Nueva Zelanda designa a Proud Boys como grupo terrorista

Nueva Zelanda ha declarado a los Proud Boys, el grupo estadounidense de extrema derecha que desempeñó un papel clave en la toma mortal del Capitolio de los EE. UU. el 6 de enero de 2021, como una organización terrorista, por lo que es ilegal que los neozelandeses participen o apoyar sus actividades.

No hubo evidencia de que el grupo estuviera operando en Nueva Zelanda, pero su actividad ha sido observada en Australia y Canadá, que designaron al grupo como organización terrorista el año pasado.

El primer ministro de Nueva Zelanda puede designar grupos como entidades terroristas si han llevado a cabo al menos un acto terrorista, y el gobierno creía que la participación de los Proud Boys en el ataque del 6 de enero era «consistente con la definición de un acto terrorista», dijo en una declaración del 20 de junio. Dijo que la “ideología de extrema derecha del grupo se basaba en principios racistas y fascistas” y que había mostrado una afición constante por la violencia.

El gobierno de Nueva Zelanda también clasificó a Base, un grupo separado de supremacistas blancos estadounidenses, como una organización terrorista en una declaración del 20 de junio. Llamó al grupo un “grupo neonazi, aceleracionista, paramilitar y de supervivencia que planea y tiene la intención de traer sobre el colapso del gobierno de los Estados Unidos” y dijo que había intentado expandirse a Australia.

“Estos son grupos terroristas de supremacía blanca, y no creemos, y no creo que los neozelandeses crean, que ningún neozelandés deba permitirlos y apoyarlos”, dijo el jueves el ministro de policía, Chris Hipkins, según Stuff. , un medio de comunicación en Nueva Zelanda.

Aunque no se sabía que los grupos estuvieran activos en Nueva Zelanda, el país ha estado en alerta máxima por extremismo desde que un hombre que propugnaba el odio nacionalista blanco disparó y mató a 51 personas en dos mezquitas en Christchurch en 2019. El ataque no estuvo directamente asociado con un grupo específico, pero el pistolero estaba inmerso en el lenguaje del extremismo en línea.

El gobierno de Nueva Zelanda describió las técnicas de los Proud Boys como «criptofascistas», cubriendo los tropos nacionalistas blancos con ofuscación, humor e ironía para ofrecer a sus miembros una negación plausible y aumentar su atractivo para la gente «normal» o «normal». Debajo de las capas de disfraz, el grupo abraza la violencia contra sus supuestos enemigos políticos, dijo el gobierno.

Los gobiernos han identificado cada vez más a los grupos nacionalistas blancos como amenazas en los últimos años. En 2020, la administración Trump designó al Movimiento Imperial Ruso, un grupo ultranacionalista con sede en Rusia, una organización terrorista, la primera vez que Estados Unidos aplicó la etiqueta a un grupo supremacista blanco.

Estados Unidos no ha clasificado a los Proud Boys oa la Base como organizaciones terroristas. Pero más de 40 miembros de Proud Boys han sido acusados ​​en relación con el ataque del 6 de enero, incluidos varios de sus líderes, que enfrentan cargos de conspiración sediciosa.

Una investigación del New York Times mostró que los miembros del grupo se movieron de manera coordinada, irritaron a otros manifestantes y se unieron directamente a la violencia, desempeñando un papel agresivo en varias de las violaciones del Capitolio. Los fiscales han dicho que los Proud Boys comenzaron a planear el asalto el 19 de diciembre de 2020; Los abogados de Proud Boys han negado que hayan conspirado para atacar el Capitolio.