Pandilla ‘400 Mawozo’ sospechosa de secuestro entre los más peligrosos de Haití

La pandilla que, según la policía, secuestró a 17 misioneros y sus familiares en Haití el sábado se encuentra entre las más peligrosas del país y una de las primeras en participar en secuestros masivos.

La banda, conocida como “400 Mawozo”, controla el área de donde fueron secuestrados los misioneros en los suburbios de Port-au-Prince, la capital. El grupo lleva varios meses sembrando el terror en la periferia, entablando combates armados con bandas rivales y perpetrando el secuestro de empresarios y policías.


La pandilla también ha introducido un nuevo tipo de secuestro en Haití: el secuestro en masa. Por primera vez en el año Haití comenzó a ver a grupos enteros secuestrados mientras transitaban en autobuses o juntos en las calles. También se cree que la pandilla mató a Anderson Belony, un famoso escultor, el martes, según informes de los medios de comunicación locales. El Sr. Belony había trabajado para mejorar su comunidad empobrecida.

Croix-des-Bouquets, uno de los suburbios ahora bajo el control de la pandilla, se ha convertido en una ciudad casi fantasma, con muchos residentes que huyen de la violencia cotidiana. La otra vez bulliciosa zona ahora carece de los pobres vendedores ambulantes que una vez se alineaban en las aceras, algunos de los cuales habían sido secuestrados por la pandilla por lo poco que tenían en sus bolsillos o les habían dicho que vendieran las pocas posesiones que tenían en casa, incluidas radios o refrigeradores. para pagar el rescate. Según algunas estimaciones, las pandillas controlan ahora aproximadamente la mitad de la capital.

Deberías leer:   EEUU listo para discutir ejercicios militares y misiles con Rusia

Con cada nueva generación de pandillas que surgen en Haití, nuevos mínimos avanzan hacia la normalización. Las pandillas han plagado a Puerto Príncipe durante las últimas dos décadas, pero a menudo fueron utilizadas con fines políticos, como la supresión de votantes, por políticos poderosos. Pero se han convertido en una fuerza que ahora es aparentemente incontrolable, prosperando en el malestar económico y la desesperación que se profundiza cada año, con pandillas independientes proliferando en la capital.


Mientras que las pandillas más antiguas y más establecidas traficaban para secuestrar o llevar a cabo la voluntad de sus patrocinadores políticos, las pandillas más nuevas, como “400 Mawozo”, están violando a mujeres y reclutando niños, lo que obliga a los jóvenes de su vecindario a golpear a los capturados, capacitando a nuevos , generación más violenta de miembros. Las iglesias, una vez intocables, ahora son un objetivo frecuente con sacerdotes secuestrados a mitad de un sermón.

Los lugareños están hartos de la violencia, que les impide ganarse la vida e impide que sus hijos asistan a la escuela. Los lugareños iniciaron una petición en los últimos días para protestar por el aumento de la violencia de las pandillas en la región, señalando a la pandilla 400 Mawozo y pidiendo a la policía que actúe. La industria del transporte anunció una huelga general a partir del lunes en Puerto Príncipe para protestar contra las pandillas y la inseguridad.

Deberías leer:   Legislatura anticipa fuerte debate sobre leyes y presupuesto

“La violencia sufrida por las familias ha alcanzado un nuevo nivel en el horror”, dice el texto de la petición. “Los bandidos fuertemente armados ya no están satisfechos con los abusos actuales, el crimen organizado, las amenazas y los secuestros para pedir rescate. En la actualidad, los delincuentes irrumpen en las casas de las aldeas por la noche, atacan a las familias y violan a las mujeres ”.

En abril, la banda “400 Mawozo” secuestró a 10 personas en Croix-des-Bouquets, incluidos siete miembros del clero católico, cinco de ellos haitianos y dos franceses. Todo el grupo fue finalmente liberado a fines de abril. Los secuestradores habían exigido un rescate de $ 1 millón, pero no está claro si se había pagado.

Ese secuestro en Croix-des-Bouquets, un pueblo al noreste de la capital, ocurrió cuando el grupo se dirigía a la instalación de un nuevo párroco.

Michel Briand, un sacerdote francés residente en Haití que formaba parte del grupo, dijo que la pandilla había obligado a sus autos a desviarse de su curso antes de secuestrarlos. “Si no los hubiéramos obedecido, eso es lo que nos dijeron después, nos habrían disparado”, dijo.

Luego, hombres armados mantuvieron al grupo durante unos 20 días, durmiendo en el suelo y, a veces, al aire libre.

“Durante varios meses, este grupo ha estado actuando a diario”, dijo Briand, y agregó que el grupo buscaba un rescate “para comprar armas y municiones”.

Deberías leer:   Preocupa seguridad de asistentes sociales tras crimen

Briand dijo que la pandilla ejerció un control violento sobre el área que rodea Croix-des-Bouquets.

“La población cumple con sus demandas porque está armada”, dijo. “Tienen derecho a la vida o la muerte sin importar con quién se encuentren. Siembran terror para asegurar su autoridad ”, dijo.

Los grupos armados se han vuelto cada vez más poderosos en Haití, aprovechando la inestabilidad política y la creciente pobreza para tomar el control de grandes áreas de grandes ciudades como Puerto Príncipe.

“Desde hace algún tiempo, hemos sido testigos del descenso a los infiernos de la sociedad haitiana”, dijo un comunicado de la arquidiócesis de Puerto Príncipe, publicado tras el secuestro de abril.

Un reciente aumento de los enfrentamientos entre bandas rivales ha provocado numerosas víctimas entre la población civil y niveles extraordinarios de desplazamiento de personas que huyen de la violencia.

Un informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas estimó que más de 13.600 personas habían huido de sus hogares en Puerto Príncipe, que tiene una población de casi seis millones, en las primeras tres semanas de junio. Eso fue cuatro veces más desplazamiento relacionado con la violencia en la capital que en los nueve meses anteriores, según el informe.