Más que una causa, la libertad de Cuba es un compromiso

Sobre tu llegada

El Funky llegó a Miami gracias a una carta de invitación gestionada por organizaciones artísticas y de Derechos Humanos que motivó la solicitud para que el rapero abandonara la isla, donde vivía asediado, custodiado y bajo una medida cautelar.

“Esta medida consistió en firmar [ante agentes de la Policía política del régimen] cada comienzo del mes. Por otro lado, para salir de mi barrio tuve que pedir un permiso especial. Básicamente fui perseguido y vigilado constantemente, pero afortunadamente no estaba en prisión, y eso me permitió salir del país a diferencia de Maykel. [Osorbo]”.


“La carta de invitación era para Maykel y para mí, pero desde que estaba en prisión no le dieron permiso para viajar”, aclaró el joven, quien desde su llegada a Miami ha llevado a cabo un fuerte activismo por la liberación de Maykel y el el reconocido artista Luis Manuel Otero Alcántara, quien también formó parte del videoclip de ‘Patria y Vida’, dirigido por Asiel Babastro.

“La Seguridad del Estado en Cuba hace lo que quiere. Y la gente tiene que entender que cuando estás sitiado y estás bajo una situación de acoso es muy difícil sobrevivir porque manipulan psicológicamente a tus familiares, amigos, y tratan de excluirte de todo y de todos ”, dijo El Funky, consultado sobre Las críticas que surgieron tras su llegada a Miami, por parte de personas que dicen que abandonó la lucha en la isla.

Deberías leer:   Schwarzenegger está bien tras choque

“Cuando eres un opositor en Cuba, las amenazas y los chantajes son continuos. Limitan la vida de una persona, no se puede trabajar. Yo, por ejemplo, fui censurado. Por otro lado, no solo no se puede trabajar, sino que no se puede recibir dinero de nadie porque aseguran que es dinero que Estados Unidos ha destinado a financiar actividades contrarrevolucionarias en Cuba. Fuera de eso, te golpean y maltratan, porque la Seguridad del Estado es una mafia dispuesta a hacer cualquier cosa para defender esta basura de la revolución “, dijo el rapero que tiene permiso legal para permanecer en Estados Unidos por un mes, sin embargo, confesó que comenzará a realizar trámites migratorios para quedarse.


“No voy a regresar a Cuba porque soy propenso a ir a prisión y mi vida está en peligro. Si estoy aquí es porque me cansé de las golpizas, los abusos, la represión y la miseria. Además, si todos somos prisioneros allí, no resolveremos absolutamente nada. Me voy a quedar en este país y voy a aprovechar la oportunidad para manifestarme libremente y presionar por la libertad de mis hermanos y de Cuba, que es la meta de todos ”.

Deberías leer:   vacuna anti COVID, obligatoria para adultos

Rapeando en libertad

El Funky asegura que Cuba está cambiando y que desde que llegó Internet los jóvenes han asumido otra forma de pensar.

“Nos dimos cuenta de eso el 11 de julio cuando el pueblo salió a la calle.

“Creo que es un país que está cambiando porque esta nueva generación no comprende el adoctrinamiento. No repite consignas como ‘Seremos como el Che’, ya que está viendo la realidad en Internet. La gente se dio cuenta de que Cuba está sumergida en la miseria, es un país donde no hay medicinas, comida, donde no hay forma de comprarse un par de zapatos y peor aún, no hay futuro ”.

Consciente del alcance artístico y social que puede tener Estados Unidos, El Funky, quien comenzó a rapear en Cuba desde 2001, afirma que, aunque se quede a vivir fuera de la isla, seguirá promoviendo letras rebeldes que reflejen la realidad que es. vive en tu país.

Deberías leer:   Camiones sin conductor se abren paso en Texas

“Soy un hombre joven y tengo una vida y una carrera por delante. Y ahora mi compromiso es abogar por la libertad de Cuba y por mis amigos encarcelados. Más que una causa, ese es mi compromiso. Sé que estoy en Estados Unidos y que aquí se ven las cosas desde otra perspectiva, pero seguiré hablando de lo que pasa en la isla porque yo vengo de allí ”, dijo el joven que en Cuba se vio obligado a dejar sus 11 años. -Hijo atrás de un año y sus padres.

“Mi padre está enfermo, y eso me hace tener que vivir con un sentimiento de tristeza, pero también de alegría por el hecho de estar aquí”, confesó la intérprete que reconoce que antes de salir del país ya se había tenido que separar de su hijo porque del acoso que sufrió.

“Mi hijo vive en Guantánamo con su madre y sus abuelos porque no quería que viera el asedio que sufrió. Está feliz y orgulloso de mí, incluso me dice que quiere cantar… Espero que siga mis pasos porque estaré aquí para apoyarlo como padre ”.