Ómicron retrasa la recuperación del mercado laboral hasta 2023

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que en 2022 habrá 52 millones de empleos menos que antes del brote del coronavirus, lo que duplica sus previsiones realizadas en junio del año pasado.


El empleo no se recupera del Covid-19. La variante omicron ha dificultado la recuperación del mercado laboralque todavía tendrá que esperar hasta 2023 para alcanzar los niveles de empleo previos a la pandemia, tal y como afirma la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su último informe recogido por Reuters.


La agencia de las Naciones Unidas (ONU) ha estimado que en 2022 todavía habrá 52 millones de empleos menos que en el periodo anterior a la pandemia en una escala global. Esta previsión empeora la publicada en junio de 2021, que situaba a la mitad el número de puestos de trabajo que no se iban a recuperar. Este deterioro se debe a la continuidad de la pandemia y más concretamente a la aparición de la variante omicron, aseguró Guy Ryder, director general de la agencia.

Deberías leer:   España cierra el año de la Covid-19 con 997 ensayos clínicos iniciados

Incluso en 2023, las interrupciones continuarán y habrá hasta 27 millones de empleos menos en todo el mundo. respecto a 2019. La organización afirma que la recuperación será “lenta e incierta” e insiste en el deterioro del mercado laboral por la pandemia. A pesar de la desaceleración, las cifras son más positivas que las de los últimos dos años, cuando la OIT estimó que había 125 millones de empleos menos en 2020 y 258 millones menos en 2020.

Además, la recuperación será heterogénea en los diferentes territorios. Mientras Europa y América del Norte están tomando la delantera en el regreso a los estados previos a la pandemia, en el sudeste asiático y América Latina la recuperación del mercado laboral está siendo más lenta.

La organización prevé que 207 millones de personas estarán desempleadas en 2022aunque asegura que hay un amplio margen de mejora, ya que hay muchos puestos que se cerraron con el inicio de la pandemia y aún no han regresado.

Deberías leer:   Siemens renueva el servicio de medicina nuclear en Valdecilla por un millón de euros

Gran parte del impacto de la covid-19 en el empleo ha sido absorbido por las mujeres, que se han visto arrastradas a trabajos no remunerados en el hogar, como el cuidado de los niños durante las vacaciones escolares o el cuidado de familiares enfermos, según la OIT. “Existe cierta evidencia anecdótica de que las mujeres no están regresando al trabajo en la misma cantidad y en la misma proporción que los hombres, lo que hace temer que un Covid prolongado tenga un efecto negativo en la brecha de género”, ha advertido Ryder.

El informe también contempla los efectos de la convocatoria “Gran Resignación”, la ola de pérdidas laborales voluntarias. La OIT señala que los efectos de este fenómeno se sentirán con mayor fuerza en las áreas de salud y cuidados. “Necesitamos mirar estas áreas nuevamente e invertir más”, agregó Ryder.