más de 170.000 casos y 21 muertos en un día

Corea del Norte reportó este sábado 21 nuevas muertes y 174.440 casos de personas con síntomas febriles en las últimas 24 horas, y busca frenar lo que admitió como su mayor crisis por el Covid-19en un país donde la mayoría de la población no está vacunada contra el virus.

Las nuevas muertes y contagios, que se registraron el viernes, elevan la cifra oficial de muertos a 27 personas y la de infectados a 524.440, en medio de la rápida propagación de una enfermedad febril detectada a finales de abril en el hermético país asiático.


Pyongyang facilitó este sábado la actualización de los datos de la epidemia tras la convocatoria a primera hora de la jornada de una reunión de urgencia del politburó nacional presidida por el líder, Kim Jong-un, quien se refirió a la crisis sanitaria como “el mayor calvario desde la fundación del país“.

Según el balance, publicado por la agencia de noticias KCNA, desde finales de abril hasta el viernes se habían detectado en el país 524.440 personas aquejadas de fiebre aparentemente ligada a la Covid-19. De estos, 234.630 se han recuperado y 288.810 están recibiendo tratamiento.

sin vacunas

El régimen de Pyongyang confirmó este jueves sus primeros casos de covid desde la detección de la enfermedad hace más de dos años en la vecina China, y declaró la “emergencia máxima”.

Durante más de dos años, Corea del Norte ha sostenido que no ha registrado infecciones por el virus, una afirmación cuestionada mientras los gobiernos de todo el mundo lidian con un virus que ha llegado a casi todos los rincones del mundo.

Las autoridades del país detectaron el virus tras hacerle pruebas a un grupo de personas en la capital, donde se identificó la subvariante omicron BA.2, que se ha extendido rápidamente por todo el mundo en los últimos seis meses y ha llevado al país asiático a declarar la “emergencia sanitaria máxima”.

La situación es preocupante contagioso que ha resultado ser la variante detectada y debido a que el país, que tiene poca capacidad de testeo, ha rechazado la donación de casi cinco millones de dosis de vacunas a través del mecanismo COVAX, no ha puesto ni un solo pinchazo y actualmente no cuenta con un plan nacional de inoculación.

En la reunión celebrada este sábado, el máximo órgano de decisión del régimen discutió medidas prácticas “para suprimir y controlar rápidamente la propagación de enfermedades infecciosas en todo el país” y revisar su sistema antivirus lo antes posible, según detalles difundidos por KCNA.

Reforzar la cuarentena

Kim, quien señaló la gravedad de la situación, pidió fortalecer las medidas de cuarentena para superar “la crisis”, y aseguró que la mayoría de los pacientes tienen una enfermedad “leve”.

El líder del régimen norcoreano defendió la cierre estricto de la frontera que su país decretó en 2020, con el estallido de la pandemia, y llamó a las autoridades locales a perfeccionar sus sistemas de cuarentena y concienciar a la población de su importancia.

Kim culpó de la actual situación epidémica en el país a la “incompetencia” e “irresponsabilidad” de las organizaciones que debían gestionar las cuarentenas, destacando la importancia de que estudien las políticas aplicadas en otros países y sus logros.

Expertos advierten que si no se controla la propagación de la Covid-19, el país podría sufrir consecuencias devastadoras, considerando que Corea del Norte ha un sistema de salud deficiente y que la mayoría de sus 26 millones de habitantes no están vacunados.

Deberías leer:   Joe Biden inició su gira asiática bajo la amenaza de una posible prueba nuclear de Corea del Norte

tensión internacional

Los contagios podrían haberse acelerado después de que se estima que decenas de miles de civiles y militares se reunieron para un desfile masivo en Pyongyang el 25 de abril, donde Kim tomó el centro del escenario y exhibió los misiles más poderosos de su programa nuclear militar.

El momento elegido por el régimen para hacer público la detección de sus primeros casos de covid ha intrigado a los analistas, ya que se produjo apenas una semana antes de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, viaje a Corea del Sur.

Pyongyang, que suma una cifra récord de lanzamientos de misiles en 2022 tras aprobar el año pasado un plan de modernización de armamento, hizo oídos sordos a las ofertas de Seúl y Washington para retomar el diálogoaunque al mismo tiempo Biden apenas hizo referencias directas a Corea del Norte durante su mandato.

Todas las miradas están ahora puestas en el mensaje que sale de la cumbre entre Biden y el nuevo presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, quien prometió ser menos tolerante con el Norte, aunque dijo estar dispuesto a hablar con Pyongyang sobre el envío de vacunas. .

Fuente: EFE y AP

CB