¿México conoce el errare humanum est?