Memoria, verdad, justicia

La memoria es la capacidad de recordar. Se alimenta de imágenes, frases, momentos, incluso nebulosos o perdidos, a través de redes de hechos y procesos que se instalan en la conciencia individual y colectiva. Como todo conocimiento, como toda sensación inteligente, se recrea.

Para mantenerse vivo hay que revisarlo, cuestionarlo, debatirlo y nutrirlo con nuevos ingredientes, para hacerlo más complejo. La memoria no es hermética; al contrario, de vez en cuando debe “hacer agua” en algún lugar para repensar su don; La memoria también es dialéctica, contradictoria, una película en construcción y sin fin.

En la década de 1970, la violencia institucional tomó forma como un régimen político que instaló el terrorismo de estado. La sociedad, aturdida y paralizada, tenía miedo, un miedo profundo, casi inmaterial, cultivado sobre la idea de que “el silencio es salud”, acuñada en tiempos de Isabel Perón; un mensaje de sus Tres Como a cualquier disidencia, luego sostenida, a fuego y espada, por la dictadura.

El Obelisco servía de adorno patriótico al doble discurso: primero el “Poder Argentino”, y luego el “Proceso de Reorganización Nacional” se asentaría en el silencio sepulcral. La Pirámide de Mayo y las madres configuran poco a poco su otro lado: el de los que superaron valientemente el miedo y afrontaron el encubrimiento en busca de la verdad.

Los regímenes autoritarios son, por definición, enemigos de la transparencia y, por regla de orden arbitrario, necesariamente mentirosos. Pero la tentación de los “gobiernos fuertes”, desconectados de las libertades públicas y la división de poderes, es infantil para quienes los anhelan porque no están anclados en la historia, sino solo en sus deseos y manipulaciones, y estúpida para quienes buscan su beneficio. , soñando con reelecciones indefinidas y trampas electorales -como consignas- para garantizar su permanencia en el poder.

La movilización crítica argentina ya se ha liberado varias veces de estos modelos concentrados y varias dictaduras han sido derrotadas y, en parte, castigadas.

“¡Energía dicen, gritan vigor! y proclamar la necesidad de gobiernos fuertes ”, subrayó Sarmiento, para argumentar:“ Llegaríamos sin dificultad a este consenso, si por administraciones robustas entendiéramos instituciones, leyes, hábitos y, en una palabra, combinaciones políticas o una máquina con fuertes resortes y movimiento sólido.

Lamentablemente este no es el caso o todo lo contrario, practicando el despotismo o la tiranía reemplazados por gobiernos fuertes que en lugar de producir los resultados de la tranquilidad, la anarquía, y en lugar de promover mejoras sociales los retrasan, destruyendo el germen de por la inmoralidad que se propaga. corrupción ”.

Y ya que San Juan -un estadista- abordó el tema, recordemos algo que los autócratas con fantasías de eternidad y demócratas en compromiso deben releer: “Hablando anatómicamente, veamos lo que se llaman gobiernos fuertes, y explicaremos cuáles son sus realidades, para que no nos engañen, ni nos opriman en nombre de la salud pública, la tranquilidad y ese orden no menos invocado por los retrogrados o pseudopatriotas, que la libertad, el progreso y la civilización por los falsos liberales ”.

Mienten gobiernos con vocación absolutista. Se basan en la demagogia, el discurso fraudulento, que implica, de vez en cuando, denunciar la existencia de enemigos agazapados que amenazan la democracia. Habiendo escuchado al presidente -y en un discurso de apertura de las sesiones- hablar de “intereses indecibles” que hacen “críticas maliciosas” y “sistemas perversos” que incluyen “periodistas de renombre para extorsionar” – de los cuales, advierte, no será aturdido, se preocupa mucho.

Es un lenguaje muy peligroso, aunque -la nobleza obliga- incorpora en ese estilo propio de la escuela de Perón que, con guiños maliciosos y sonrisas cómplices para sus seguidores, “soltó” violentos de diversa índole y acuñó leyes represivas que justificaban ellos. blandiendo fantasmales conspiraciones sinárquicas de jóvenes desorientados o sectarios de la Cuarta Internacional.

Cuando se sueltan perros con cebo, el final es impredecible: al principio, siempre son las palabras. Hoy en día, es inaceptable usar un lenguaje que deje a los enemigos apuntando con sus índices hacia arriba en la nebulosa.

Herida aún abierta, la apropiación de menores fue la política sistemática más perversa del Proceso basada en el secuestro, desaparición y ocultación de la identidad de los hijos de detenidos-desaparecidos, muchas veces a través de nacimientos clandestinos y adopciones ilegales.

Como parte integral de este plan, en julio de 2012 – un año antes de su muerte – Jorge Videla fue condenado a cincuenta años de prisión por estos delitos. ¡Tarde, pero ya está aquí! Videla presidió la dictadura durante exactamente cinco años: el día 29 se cumplirán 40 años del final de su mandato que culminó con el “trabajo hecho”. Como sus sucesores, los generales Viola, Galtieri y Bignone, ejercieron el poder con la suma de los poderes ejecutivo y legislativo y una fuerte influencia sobre una Justicia sometida al régimen y cómplice de su ignominia. Cuando la gente recuperó la voz, dio una respuesta histórica: ¡Nunca más!

Superado ahora el miedo instalado por un coronavirus pandémico pero invisible y ante la impostura, el descaro VIP y el encubrimiento basado en estructuras políticas y en nombre de los mejores valores republicanos y democráticos, el horror aún cercano a nuestro pasado más oscuro posa, en el tiempo. actual, ante un desafío que es resignificar hoy tres bellas palabras que forman parte de un todo conceptual plenamente válido: “memoria, verdad y justicia”, un legado con don.

Noticia de Argentina