Home Actualidad Myanmar: manifestantes dispuestos a ir “hasta el final” contra la junta militar...

Myanmar: manifestantes dispuestos a ir “hasta el final” contra la junta militar – Latino News

0
3

Más de 2.200 personas han sido detenidas en las últimas seis semanas, en su mayoría huelguistas.

Manifestantes prodemocracia protestaron este sábado en Myanmar, dispuestos a resistir “hasta el final” contra la represión de la junta militar que ha gobernado el país desde el golpe de febrero.

Cerca 240 civiles han muerto desde el 1 de febrero, día del golpe militar que instaló a la junta en el poder y derrocó al gobierno civil. dirigido de facto por Aung San Suu Kyi.

El saldo puede ser más serio, ya que cientos de personas han desaparecido en las últimas semanas.

A pesar de la violencia, la movilización continúa, con médicos, profesores, banqueros y ferroviarios en huelga que paraliza la frágil economía del país.

En Mandalay, en el centro del país, los manifestantes desplegaron el sábado una bandera negra con la leyenda “El pavo real luchador”, símbolo utilizado durante el levantamiento popular de 1988 y luego por el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional. Por la democracia. (LND).

“¿Quién dijo que deberíamos rendirnos por las armas (de la junta)? Nacimos para la victoria ”, tuiteó Ei Thinzar Maung, uno de los líderes de la protesta.

Sin embargo, los manifestantes son cada vez menos mucha gente se queda en casa por miedo a represalias.

Dos de los cinco millones de habitantes de Rangn, la capital económica, están bajo la ley marcial y la situación es muy tensa.

Dos de los cinco millones de habitantes de Rangún están sometidos a la ley marcial y la situación es muy tensa.

Dos de los cinco millones de habitantes de Rangn están bajo la ley marcial y la situación es muy tensa.

Algunos vecindarios están sumidos en el caos, con manifestantes disparando bombas y cócteles Molotov contra el ejército y la policía, disparando munición real.

“Los tiroteos aumentan cada día”, según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP).

Los militares y la policía “saquean y destruyen la propiedad pública y privada a diario”, dijo el grupo a la agencia de noticias AFP.

Muchos habitantes de Rangn huyeron de la ciudad, la más grande del país, para regresar a sus regiones de origen a bordo de vehículos, bicicletas o mototaxis.

Mientras tanto, Myanmar cierra cada vez más. Las conexiones a Internet continúan cortadas y solo los medios estatales cubren la crisis.

Cerca de 240 civiles han muerto desde el 1 de febrero, día del golpe militar que instaló a la junta en el poder.

Cerca de 240 civiles han muerto desde el 1 de febrero, día del golpe militar que instaló a la junta en el poder.

Más de 2.200 personas han sido detenidas en las últimas seis semanas, en su mayoría huelguistas, miembros del partido Aung San Suu Kyi y periodistas.

En la capital, Naipyid, un periodista que trabajaba para el servicio local de la BBC, Aung Thura, fue secuestrado el viernes por hombres no identificados.

Más de 30 periodistas han sido detenidos desde el golpe del 1 de febrero, incluido un fotógrafo de la agencia de noticias estadounidense Associated Press.

Impacto en el mundo

El asesinato de manifestantes pacíficos y las detenciones arbitrarias, incluidos periodistas, son totalmente inaceptables“, tuiteó este sábado Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, pidiendo una “respuesta internacional firme y unificada”.

Por el momento, el consejo ha ignorado las múltiples condenas y sanciones internacionales aplicadas por diversas potencias occidentales, lideradas por Estados Unidos y la Unión Europea.

LA La UE planea castigar a 11 funcionarios birmanos implicados en la represión el lunes, según fuentes diplomáticas.

Pases de la Asean (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), que habitualmente establece como regla no interferir en los asuntos de un estado miembro, también alzó la voz.

LA El presidente de Indonesia, Joko Widodo, pide al sultanato de Bruni, que preside la ASEAN este año, que organice una reunión de emergencia para detener el “recurso a la violencia” en Myanmar.