Pfizer ya comenzó a trabajar en una versión de la vacuna contra la variante Ómicron

Bruselas había planeado la aparición de una variante del coronavirus que escaparía a las vacunas existentes. En parte porque sus asesores, como el prestigioso virólogo belga Peter Piot, habían advertido repetidamente que la tasa de vacunación muy baja medio planeta ayudaría al surgimiento de estas nuevas variantes.

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, explicó este domingo en Riga una cláusula del contrato entre el Ejecutivo europeo y su principal farmacéutico, Pfizer.


En el contrato firmado el pasado verano y por el que la empresa estadounidense, que produce la vacuna ideada por la empresa biotecnológica alemana BioNTech, se comprometió a entregar 1.800 millones de dosis a la Comisión Europea en 2022 (suficiente para administrar cuatro dosis a los 447 millones de habitantes de la Unión Europea), se incluye una cláusula desconocida hasta ahora.

Según Von der Leyen, Pfizer se comprometió en ese contrato a adaptar en un máximo de 100 días, su vacuna será eficaz contra cualquier variante del virus. El contrato, aseguró Von der Leyen, se hizo “esperando lo mejor, pero preparándose para lo peor”.

El presidente no aclaró si esa cláusula serviría también para una adaptación de las vacunas actuales o para la creación de una nueva vacuna si la variante así lo requiere.

La Agencia Europea para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Agencia Europea de Medicamentos y las empresas farmacéuticas llevan días advirtiendo que los científicos necesitan de dos a tres semanas realizar las pruebas necesarias para determinar si esta nueva variante, bautizada por la Organización Mundial de la Salud como Ómicron, escapa a las vacunas o no.

El presidente del brazo ejecutivo de la Unión Europea dijo desde Riga que la empresa farmacéutica está en “una carrera contra el reloj” para saber si necesita adaptar sus vacunas. Von der Leyen pidió nuevamente que la población tome todas las precauciones posibles para que los científicos tengan tiempo para hacer sus análisis.

“Los científicos y fabricantes”, refiriéndose a BioNTech y Pfizer, “necesitan de dos a tres semanas para tener una visión completa de las características de las mutaciones de esta variante de Omicron. Tenemos que ganar tiempo”. El mandatario pidió una vez más a quienes no han sido vacunados que lo hagan y a toda la población que respeten las medidas mínimas de distancia física y que sigan usando máscaras.

Deberías leer:   el chavismo teme perder su bastión y militariza Barinas

La nueva variante, que se dio a conocer hace solo unos días y ya está muy extendida en medio planeta, se detectó en casi todos los países de Europa occidentall después del primer caso en Bélgica, el de una mujer egipcia que había pasado por Turquía.

Von der leyen ya conocido el viernes con varios de los científicos y jefes farmacéuticos que desarrollaron las vacunas que más pretende utilizar la Comisión Europea, como Albert Bourla (Pfizer), Stephane Bancel (Moderna) y Ugur Sahin (BioNTech).

Las vacunas Moderna llegan a Nairobi, Kenia.  Foto AP

Las vacunas Moderna llegan a Nairobi, Kenia. Foto AP

La nueva variante parece estar ya muy extendida en la mayor parte de Europa. Y muchos casos ya son, como los detectados este lunes en Escocia, de propagación en la Comunidad, de personas que no habían puesto un pie en el sur de África o que no habían tenido contacto con nadie que hubiera estado en esa región en las últimas semanas. Londres convocó a los Ministros de Salud de los países miembros del G7.

Deberías leer:   La Xbox Series X está disponible en GameStop y Best Buy

Semanas antes de que se detectara la nueva variante Omicron en Europa los gobiernos del viejo continente ya estaban endureciendo las restricciones sanitarias ante el aumento de la incidencia, la ocupación hospitalaria y el número de defunciones. Los datos publicados por Sudáfrica muestran que la nueva variante es más contagiosa pero no causa una enfermedad más grave.

PB