OPI de Facebook 10 años después: nuevo nombre, mismo CEO, problema familiar

Hace una década, Facebook le dijo a los mercados públicos que estaba invirtiendo dinero en aplicaciones para teléfonos inteligentes porque el uso de dispositivos móviles era clave para el crecimiento de la empresa, aunque en ese momento “no generaba directamente ningún ingreso significativo”.

Eso estaba en el prospecto de su debut en Nasdaq, que tuvo lugar hace diez años el miércoles y resultó en la OPI más grande de la historia para una empresa tecnológica estadounidense. La capitalización de mercado de más de $ 100 mil millones de Facebook la convirtió instantáneamente en una de las compañías tecnológicas más valiosas del planeta.

Pero en tres meses, las acciones habían perdido aproximadamente la mitad de su valor, ya que el mercado prestó atención a la advertencia de Facebook. Con los consumidores acudiendo en masa a los teléfonos inteligentes antes de que existiera un modelo comercial probado para los anuncios en las pantallas pequeñas, a los inversionistas les preocupaba que los días de hipercrecimiento de Facebook estuvieran en el espejo retrovisor.

Sabemos cómo funcionó.


Facebook es ahora más de 25 veces más grande en ingresos que en 2012. Y para 2018, más del 90 % de las ventas de publicidad provenían de dispositivos móviles. En su pico de capitalización de mercado en 2021, Facebook tenía un valor de más de $ 1 billón, en gran parte gracias a la solidez de su aplicación móvil principal, así como a Instagram y WhatsApp, que adquirió.

La empresa ahora tiene un nuevo nombre, Meta. Y de los seis altos ejecutivos de los días de la oferta pública inicial, solo quedan dos: el cofundador y director ejecutivo Mark Zuckerberg y la directora de operaciones Sheryl Sandberg.

Sin embargo, para los inversores el dilema es bastante similar. El panorama de la tecnología está cambiando, y Zuckerberg está haciendo otra apuesta sobre hacia dónde se dirige. Facebook dijo en octubre que gastará alrededor de $ 10 mil millones durante el próximo año en el desarrollo de tecnologías para construir el metaverso, un mundo de trabajo y juego virtual al que los consumidores accederán a través de un auricular.

Al igual que en 2012, no existe un gran modelo comercial y no hay certeza de que la visión de Zuckerberg se desarrolle como él predice.

“Mis preocupaciones con respecto al metaverso son que las inversiones son más parecidas a la perforación de pozos de petróleo; es posible que te quedes con las manos vacías o que te hagas rico”, dijo Brian Yacktman, director de inversiones de YCG Investments, que supervisa más de $ 1 mil millones en activos. “Solo me pregunto qué tan grande será y quiénes serán los ganadores”.

El futuro brumoso del metaverso es solo una de las razones por las que las acciones de la empresa han caído un 47 % desde que alcanzaron su máximo en septiembre, con diferencia el peor rendimiento entre las seis empresas tecnológicas estadounidenses más valiosas en ese período. El número de usuarios disminuyó por primera vez en el cuarto trimestre y los cambios de privacidad de Apple están afectando la capacidad de Facebook para proporcionar anuncios dirigidos.

Deberías leer:   Mark Zuckerberg prevé mil millones de personas en el metaverso

También está el golpe a la reputación de la empresa desde que la denunciante y exempleada Frances Haugen filtró documentos internos que muestran que Facebook es consciente de los daños que causan sus productos, en particular a los usuarios más jóvenes, al tiempo que evita tomar medidas para solucionarlos.

Yacktman todavía posee acciones de Meta, pero su firma no ha aumentado su posición en bastante tiempo. Él dice que la liquidación refleja la visión del mercado de que el metaverso es un sumidero de efectivo y poco más que un juguete de Zuckerberg. Mientras tanto, Facebook sigue siendo claramente el número 2 en publicidad digital de EE. UU., un mercado que Insider Intelligence espera que crezca casi un 50% para 2025 a $ 300 mil millones.

