26 C
Usa River
miércoles, abril 21, 2021

Max Kirchner ganó $ 93,104 cada noche mientras dormía

- Advertisement -
- Advertisement -

Máximo Kirchner declaró bajo juramento que en 2018 tenía un patrimonio neto de más de 191 millones de pesos. El año siguiente, la última actuación conocida, declaró casi 292 millones de la misma forma. La diferencia exacta en lo que ha ganado de un año al siguiente es 100,556,390 pesos.

El aumento no se debe a la suma de la herencia de su padre Néstor, fallecido en 2010, ni a la cesión de parte de la herencia de su madre Cristina, realizada en 2016. Es decir, Máximo ya tenía toda la herencia de sus padres millonarios “Dentro” de sus activos en 2018, e incluso lograron ganar más de 100 millones de pesos en el año siguiente.

Como dentro de su patrimonio, declaró depósitos a más de $ 2.8 millones, alrededor del 60 por ciento de sus ganancias provino de la evolución del tipo de cambio entre 2018 y 2019.

Es decir, Máximo Hizo mucho dinero ahorrando en dólares. ¿Y otra?

La ganancia de Máximo en solo un año fue entonces de $ 8,379,699 por mes; 279.323 dólares por día; $ 11,638 por hora o $ 194 por minuto.

Como el beneficio es neto y total, debe contabilizarse todos los días (sábados, domingos y festivos) y las 24 horas del día. Es decir, si Máximo duerme 8 horas al día, cada vez que se levantaba, tenía $ 93,104 más que cuando se acostaba.

Solo con la ganancia declarada bajo juramento, Máximo pudo pagar 102 planes de seguro social Asignación universal por hijo ($ 2,746 a diciembre de 2019) solo, en un solo día, todos los días.

Para medir esa fortuna: en 2019 podría pagar de su bolsillo 3.060 planes al mes, el equivalente a la asistencia social que se distribuye, por ejemplo, en una ciudad como Olavarría.

Un pequeño hombre-estado, dedicado a la política, cuya fortuna proviene de la herencia de sus padres, ha dedicado toda su vida a la política.

Su patrimonio será revisado por una acusación de enriquecimiento ilícito, justo cuando se conozca la decisión judicial de restituirlo -junto a su madre Cristina y su hermana Florencia- al frente de la gestión de sus empresas inmobiliarias y hoteleras. Los sauces y Hotesur, además de un condominio que incluye 27 casas, apartamentos y garajes.

Uno de los dos jueces que votó a favor de devolver la gestión de las empresas, que según la investigación funcionó como pantallas para blanquear dinero de la corrupción– Fue Daniel Obligado, el mismo que votó repetidamente a favor de la libertad de Boudou hasta que, cuando ya no pudo hacerlo porque la sentencia era firme, hizo un mal procedimiento al decir que Boudou volvería a la cárcel y, como hizo mal, Boudou se quedará en casa.

El otro juez que votó por la familia Kirchner, Adrián Grünberg, también votó por Boudou cuando el expresidente falsificó documentos en un auto para no darle la mitad a su exmujer. Y luego dio su voto por la liberación de Julio De Vido.

Grünberg se puede leer en el sitio web de Justicia legítima, grupo al que orgullosamente pertenece. Allí le escribió esto a “democratizar” la justicia “Hay que pensar en una acción claramente política”.

No más preguntas, señoría.

El tercer miembro del tribunal es la jueza Adriana Palliotti. Ella opinó, en desacuerdo con sus compañeros, que la gestión de estas empresas debe seguir interviniendo hasta el juicio oral.

Interesante coincidencia: Obligado y Grünberg devuelven la gestión de sus empresas a los Kirchner a las pocas horas de recibir una pedido de información del fiscal que quiere cotejar datos sobre la asombrosa herencia de Máximo.

Su formidable beneficio en solo un año convierte la lupa en él siempre origen confuso de la fortuna de la familia, doce años después de que el juez Norberto Oyarbide despidiera a Néstor y Cristina por enriquecimiento ilícito.

Lo hizo en 2009, luego de “dibujar” números junto al contador Kirchner dentro de una oficina de la SIDE, según el propio contador.

Oyarbide admitiría más tarde: “Lo hice porque me apretaron el cuello”.

En cuanto se supo que la gestión de las empresas había regresado a la familia Kirchner, el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, salió a la televisión para defender la decisión judicial y le dijo al periodista Luis Novaresio: “No tengo pruebas de que el kirchnerismo haya presionado a los jueces”. Textual.

Mira tambien

Noticia de Argentina

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -