Opositores detenidos en sufren daños físicos y psicológicos

Siete de los presos propusieron competir contra el dictador Daniel Ortega, quien el 7 de noviembre obtuvo su cuarto mandato consecutivo desde que regresó al poder en 2007.

Según la denuncia, los opositores continúan perdiendo peso, carecen de “acceso regular a la luz solar” y algunos permanecen en celdas con “luces encendidas las 24 horas del día” mientras que otros “están a oscuras”.


No tienen material de lectura y tienen prohibido recibir ropa o abrigos. “Sus celdas están permanentemente custodiadas por la policía, que les impide, mediante amenazas, comunicarse entre sí”.

Los familiares reiteraron su preocupación por el aislamiento que sufren cuatro detenidos, entre ellos la ex guerrillera sandinista Dora María Téllez y Tamara Dávila.

La situación de Dávila “les alarma”, pues se encuentra en una celda “completamente sellada” desde su arresto el pasado mes de junio.


Según se informó, se “suspenden” los juicios que la Fiscalía ha promovido contra todos ellos por conspiración, blanqueo de capitales y otros delitos.

Deberías leer:   Un incendio arrasa una planta química en Nueva Jersey

Sin embargo, los detenidos siguen siendo “interrogados en ausencia de sus abogados”.

Los familiares exigieron a las autoridades que cesaran ese trato “inhumano” y que se establecieran visitas semanales.

El presidente Ortega ha calificado a los opositores encarcelados como “terroristas” y “criminales” que pretendían llevar a cabo un golpe de Estado y más recientemente los llamó “hijos de puta de los imperialistas yanquis”.