“Tienen una máquina que arroja dinero en efectivo en este momento, y el mercado atribuye un valor cero al dinero que están quemando para el metaverso”, dijo Yacktman. En otras palabras, dijo, el negocio principal de la publicidad es sólido y “usted tiene una opción gratuita en el metaverso”.

Registro de salida a bolsa

La última década ha sido un viaje salvaje para la empresa.

La salida a bolsa de la empresa en 2012 fue histórica. Facebook recaudó $ 16 mil millones, la tercera oferta pública inicial más grande de EE. alrededor de $ 4.1 mil millones.

Cuando Facebook se hizo público, ya era una de las marcas dominantes en Internet, con más de 500 millones de usuarios activos diarios en todo el mundo y mil millones de dólares en ingresos trimestrales. Su valoración se había disparado en el mercado secundario, ya que una gran cantidad de fondos de capital privado, compañías de fondos mutuos y fondos de cobertura subieron el precio ofreciendo fuertes pagos a los empleados e inversores existentes.

Morgan Stanley lideró la salida a bolsa de Facebook, en un golpe de estado sobre su rival de Wall Street, Goldman Sachs, pero la oferta no salió según lo planeado. La compañía elevó el rango de precios antes de la oferta, incluso cuando circulaban preocupaciones internas sobre las perspectivas de Facebook para el segundo trimestre y el año completo. Un grupo de accionistas demandó a Facebook y Morgan Stanley por retener información importante.

El Nasdaq también sufrió lo que llamó un “error técnico” que retrasó la apertura de operaciones de Facebook e impidió que algunas órdenes se cumplieran correctamente. La acción terminó su primer día con pocos cambios y procedió a desplomarse desde allí, comenzando con una caída del 19% durante los siguientes dos días.

Las acciones de Facebook no se recuperaron a su nivel de salida a bolsa de $38 hasta agosto de 2013, más de 14 meses después de su debut.

Kevin Landis, director de inversiones de Firsthand Capital Management, vio cómo se desarrollaba el drama desde su oficina en San José, California, a unas 20 millas de la sede de Facebook en Menlo Park.

Deberías leer:   Sony reveló los juegos gratuitos de julio de su renovado PlayStation Plus

Firsthand comenzó a comprar acciones de Facebook en el mercado privado en 2011, una compra que, según dijo, “pareció inteligente durante unos cinco minutos” hasta que las acciones se desplomaron después de la oferta pública inicial. Mantuvo esa inversión hasta alrededor de 2014, cuando las acciones se recuperaron y cotizaban en los años 70.

Landis dijo que, en otro de sus fondos, comenzó a comprar después de la caída, cuando las acciones estaban en los 20, y subió hasta que alcanzó los $200 alrededor del momento en que comenzó la pandemia en 2020.

“El análisis fue simple: Facebook iba a ser una poderosa plataforma publicitaria”, dijo Landis, refiriéndose a su tesis inicial. El único modelo comparable era Google, y Facebook “podría valer una fracción sustancial de lo que valía Google”, agregó.

Aún así, Landis dijo que nunca tuvo una página de Facebook propia porque detestaba la pérdida de privacidad que conlleva la entrega de tanta información personal.

“Rompí una de mis propias reglas: invertir en algo que pensé que era grande, pero sin meterme hasta los codos”, dijo.

Fue una apuesta lucrativa. A finales de 2013, la publicidad móvil representaba el 45 % de los ingresos publicitarios de Facebook, frente al 11 % en 2012, lo que demuestra una vez más que las marcas siguen a los ojos. Entre 2013 y 2018, el crecimiento de los ingresos de Facebook promedió alrededor del 50 % anual.

El motor era tan potente que incluso las noticias aparentemente catastróficas no afectaron las finanzas de Facebook. Después de la elección de Donald Trump como presidente en 2016, Zuckerberg minimizó repetidamente el papel que jugó su sitio para permitir la difusión de desinformación y la interferencia electoral por parte de los rusos. Luego vino el escándalo de Cambridge Analytica de 2018, ya que los informes revelaron que la firma de análisis accedió de manera indebida a los datos de 87 millones de usuarios de Facebook y los utilizó para ayudar a Trump a orientar los anuncios para las elecciones de 2016.

