Personal del BCE en disputa salarial para mantener conversaciones sobre una posible huelga

El personal del Banco Central Europeo discutirá acciones de protesta e incluso posibles huelgas después de rechazar una oferta salarial muy por debajo de la tasa de inflación de la eurozona, advirtió un funcionario sindical.

La propuesta del BCE de aumentar los salarios en un 4,07 por ciento en enero es consistente con su propia oposición a los acuerdos que vinculan los salarios con la inflación que cree que corren el riesgo de alimentar una espiral dañina de salarios y precios.

Pero su última oferta, por encima de un aumento del 1,48 por ciento a principios de este año, es menos de la mitad de lo que se espera que sea la inflación anual de la eurozona este año y dejará a su personal con un recorte salarial significativo en términos reales.

“La gente está perdiendo la fe en esta institución”, dijo Carlos Bowles, vicepresidente del sindicato Ipso que representa al personal del BCE. “Lo que nos dice el liderazgo del BCE es ‘lo sentimos, no alcanzamos nuestro objetivo de inflación y ahora ustedes, el personal, van a pagar el precio’.

“Realmente vemos un problema en la forma en que la postura del BCE está dañando el poder de negociación de los trabajadores”, dijo Bowles. “Esto está jugando un papel en el aumento de la desigualdad”.

Una encuesta reciente realizada por el sindicato encontró que «la gran mayoría de los colegas están enojados» por la oferta salarial del BCE, dijo. “La consulta salarial debe terminar a fin de año y decidiremos en enero si protestamos”.

El sindicato se reunió con la presidenta del BCE, Christine Lagarde, hace unas semanas y ella dejó en claro que no había lugar para la negociación, dijo. Una huelga, como sucedió en el BCE por la reforma de las pensiones en 2009, “no estaba excluida” pero solo “vendría después de una curva de escalada”.

El personal del banco central brasileño se declaró en huelga a principios de este año en protesta por los salarios. Pero las huelgas son difíciles de organizar en el BCE porque no está sujeto a ninguna ley nacional y opera bajo sus propias reglas, incluida una «obligación de servicio mínimo» para el personal, que se decide caso por caso.

La disputa pone al BCE en una posición difícil mientras se prepara para subir las tasas de interés por cuarta vez consecutiva en su reunión de la próxima semana para tratar de controlar el mayor aumento de la inflación en una generación.

“Es incómodo, por decir lo menos”, dijo Erik Nielsen, asesor principal de economía del banco italiano UniCredit, y agregó que puso al BCE “entre la espada y la pared” mientras intentaba combatir la inflación y evitar que su personal cambiara. En contra. “El simbolismo es horrible”.

El BCE dijo que tiene “una revisión salarial anual regular. . . que sigue una metodología predefinida” y “refleja la dinámica salarial de las instituciones de comparación”, incluidos los 19 bancos centrales nacionales de la zona del euro, la Comisión Europea, el Banco Europeo de Inversiones y el Banco de Pagos Internacionales. “Se aplica a todo el personal”, dijo.

El BCE dijo que también acordó recientemente una nueva «política de teletrabajo» con el personal para que trabajen de forma remota hasta 110 días al año, o aproximadamente la mitad de su tiempo de trabajo, después de una larga negociación. El acuerdo, que se revisará después de dos años, permite que el personal del BCE trabaje de forma remota hasta 10 días al mes y por no más de 10 días hábiles consecutivos.

La inflación de la eurozona alcanzó los dos dígitos en octubre por primera vez en los 23 años de historia de la moneda única después de que la invasión rusa de Ucrania provocó un aumento en los precios de la energía y los alimentos.

En noviembre, la inflación de la eurozona cayó por primera vez en 17 meses al 10 por ciento, que sigue siendo cinco veces más alta que la meta del BCE. Durante todo este año, el BCE ha pronosticado que la inflación será del 8,1 por ciento y es probable que eleve aún más este pronóstico la próxima semana.

Los salarios en el bloque de la moneda única no han seguido el ritmo de la inflación, lo que ha reducido el poder adquisitivo de los hogares y ha llevado a los economistas a predecir una recesión este invierno. Los costos laborales por hora en la eurozona aumentaron un 4 por ciento en el año hasta el segundo trimestre, según Eurostat, la agencia de estadísticas de la UE.

Read More: Personal del BCE en disputa salarial para mantener conversaciones sobre una posible huelga