mientras miles despiden a la monarca, Reino Unido refuerza la seguridad del funeral de Estado

Los días de luto nacional se tiñen de sangre en un Londres que llora a su reina Isabel II de cara al solemne funeral del próximo lunes para el que se ha creado un dispositivo de seguridad sin precedentes en la capital británica.

Es que cerca de Leicester Square, una zona muy céntrica a pocos kilómetros de la larga fila de sujetos decididos a rendir homenaje al ataúd de la reina en Westminster Hall, a las seis de la mañana de este viernes dos policías, una mujer y un hombre, fueron apuñalados por un hombre de 20 años en un ataque y luego terminó esposado.

Ambos policías han sido hospitalizados por lesiones graves, pero sus vidas no corren peligro