Novartis incrementa su beneficio un 29% en los primeros nueve meses, hasta los 6.600 millones

Novartis incrementa sus beneficios hasta el tercer trimestre del año. El laboratorio de origen suizo logró un beneficio de 6.632 millones de euros en el acumulado de enero a septiembre de 2021, lo que se traduce en un incremento del 29% respecto al acumulado hasta el tercer trimestre de 2020.

Asimismo, el laboratorio suizo registró una facturación de 33.020 millones de euros entre enero y septiembre de 2021, una cifra un 7% más que en el mismo periodo de hace un año, según los últimos resultados hechos públicos este martes por la compañía farmacéutica.

Entre julio y septiembre, Novartis obtuvo un beneficio neto de 2.372 millones de euros, lo que supone un incremento del 42,7% respecto al resultado registrado por la compañía en el tercer trimestre de 2020, mientras que su beneficio neto asciende a 11.205 millones de euros, un 6,3% más.

Deberías leer:   Valencia licita por 17 millones de euros la gestión de residuos sanitarios

La compañía justifica estos resultados impulsando las ventas de tres de sus innovadores fármacos. Exactamente son Entresto, indicado para insuficiencia cardíaca; Cosentyx, para el tratamiento de la artritis psoriásica, y Zolgensma, para el tratamiento de la atrofia muscular espinal en niños.

Paralelamente, Novartis ha anunciado que está iniciando una revisión estratégica de su división de genéricos y biosimilares, Sandoz. “La revisión explorará todas las opciones, que van desde la retención del negocio hasta la separación, con el fin de determinar la mejor manera de maximizar el valor para nuestros accionistas”, según la nota en el informe de resultados presentado por la multinacional.

Novartis anunció el pasado mes de septiembre la adquisición de Arctos Medical, incorporando así un programa preclínico de terapia génica optogenética basada en virus adenoasociado (AAV) y tecnología patentada por Arctos a su portafolio de oftalmología.

Arctos ha desarrollado su tecnología como un posible método para tratar las distrofias retinianas hereditarias (DHR) y otras enfermedades que implican la pérdida de fotorreceptores, como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Los tratamientos de terapia génica existentes tienen como objetivo corregir un gen específico, por lo que solo un pequeño grupo de pacientes puede beneficiarse.

Deberías leer:   La producción de automóviles se hunde debido a la falta de chips

Ernesto Calderon se dedica a todas las noticias de España para Es de Latino.