Orange apunta a la pole con Totem en la parte posterior de un año fiscal ‘sólido’

A pesar de la pandemia mundial, la compañía global de telecomunicaciones Orange afirma haber generado resultados comerciales “excelentes” en su año financiero 2020 con un flujo de caja orgánico de 2.500 millones de euros de las actividades de telecomunicaciones, y un guiño al futuro ha anunciado la creación de una empresa europea de comunicaciones. empresa de torres, Totem, que dice será una entidad creadora de valor.

A pesar de una ligera caída en el cuarto trimestre que finalizó el 31 de diciembre de 2020, la compañía de telecomunicaciones dijo que había disfrutado de un crecimiento general moderado de los ingresos, con un rendimiento “excelente” en África y Oriente Medio, un 5,2% anual más, y resultados sólidos en Francia, un 1,6% más. sobre una base anual, compensando una caída del 3,5% en Europa y una caída del 1,4% en la empresa.

Para el año, el grupo Orange registró ingresos en 2020 de 42.300 millones de euros, un 0,3% más interanual sobre una base comparable, con un crecimiento impulsado por una fuerte tendencia en los servicios mayoristas gracias a la cofinanciación de la red de fibra en Francia. ya los servicios convergentes, que registraron tasas de crecimiento respectivas de 4,4% y 2,1%.

Francia y África y Oriente Medio contribuyeron positivamente a los ingresos, registrando tasas de crecimiento respectivas del 1,6% y el 5,2% en 2020. Europa, incluida España, siguió bajo presión, al igual que la empresa, aunque este último segmento mostró alguna mejora en el cuarto trimestre.

El EBITDAaL se redujo levemente, fuertemente impactado Orange revelado por un descenso en el roaming y los costes adicionales derivados de la crisis sanitaria, hasta 545 millones de euros, y una caída en España, un 13,0%, y del segmento empresarial, que bajó un 14,9%. El EBITDAaL en África y Oriente Medio aumentó un 10,0% y los resultados en Europa aumentaron un 2,3% excluyendo España.

El EBITDAaL francés creció un 0,2%. eCAPEX desciende 124M €, absorbiendo la caída del EBITDAaL, a pesar del acelerado despliegue de las redes de banda ancha fija y móvil, debido a las aportaciones de la cofinanciación y la disciplina mostrada por el grupo, especialmente en Europa. Los ingresos operativos del grupo ascendieron a 5.521 millones de euros en 2020, un descenso de 409 millones de euros, un 6,9%, en términos históricos.

En términos de suscriptores, Orange terminó el año con 11,06 millones de clientes convergentes en todo el grupo, con un aumento interanual del 2,7% impulsado por un fuerte crecimiento continuo en Europa. La empresa tenía 214,1 millones de líneas de acceso para servicios móviles, un 3,3% anual más base, incluyendo 77,4 millones de contratos, un 4,3% más. Los servicios fijos totalizaron 45,1 millones de líneas de acceso al 31 de diciembre de 2020, retrocediendo un 0,7% anual debido principalmente a una fuerte caída del 12,4% en las líneas de acceso fijas de banda estrecha. Las líneas de acceso de banda ancha fija de muy alta velocidad mostraron un fuerte crecimiento continuo (23,7%).

Al evaluar los resultados anuales, el presidente y director ejecutivo del grupo Orange, Stéphane Richard, describió 2020 como un año extraordinario, marcado por una crisis de magnitud sin precedentes. Sin embargo, en este contexto, con las redes que muestran cuán vitales eran para la sociedad, dijo que Orange había demostrado ser capaz de adaptarse y enfrentar estos desafíos.

“Primero, en fijo, continuamos conectando a nuestros clientes a la fibra. En Francia, 6,5 millones más de hogares se conectaron durante 2020. Este fue un desempeño sin precedentes y una gran hazaña dado el contexto. En todo el mundo, ahora tenemos más de 47 millones de hogares conectables. En numerosos países, la transición a la fibra se está acelerando y esta es una tendencia que la crisis de salud solo ha aumentado. Nuestro rendimiento comercial récord, por ejemplo en Francia y Polonia, es una prueba de ello “.

En el sector móvil, Orange lanzó 5G en cinco países en 2020 y Richard dijo que el operador continuaría con el despliegue de lo que él llamó una tecnología disruptiva en 2021.

El juego móvil incluirá Totem, que está destinado a capitalizar sus activos de infraestructura móvil pasiva, centrándose en el crecimiento de los ingresos y optimizando la eficiencia operativa, generando un crecimiento tanto orgánico como inorgánico. Totem estará a cargo de un equipo de gestión totalmente independiente y dedicado que se nombrará en la primera mitad de 2021 con miras a iniciar las operaciones a finales de año.

Al principio, la cartera de torres premium constará de alrededor de 25.500 sitios en Francia y España, los dos países más grandes donde Orange está presente. Más allá de Francia y España, el grupo explorará la posibilidad de integrar otros activos de infraestructura móvil pasiva dentro de la presencia europea de Orange que podrían crear valor para la empresa.

En Francia, Totem operará alrededor de 17 mil macro sitios con una combinación de aproximadamente un 55% de torres y un 45% de tejados. Orange señaló que dada la fuerte demanda de coubicación, que ha sido constante durante varios años, y la alta proporción de torres en la cartera, existía un claro potencial para aumentar las tasas de coubicación. En España, la operación se basará en alrededor de 8.000 macro sitios, divididos a partes iguales entre torres y azoteas.

Las operaciones españolas se beneficiarán de un acuerdo de red compartida entre Orange y Vodafone.