Fernando School

pinballs Parecen diseñados completamente desde el exterior por los desarrolladores, por ejemplo, Williams. ¿Cómo está funcionando el sistema en este caso?

─ El universo de pinballs comparte con el universo de los videojuegos solo que están en la misma habitación. Pero son mundos superdiferentes. Desde los usuarios, pasando por la fabricación, el mantenimiento, todo, los pinballs son supercomplejos para mantener en buen estado, ya que cuentan con elementos de electrónica, informática y mecánica. Sin mencionar el desgaste físico natural de los plásticos, el caucho, la madera y otros innumerables componentes que componen un pinball. Hay personas que hacen restauraciones pero hay mucha demanda y falta de oferta, lo que hace que su trabajo tenga una larga espera y un alto costo. Posteriormente, hay quienes “personalizan” los pinballs a su gusto, pero siempre son del exterior, íntegramente, diseñados y fabricados principalmente en USA, por eso aquí se da mantenimiento.

─ ¿Cómo llegaste a este mundo?

─ Soy Diseñadora en Comunicación Audiovisual, me licencié en 2002 en la Universidad de Morón pero nunca había trabajado como diseñadora hasta 2017. coleccionista de videojuegos vintage y al decantar termino siendo jugador. Siempre me han gustado los videojuegos y sobre todo las portadas, los gráficos y toda la ilustración. Siempre he prestado especial atención a estos detalles. Por lo tanto, mudarse a este otro mundo no fue tan complicado, sino orgánico.

Spider-Man de Marvel.  Crédito Fernando School

Spider-Man de Marvel. Crédito Fernando School

Snow Bros, un divertido clásico de 1990. Crédito Fernando Escola

Snow Bros, un divertido clásico de 1990. Crédito Fernando Escola

El campeón de fútbol de Taito se lanzó en 1992. Crédito Fernando Escola

El campeón de fútbol de Taito se lanzó en 1992. Crédito Fernando Escola

Marquesinas, de Fernando Escola.  Crédito Fernando School

Marquesinas, de Fernando Escola. Crédito Fernando School

Noticia de Argentina