Otra oportunidad perdida | El Heraldo de México

Recientemente el gobierno mexicano, encabezado por Andrés Manuel López ObradorCriticó la elección del brasileño Ilan Goldfajn como el próximo presidente de la Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un período de 5 años, que comienza el 19 de diciembre. Al respecto, el mandatario calificó al brasileño como miembro del grupo neoliberal estadounidense, lamentando la ausencia de cambios en la institución sin el aval de Estados Unidos. Siguió a la SHCP, diciendo que es una política de “más de lo mismo”.

En ese sentido, la candidatura del vicegobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, quedará relegada en la lista. Originalmente, el presidente López Obrador nominó a Alicia BárcenaSin embargo, el embajador de México en Chile se retiró de la carrera. En cuanto a Goldfajn, es director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI y fue director del Banco Central de Brasil durante tres años a partir de 2016.

Cabe señalar el papel del BID, que se enfoca en el financiamiento de proyectos productivos, particularmente en aquellos sectores que requieren una gran inversión de capital para iniciarse en los países de la región. En ese sentido, su financiamiento se mantiene gracias a los aportes de sus países miembros, con Estados Unidos a la cabeza, pues el tema político de los nombramientos está relacionado con el origen de estos fondos.

Por eso, para influir en estos organismos regionales se debe realizar un proceso de cabildeo muy importante desde el gobierno que promueve a su candidato, no solo para convencer a los congresistas estadounidenses de que aprueben el mayor presupuesto, sino también a las propias instituciones financieras internacionales, no una tarea fácil

Teniendo en cuenta lo anterior, ¿qué le faltó a México para ser considerado en este certamen y quién es el verdadero ganador con el equipo Goldfajn? En principio, la candidatura de Alicia Bárcena se da desde Cancillería y no desde la SHCP, institución encargada de cabildear al BID, además de que ella retiró su postulación por motivos personales.

A pesar de lo que se pueda pensar, quien realmente se aprovechó de esta situación no es Brasil sino Argentina, que hoy tiene una situación económica sumamente complicada. al leer la situación de Bárcena, así como la de su propio candidato, quien al no tener apoyo internacional negocia con Brasil salir de la candidatura y obtener la vicepresidencia de Sectores, la gerencia de Infraestructura y la dirección de la nuevo Instituto de Género e Igualdad, parte de la nueva gestión del BID.

Estos son al menos dos puntos clave que controlan alrededor del 40% del presupuesto de la agencia. Esta buena mancuerna obtenida a través de un gran cabildeo representará mejores posibilidades de negociación para los proyectos productivos financiados por el BID. Lamentablemente, se convierte en otra gran oportunidad desaprovechada para el gobierno mexicano, incapaz de generar políticas públicas internacionales de gran alcance, más allá del discurso rancio de cada mañana.

POR AZUL ETCHEVERRY
[email protected]

@BLUETCHEVERRY

MAÍZ

Continuar leyendo: Otra oportunidad perdida | El Heraldo de México