Plantar árboles no es una panacea: necesitamos salvar los bosques existentes

El escritor, exsecretario del Tesoro de EE. UU., preside el Instituto Paulson

Una nueva tendencia para abordar el aumento de las emisiones de carbono se está extendiendo por todo el mundo: la plantación de árboles.

China se comprometió recientemente a plantar y conservar 70.000 millones de árboles para 2030; la UE se ha comprometido a plantar 3 mil millones para entonces; Canadá tiene un plan de 2 mil millones; y el Reino Unido está adentro con alrededor de 1bn. Pakistán, Sri Lanka y Turquía, entre otros, también han anunciado planes. Desde compañías como Salesforce hasta importantes ONG como Birdlife International, todos están plantando árboles.

Hacerlo es socialmente atractivo, políticamente atractivo y suena simple. De hecho, el 90 por ciento de los estadounidenses dicen que apoyarían una campaña de 1 tonelada de árboles. Pero no es una panacea. Con demasiada frecuencia, los gobiernos utilizan estos programas en busca de compensaciones de carbono cuando no están dispuestos a tomar medidas más difíciles para proteger los ecosistemas existentes o proporcionar los incentivos financieros o el marco regulatorio necesarios. Como resultado, los beneficios esperados pueden resultar ilusorios.

La clave de estas campañas es que deben estar basadas en la ciencia, plantar los árboles adecuados, en las condiciones adecuadas y con la supervisión adecuada. De lo contrario, las mejores intenciones pueden socavar la solución misma que pretenden ofrecer y aumentar los costos financieros y ambientales.

Tomemos como ejemplo el intento de China de sembrar una “Gran Muralla Verde” para mitigar la erosión del desierto de Gobi. Hasta el 85 por ciento de los árboles nuevos murieron porque no eran nativos de la región. En Sri Lanka, los esfuerzos para restaurar el bosque de manglares fracasaron porque se plantaron especies equivocadas: no sobrevivió ni un solo árbol en nueve de los 23 sitios del proyecto.

En Pakistán, el programa del gobierno provocó una corrupción generalizada y el desalojo de los inquilinos por parte de los terratenientes que buscaban establecer plantaciones de árboles. Y en Sudáfrica, la plantación de especies invasoras no autóctonas se extendió por los pastizales y brezales del país, reduciendo el nivel freático y reduciendo la disponibilidad de agua. El país ahora está gastando millones de dólares cada año para eliminarlos.

Tales resultados mixtos no deberían restar valor al valioso papel que pueden desempeñar los árboles para abordar el cambio climático. Investigaciones recientes muestran que entre 2001 y 2019, los bosques absorbieron el doble de la cantidad de dióxido de carbono que emitieron, una reducción neta de 7600 millones de toneladas métricas. Eso es más que las emisiones anuales de carbono combinadas de los EE. UU. y el Reino Unido.

Pero la mejor manera de aprovechar el potencial de los árboles es concentrarse en el esfuerzo políticamente más complicado de salvar nuestros bosques existentes. Es mucho más barato prevenir daños que restaurarlos después de que hayan sido degradados o destruidos.

El Banco Mundial estima que hemos perdido medio millón de millas cuadradas de cubierta forestal desde 1990. Eso es aproximadamente cinco veces la superficie terrestre del Reino Unido. Al ritmo actual de destrucción, las selvas tropicales del mundo, nuestras mayores reservas de biodiversidad y carbono, desaparecerán en 100 años.

Cuando se talan los árboles, liberan todo el carbono que contienen, así como el del suelo. La deforestación y la conversión de tierras boscosas a otros fines contribuye con casi 1,5 gigatoneladas de carbono al año. Los esfuerzos para frenar esto no han ayudado significativamente. Las promesas hechas el año pasado en la conferencia climática de la ONU en Glasgow fueron un buen primer paso, pero se necesita mucho más.

Primero, debemos dejar de subsidiar las prácticas que degradan la naturaleza, incluidos los subsidios para la silvicultura y la agricultura, que son aproximadamente cuatro veces más de lo que se gasta en la conservación de la biodiversidad, según una investigación del Instituto Paulson. En cambio, los subsidios pueden redirigirse para alentar a los agricultores y propietarios de tierras a proteger los bosques o permitir su regeneración natural.

También deberíamos intentar reducir la demanda de productos forestales y de papel. Los países deben implementar políticas estrictas que prohíban la importación de productos forestales y papeleros aprovechados ilegalmente (y de manera insostenible). Esto enviaría fuertes señales al mercado de que no hay lugar para prácticas forestales dañinas en un mundo de cero emisiones netas.

Hay un papel importante para los proyectos de reforestación, particularmente en los trópicos, donde pueden tener un impacto significativo en el carbono y la biodiversidad, y ser una importante fuente de empleo. Pero son difíciles de ejecutar a escala.

Mientras los líderes mundiales se preparan para la cumbre de biodiversidad COP15 de la ONU retrasada en diciembre, deben desconfiar de las soluciones aparentemente simples para los objetivos de carbono cero neto. Es hora de dirigir nuestra atención a garantizar que las iniciativas para aprovechar el potencial de captura de carbono de los árboles se ejecuten correctamente.

A través de los bosques primarios, la naturaleza nos ha brindado una poderosa herramienta para ayudar a evitar algunos de los peores efectos del cambio climático. La buena noticia es que sabemos lo que hay que hacer. Ahora necesitamos la voluntad para hacerlo.

Read More: Plantar árboles no es una panacea: necesitamos salvar los bosques existentes