Finalmente, la saga de Haugen a fines del año pasado comenzó con una serie de informes en el Wall Street Journal y fue seguida por historias de muchas otras publicaciones, que detallan el enfoque de Facebook en el crecimiento a pesar de las consecuencias negativas de sus productos.

‘Emociones tremendamente encontradas’

El comportamiento de Facebook ha dado lugar a numerosas investigaciones gubernamentales. Los ejecutivos han sido llamados rutinariamente a testificar ante el Congreso, y en septiembre varios legisladores estadounidenses acusaron a la compañía de seguir el libro de jugadas de las grandes tabacaleras, “impulsando un producto que saben que es dañino para la salud de los jóvenes”, en palabras del senador Ed. Markey, D-Mass.

Los documentos de Haugen coincidieron con el final del repunte extendido del mercado alcista de Facebook. Pero el sector tecnológico en general también se acercaba a su punto máximo y comenzó a retroceder en noviembre debido a que las preocupaciones sobre la inflación y el aumento de las tasas de interés castigaron las acciones de alto crecimiento.

Deberías leer:   Todo lo que puede hacer un hacker si roba tu cuenta de WhatsApp

Para los accionistas de Meta, el peor día registrado llegó en febrero. Las acciones se desplomaron un 26% luego de un pronóstico de ingresos débil y un impacto esperado de $ 10 mil millones por los cambios de privacidad que Apple realizó en su sistema operativo móvil para limitar la orientación de los anuncios.

Lejos de los días de rápida expansión de hace unos años, Facebook ahora enfrenta una posible contracción de ingresos en el segundo trimestre, afectado por las presiones inflacionarias y la guerra en Ucrania, así como por la creciente popularidad de la aplicación de video TikTok, que está atrapando usuarios y anuncios. dólares

“No hay nada existencial, no se van a la quiebra y no se van a quedar sin dinero, simplemente no es una historia muy convincente para el futuro cercano”, dijo David Golden, socio de la firma de inversión tecnológica Revolution Ventures en San Francisco. “El control de Facebook sobre el mercado se ha aflojado significativamente con alternativas en las redes sociales y alternativas en otros canales”, dijo.

Zuckerberg, que acaba de cumplir 38 años y mantiene el control sobre su empresa y su directorio, no habla mucho sobre las redes sociales y los anuncios móviles en estos días. Le interesa mucho el metaverso y la división Reality Labs de Meta, que acumuló una pérdida de casi 3.000 millones de dólares en el primer trimestre con ingresos de 695 millones de dólares, principalmente de los cascos de realidad virtual.

“No va a ser hasta que esos productos realmente lleguen al mercado y escalen de manera significativa y este mercado termine siendo grande, esto será un gran contribuyente de ingresos o ganancias para el negocio”, dijo Zuckerberg en la llamada de ganancias de la compañía el mes pasado. . “Esto está sentando las bases para lo que espero que sea una década de 2030 muy emocionante cuando esto sea así, cuando esté más establecida como la plataforma informática principal”.

Landis, que no ha sido dueño de las acciones en dos años, dice que está más asustado que entusiasmado con la visión de Zuckerberg y ve una absorción en la realidad virtual como “altamente distópica”.

“Espero que no se apodere de la vida de las personas, sino que mejore la vida de las personas”, dijo Landis.

Teniendo en cuenta cuánto sabe Facebook sobre sus usuarios y lo que el público ha aprendido en los últimos años sobre cómo la empresa maneja los datos y la privacidad, Landis no confía en que Facebook haga lo correcto.

“Es imposible mirar a esa compañía y no tener emociones tremendamente encontradas al respecto”, dijo.

RELOJ: Meta es ‘uno de los mejores activos en tecnología de consumo’, dice Mahaney de Evercore ISI