Metaverso, guerra y madurez tecnológica – El Financiero

Todos queremos que el conflicto en Ucrania termine lo antes posible. No dejamos de pensar en vidas humanas durante este proceso. La historia nos habla de las fuerzas que convergen a los resultados que se obtienen.

La política económica y el mercado de valores sin duda se ven afectados. Uno de los primeros emprendedores que impulsó la creación de capital riesgo (capital de riesgo) fue el francés Georges Doriot, quien, tras una muy exitosa carrera como académico en Harvard, orquestó desde dentro de Estados Unidos una estrategia logística que contribuyó al desarrollo ordenado y, sobre todo, eficiente durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial (WWII) . .

Sin dejar de lado la importancia de la Segunda Guerra Mundial, especialmente en su papel como el evento transformador más significativo en la geometría política del planeta, dentro de las familias europeas aún viven los recuerdos más atroces en la memoria de la Primera Guerra Mundial.

La razón principal se debe en parte a lo sanguinario de dicho evento.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la tecnología fue ciertamente diferente, sin mencionar la concepción y uso de la bomba atómica, producto precisamente de la aplicación de las ciencias físicas inherentes al estudio de su creación.

El desarrollo tecnológico es tan impredecible como imparable. Hasta ahora, sólo el derecho, con sus procesos, puede precisamente impedir su proliferación y, en su caso, limitar su desarrollo.

La revolución digital de este nuevo milenio nos permite ver, casi en tiempo real, el desarrollo de las incursiones de guerra. Hoy en día, los satélites artificiales nos rodean y nos permiten comunicarnos desde casi cualquier punto del planeta a otro.

El eficiente procesamiento digital de señales dentro de nuestras computadoras -cada día más potente- nos permite incluso tener acceso casi inmediato a fuentes casi inagotables de información tecnológica (patentes) donde se pueden encontrar sistemas, procesos, metodologías y dispositivos para casi cualquier uso práctico y comercial. propósito.

No debemos olvidar que precisamente lo que hoy conocemos como Internet es una evolución comercial de una arquitectura diseñada durante la Guerra Fría dentro de los organismos de defensa con el objetivo de tener una estrategia descentralizada para evitar la pérdida de información y comunicación en caso -posible- de una acción militar.

La misma lógica es la que existe detrás de la cadena de bloquesMetodología descentralizada que soporta la gestión de criptomonedas (pe bitcoin, etc.).

El citado metaverso no es más que la consecución e implementación de acciones importadas del mundo real al mundo virtual/digital con la posibilidad de hacer la migración entre un universo, virtual o real, casi transparente de forma inmediata.

Este metaverso ha estado presente durante mucho tiempo en el cuerpo de ciencia ficción: la versión más moderna de este metaverso se encuentra en la película ‘Tron’.

Por supuesto, hoy podemos hasta reírnos de los efectos cinematográficos, justificando el surgimiento de la nueva versión de ‘Tron’ hace unos años, pero algo muy presente en los procesos de innovación tecnológica es precisamente su carácter variable, dinámico, estocástico.

Lo que también es cierto es que la relación entre los avances de la ciencia que permiten las mejoras más significativas de la tecnología (tecnología profunda) generalmente siguen patrones predecibles, hasta que aparece una innovación disruptiva, que transforma el mercado, especialmente a través de la adopción por parte del consumidor.

Espero sinceramente que la mayoría de los emprendimientos que veamos nacer sean aquellos que estén dirigidos a los ciudadanos que se oponen a la guerra y no a alimentar a los que se lucran con ella.