¿Podría la estrategia de Zelenskyy para #Donbas llevar a #Ucrania a una trampa #Kremlin?

¿Podría la estrategia de Zelenskyy para #Donbas llevar a #Ucrania a una trampa #Kremlin?


Nueve meses después de la inauguración de Zelenskyy y dos meses después de su primera cumbre de Normandía Cuatro (que reúne a Alemania y Francia con Ucrania y Rusia para discutir sobre Donbas), parece más probable que este enfoque lleve a Ucrania a una trampa rusa.

Los objetivos muy inmediatos de Zelenskyy y las tácticas utilizadas para lograrlos contrastan con los del presidente anterior, Petro Poroshenko. Zelenskyy ha señalado que evitó nombrar a Rusia como agresor y se ha centrado en cuestiones humanitarias y buscando compromisos siempre que sea posible, incluso en casos legales que Rusia ya ha perdido en los tribunales internacionales.

En contraste, el presidente Poroshenko priorizó la agenda de seguridad como una condición previa para cualquier acuerdo político, encapsulado en la noción de «no hay elecciones sin garantías de seguridad». Esto se centró en recuperar el control de la frontera y la desmilitarización de los territorios controlados por los separatistas. Al mismo tiempo, Poroshenko buscó medidas correctivas para la agresión rusa a través de los tribunales internacionales.

Kiev está probando las verdaderas intenciones del Kremlin con una serie de pequeños pasos sin comunicar claramente sus objetivos generales. Esto ha provocado una considerable inquietud social, manifestada por manifestaciones en Kiev y otras ciudades como parte de la campaña «Sin capitulación». Esta ola de críticas obligó al equipo de Zelenskyy a nombrar ciertas líneas rojas, que prometió que no cruzaría («no intercambiamos territorios y personas») en busca de la resolución de conflictos.

Otros asuntos clave, como las relaciones de Ucrania con la UE, la futura membresía en la OTAN, los problemas de idioma y cualquier posible «estatus especial» para Donbas, se han dejado sin definir.

Dos meses después de la cumbre de Normandía, el número de víctimas no ha disminuido. Es cada vez más difícil para Zelenskyy argumentar que la retirada del ejército de Ucrania de la línea de contacto en tres lugares, que era una condición previa para la reunión de Normandía Cuatro de diciembre, es una forma de lograr la paz.

Los separatistas continúan obstaculizando significativamente la misión de monitoreo especial de la OSCE, no se observa un alto el fuego completo y hay numerosos informes de movimientos de armas pesadas más cerca de la línea de contacto en las áreas fuera del control de Kiev. Estos problemas son particularmente problemáticos ya que el control sobre la frontera con Rusia es esencial para la desmilitarización de las «repúblicas populares», lo cual es un requisito previo para la reintegración segura de estas áreas.

La realización de elecciones locales en otoño de 2020 es una prioridad para el nuevo equipo, pero está claro que incluso si Ucrania recupera el control de su frontera, la presencia de personal militar ruso y armamento en Donbas amenaza la posibilidad de elecciones libres y justas (que a su vez plantean la cuestión de cómo garantizar la integridad de los votos) .

La estrategia de Rusia

Entonces, a pesar de la retórica pacífica de Zelenskyy, sus esperanzas y ambiciones, sus planes están lejos de ser realizados o, de hecho, realizables. Esto se debe a que estos planes están en desacuerdo con el objetivo estratégico de Rusia, que es que se le otorgue a Donbas un estado por el cual es de jure dentro de Ucrania, pero de facto bajo control e influencia rusos.

La aparición de Zelensky en los medios de comunicación en París en diciembre de 2019 no pudo ocultar el hecho de que las conversaciones de Normandía Cuatro expusieron la debilidad de la posición de Ucrania y la creciente influencia del enfoque de Rusia, particularmente en el contexto de un Reino Unido y Estados Unidos desconectados, una Alemania cada vez más cansada de este conflicto, y un presidente francés que busca acomodar las preferencias rusas.

De hecho, Vladimir Putin pudo aprovechar la oportunidad de aplicar su fórmula preferida para llevar a cabo la política exterior: interacciones informales altamente personalizadas, que buscan concesiones políticas específicas de un socio acorralado y que carecen de soluciones transparentes, estables y basadas en la ley. La reunión de París de los Cuatro de Normandía en diciembre de 2019 demostró claramente que simplemente sentarse y hablar con Putin no es una píldora mágica para poner fin al conflicto, una idea frecuentemente expresada por Zelenskyy.

En 2020, la pista más sólida sobre cuáles podrían ser los planes de Putin para Ucrania es el nombramiento de Dmitry Kozak como el curador principal del ‘archivo de Ucrania’ (es decir, Donbas y Crimea), en reemplazo de Vladislav Surkov, su antiguo competidor para el papel. . La próxima reunión de Normandía se espera para abril de 2020, y Kiev debería estar al tanto de las posibles dificultades.

Mientras que algunos perciben a Kozak como una contraparte más pragmática y menos agresiva, su pasado cuenta una historia diferente. De hecho, fue el arquitecto de la estrategia a largo plazo para Moldavia, que se centró en la federalización de Moldavia y la reincorporación de la región separatista de Transnistria a Moldavia.

La presencia de fuerzas militares rusas estacionadas en el terreno equivale a «persuasión armada», utilizando una presencia militar para exigir concesiones políticas de Moldavia. El llamado «memorando de Kozak», que reescribe de facto la constitución de Moldavia, contiene una explicación detallada de esa estrategia.

Kozak podría intentar ofrecer una situación similar para Ucrania. Se pone menos énfasis en términos específicos (federalización versus estatus especial) pero los objetivos generales no han cambiado desde 2014, de la misma manera que han estado en Moldavia desde 2003. Kozak es un hombre que puede jugar el juego largo, mientras que el equipo del presidente ucraniano persigue éxitos rápidos sin calcular riesgos a largo plazo. Esta podría ser una combinación peligrosa.

El «enfoque centrado en el ser humano» para resolver el conflicto seguido por el presidente Zelenskyy es un arma de doble filo. El enfoque en los asuntos humanitarios y la preparación para grandes compromisos son claras señales positivas para los socios y partidarios occidentales del partido Siervo del Pueblo de Zelenskyy. Pero priorizar las cuestiones humanitarias sobre las consideraciones de seguridad nacional podría llevar fácilmente a Ucrania a una trampa rusa, que no depende tanto de un asalto militar masivo sino que prevé un control progresivo sobre el futuro de Ucrania como su objetivo final.



Acerca de

Esteban Prieto se especializa en temas de Marketing Digital, SEM, SEO, email marketing, transformación digital, Google Ads, Google Search, YouTube, estadisticas y mucho mas.