NSO cambia de CEO como parte de una reorganización más amplia

El director ejecutivo de NSO Group renuncia como parte de una reorganización interna en la compañía israelí de software espía, cuya tecnología supuestamente ha sido utilizada indebidamente por gobiernos y otros grupos para piratear teléfonos móviles de periodistas y disidentes políticos.

NSO dijo el domingo que su director de operaciones, Yaron Shohat, dirigiría la compañía hasta que se nombrara un nuevo director ejecutivo para reemplazar a Shalev Hulio, uno de sus fundadores.

Se espera que Shohat lidere una reorganización que se espera resulte en que alrededor de 100 empleados, el 13 por ciento de su fuerza laboral, pierdan sus trabajos, confirmó una persona informada sobre el asunto. Las pérdidas de empleos fueron reportadas por primera vez por Reuters.

“La reorganización de toda la empresa examinará todos los aspectos de su negocio, incluida la racionalización de sus operaciones para garantizar que NSO siga siendo una de las principales empresas de inteligencia cibernética de alta tecnología del mundo, centrándose en los países miembros de la OTAN”, dijo NSO en un comunicado.

Hulio seguirá involucrado en asuntos estratégicos y “liderará cualquier inversión o venta futura”, dijo una persona enterada del asunto. También permanece en el directorio de la compañía y es accionista.

“NSO ha logrado un enorme éxito mundial y nuestras tecnologías continúan ayudando a salvar vidas en todo el mundo”, dijo Hulio. “La compañía se está reorganizando para prepararse para su próxima fase de crecimiento”.

NSO vende su software de vigilancia Pegasus a agencias gubernamentales y policiales. Permite a los usuarios piratear teléfonos móviles y monitorear correos electrónicos, llamadas y otras comunicaciones.

Ha sido criticado después de informes de que la tecnología se ha utilizado para apuntar a las comunicaciones de disidentes en varios países. La compañía dijo anteriormente que no puede controlar quién es monitoreado con la tecnología por parte de sus clientes.

La compañía se agregó el año pasado a una lista estadounidense de entidades a las que se les prohíbe recibir exportaciones de empresas estadounidenses.

NSO ha negado haber actuado mal y dijo que restringe la venta de su software. Centrarse en vender a los miembros de la OTAN contribuiría potencialmente a abordar las críticas sobre el uso de sus productos, pero podría limitar su base de clientes.

“Los productos de la empresa siguen teniendo una gran demanda entre los gobiernos y los organismos encargados de hacer cumplir la ley debido a su tecnología de vanguardia y su capacidad comprobada para ayudar a estos clientes a combatir el crimen y el terror”, dijo Shohat.

“NSO se asegurará de que las tecnologías innovadoras de la empresa se utilicen para fines legítimos y dignos”, agregó.

Información adicional de Kaye Wiggins

Read More: NSO cambia de CEO como parte de una reorganización más amplia