Polémica por intención de eximir a las FARC de cargos terroristas

Y agregó: “La administración [de Biden] debería cambiar de rumbo ”.

Por su parte, la congresista republicana María Elvira Salazar, representante por Florida, dijo que las “FARC son narcoterroristas comunistas que asesinan a civiles, periodistas, políticos y niños” y que, si efectivamente la organización es eliminada de la lista, “los blancos House está señalando que no están tan mal “, escribió en Twitter.

Para Salazar, un legislador que representa el distrito 27 donde vive una gran comunidad colombiana en Miami-Dade, El anuncio “favorece” al candidato de izquierda colombiano Gustavo Petro, quien fue miembro de la guerra de la M-19 y está cerca de los regímenes de Venezuela y Cuba.

El gobierno de Estados Unidos notificó al Congreso su intención de sacar a las FARC de su lista negra de organizaciones terroristas extranjeras, según una fuente parlamentaria.

Esta decisión se produjo en vísperas del quinto aniversario de los llamados acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, que derivaron en el supuesto desarme y disolución de la guerrilla más poderosa de América.

“Puedo confirmar que el gobierno envió hoy una notificación al Congreso informándonos que van a sacar a las FARC de la lista de organizaciones terroristas”, dijo la fuente.

Asimismo, el grupo republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes tuiteó que “levantar prematuramente la designación de las FARC como organización terrorista es un ejercicio de apaciguamiento”.

Deberías leer:   Incendios forestales en California mataron miles de secuoyas

Luego agregaron: “No han tenido remordimientos ni actos de contrición por su actual narcoterrorismo contra colombianos y estadounidenses inocentes. Nuestros aliados regionales merecen algo mejor de este gobierno. “

Anteriormente, el portavoz de la diplomacia estadounidense, Ned Price, se había limitado a decir que el Departamento de Estado ha entregado al Congreso “una notificación con las próximas medidas” que tome Washington con respecto a las FARC.

La organización había estado en la lista negra de Estados Unidos desde 1997.

Figuras preocupantes

Las cinco décadas de violento conflicto armado entre las FARC y el Estado dejaron miles de historias de horror: asesinatos selectivos, abusos sexuales, torturas, secuestros y desapariciones.

En detalle, estas son las cifras: 220.000 muertos documentados, 5,7 millones de desplazados en zonas rurales, más de 25.000 desaparecidos y casi 30.000 secuestrados.

Las cifras provienen del informe “¡Ya basta! Colombia: memorias de guerra y dignidad”, elaborado por 18 investigadores a lo largo de seis años para el Centro Nacional de Memoria Histórica. Recopila datos de 1955 y se publicó hace 3 años. La peor parte la soporta la población civil.

– Asesinatos documentados: 220.000. Otros estudios apuntan a casi un millón de víctimas, 953.730 muertes, cifra que incluiría tanto a los muertos en combate como a las ejecuciones.

– Civiles muertos (1955-2012): 177.307.

Deberías leer:   Argentina justifica restricción de compra de pasajes al exterior

– Terroristas y militares muertos (1958-2012): 40.787.

– Desplazamientos forzados (1985-2012): 5.712.506. Al menos 327.000 colombianos tuvieron que salir del país, en su mayoría a Ecuador.

– Secuestros (1970-2010): 27.023. (Otras fuentes hablan de 40.577).

– Desapariciones forzadas (1985-2012): 25.077.

– Víctimas de minas (1985-2012): 10.189. Otros estudios elevan la cifra a 13.305. Minas que han sido colocadas por agentes del Estado, guerrilleros e incluso paramilitares.

– Masacres (1980-2012): 1.982.

Otros estudios proporcionan cifras sobre otros delitos:

– 258.331 colombianos han sufrido amenazas de las FARC.

– 11.037 víctimas de violencia sexual.

– 96.627 víctimas del patrimonio, despojadas de sus bienes y tierras.

– 7.738 niños, niñas y adolescentes reclutados para participar directamente en la guerrilla. Las FARC se han comprometido a no reclutar más y entregar a los que mantiene en sus filas, con lo que aún no ha cumplido.

Acciones reprobables

Hace al menos un mes, el Ejército colombiano señaló a los disidentes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por retener a 180 soldados en Tibú, en la región fronteriza con Venezuela, el 28 de octubre, y seguirían retenidos como rehenes. dos de ellos, identificados como Jeison Martínez Tapias y Leonardo Dávila.

El comandante del Ejército en la zona, general Fabio Caro, informó sobre lo ocurrido en declaraciones a la emisora ​​Blu Radio y señaló específicamente al líder guerrillero conocido como “El Mocho Olmedo”.

Deberías leer:   la atención debe ser para los que siguen en Cuba

El alto funcionario destacó que el soldado secuestrado, Martínez Tapias, se encontraba realizando labores humanitarias, pero ahora se encuentra en manos del Frente 33 de las FARC. En cuanto a Leonardo Dávila, Caro destacó que fue secuestrado mientras realizaba un transporte para una misión médica.

Medios colombianos informaron que los 180 soldados fueron detenidos por campesinos dedicados al cultivo de coca cuando realizaban su labor. El ejército monitoreó la infraestructura petrolera en la región y apoyó unidades manuales de erradicación de cultivos.

Dirigentes del grupo guerrillero supuestamente disuelto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aceptaron ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), su responsabilidad por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad relacionados con el secuestro de más de 21.000 personas.

El tribunal que surgió del acuerdo de paz con las FARC, firmado en 2016, los había llamado a responder por estos delitos.

Ocho altos mandos de la que fue la guerrilla más poderosa del continente fueron imputados por los hechos ocurridos entre 1990 y 2016, cuando secuestraron a 21.396 personas.

Entre esos comandantes se encuentran Rodrigo Londoño, líder del partido de izquierda “Comunes” que surgió del acuerdo, y los congresistas Pablo Catatumbo y Lozada, que ocupan dos de los diez escaños en el Parlamento otorgados al partido.