Ministros de Finanzas del G-20 respaldan la disuasión del uso de paraísos fiscales

Los altos funcionarios de finanzas que representan la mayor parte de la economía mundial han respaldado una revisión radical de los impuestos internacionales que incluye un impuesto corporativo mínimo global del 15% para disuadir a las grandes empresas de recurrir a paraísos fiscales de baja tasa.

Los ministros de finanzas del Grupo de los 20 países respaldaron el plan en una reunión el sábado en Venecia.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo que la propuesta pondría fin a una “competencia fiscal internacional contraproducente” en la que los países han bajado durante años sus tarifas para atraer empresas. Dijo que había sido “una carrera que nadie ha ganado. En cambio, lo que ha hecho es privarnos de los recursos que necesitamos para invertir en nuestra gente, nuestra fuerza laboral, nuestra infraestructura ”.

Los próximos pasos incluyen más trabajo sobre detalles clave en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos con sede en París y luego una decisión final en la reunión del Grupo de los 20 de presidentes y primeros ministros del 30 al 31 de octubre en Roma. Italia acogió la reunión del ministro de Finanzas en Venecia porque ocupa la presidencia rotatoria del G-20, que representa más del 80% de la economía mundial.

Deberías leer:   El CEO de Comcast, Brian Roberts, y la presidenta de ViacomCBS, Shari Redstone, se reunieron para discutir la asociación de transmisión

La implementación, prevista para 2023, dependería de la acción a nivel nacional. Los países promulgarían el requisito de impuesto mínimo en sus propias leyes. Otras partes podrían requerir un tratado formal. El borrador de la propuesta fue aprobado el 1 de julio en conversaciones entre más de 130 países convocadas por la OCDE.

EE. UU. Ya tiene un impuesto mínimo sobre las ganancias en el extranjero, pero el presidente Joe Biden ha propuesto duplicar aproximadamente la tasa al 21%, lo que cumpliría con creces el mínimo global propuesto. El aumento de la tasa es parte de una propuesta más amplia para financiar el plan de empleo e infraestructura de Biden al elevar la tasa del impuesto corporativo nacional al 28% desde el 21%.

Yellen dijo que estaba “muy optimista” de que la infraestructura y la legislación fiscal de Biden “incluirán lo que necesitamos para que Estados Unidos cumpla” con la propuesta de impuesto mínimo.

Los republicanos en el Congreso han expresado su oposición a la medida. El representante Kevin Brady de Texas, el principal republicano en el Comité de Medios y Arbitrios de redacción de impuestos, criticó el acuerdo de la OCDE y dijo: “Esta es una rendición económica a China, Europa y el mundo que el Congreso rechazará”.

Deberías leer:   Twitter suspende a Marjorie Taylor Greene por publicar información errónea sobre el coronavirus

La propuesta fiscal internacional tiene como objetivo disuadir a las empresas más grandes del mundo de utilizar esquemas contables y legales para trasladar sus ganancias a países donde se adeudan poco o ningún impuesto, y donde la empresa puede hacer poco o ningún negocio real. Por debajo del mínimo, las empresas que escapan a los impuestos en el extranjero los pagarían en casa. Eso eliminaría los incentivos para utilizar o establecer paraísos fiscales.

Entre 2000 y 2018, las empresas estadounidenses registraron la mitad de todas las ganancias extranjeras en siete jurisdicciones de impuestos bajos: Bermudas, Islas Caimán, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos, Singapur y Suiza.

Una segunda parte del plan fiscal es permitir que los países graven una parte de las ganancias de las empresas que obtienen ganancias sin una presencia física, como a través de la venta minorista en línea o la publicidad digital.

Esa parte surgió después de que Francia, seguida por otros países, impusiera un impuesto a los servicios digitales a los gigantes tecnológicos estadounidenses como Amazon y Google. El gobierno de EE. UU. Considera esos impuestos nacionales como prácticas comerciales desleales y mantiene la amenaza de represalias contra las importaciones de esos países a EE. UU. Mediante impuestos de importación más altos.

Deberías leer:   Las startups cobran a medida que aumenta la financiación de riesgo para la salud digital

Según el acuerdo fiscal, esos países tendrían que eliminar o abstenerse de los impuestos nacionales en favor de un enfoque global único, en teoría poniendo fin a las disputas comerciales con EE. UU.

Las empresas de tecnología de EE. UU. Se enfrentarían entonces a un solo régimen fiscal, en lugar de una multitud de diferentes impuestos digitales nacionales.

Regístrese para recibir boletines informativos diarios

Copyright © 2021 The Washington Times, LLC.