Ocho países firmaron una declaración conjunta que advierte sobre la “ruptura del orden democrático” en Nicaragua

Los gobiernos de Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Estados Unidos, Francia y Reino Unido firmaron una declaración conjunta en la que aseguran que las condiciones para las elecciones no existen en Nicaragua. “libre y justo”, en el marco de la crisis política e institucional que atraviesa el país centroamericano.

En la declaración, emitida en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, los ocho países signatarios precisan que “Nicaragua atraviesa una situación deterioro extraordinario del estado de derecho, del orden constitucional y la ruptura de sus instituciones democráticas, evidenciado en la detención, hostigamiento y restricciones arbitrarias que afectan considerablemente la participación política, así como el respeto y garantía de los derechos humanos ”.

Por ejemplo, la detención a principios de semana en Nicaragua del sociólogo opositor Irving Larios, ex militante del movimiento sandinista, fue la 37 que realiza la Policía desde el 28 de mayo contra opositores al gobierno del presidente Daniel Ortega.

Al igual que en las 36 detenciones anteriores, la Policía de Nicaragua utilizó la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz, con la que golpeó a figuras de la oposición, entre ellas siete aspirantes a candidatos con vistas a las elecciones generales a realizarse en Nicaragua el 7 de noviembre.

La carta conjunta rechaza “la intimidación y amenaza miembros de la oposición, prensa y defensores de derechos humanos, así como las prácticas restrictivas de participación política. Asimismo, solicitan la inmediata liberación y restitución de los derechos políticos de los líderes detenidos sin el debido proceso.

En este marco, los países firmantes cuestionan la legitimidad de las elecciones que se celebrarán en noviembre. “Las medidas adoptadas por el Gobierno de Nicaragua no reúnen las condiciones necesarias para la realización de elecciones libres y justas, a las cuales se han comprometido los Estados miembros de la OEA, en virtud de la Carta Democrática Interamericana, que cuestiona la validez y legitimidad de las elecciones de noviembre, como se están organizando actualmente ”, reafirman.

“Los nicaragüenses merecen unas elecciones libres, justas, transparentes y creíbles, el respeto a sus derechos humanos y una solución pacífica a la crisis sociopolítica del país”, concluyen.

AFG