Por qué América Latina es la región más golpeada por la pérdida de empleos en la pandemia

La pandemia del covid-19 obligó al cierre de millones de micro, pequeñas y medianas empresas en América Latina y el Caribe y generó pérdida de empleo más severa que en cualquier otra región del mundo. Y es una situación que será muy difícil de revertir en el corto plazo.

Así lo advierte un informe publicado este lunes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre las perspectivas sociales y de empleo para 2022.


Según el análisis, la recuperación del mercado laboral regional irá a la zaga de la reanudación del crecimiento económico (respecto al periodo previo a la pandemia) y la calidad del empleo generado podría ser menor que antes de la crisis sanitaria.

“América Latina y el Caribe es la región para la cual las proyecciones son menos optimistas y esto se debe a una variedad de razones, pero en resumen no prevemos un regreso de los principales indicadores a donde estaban en 2019 antes de 2023, en menos”, dijo el director del Departamento de Investigación de la OIT, Richard Samans, en conferencia de prensa.

Deberías leer:   el gobernador había aprobado varias leyes para flexibilizar el acceso a las armas

Golpe a las pymes

El informe indica que la destrucción de empleo y la reducción de jornada ha sido tremendamente más alto entre las pequeñas empresas que entre las grandes empresas.


Las mujeres, los jóvenes, las personas poco calificadas y los inmigrantes también se han visto afectados de manera desproporcionada en términos de perspectivas laborales.

Prácticamente todos los indicadores muestran la tensión en el mercado laboral latinoamericano.

Una mujer que perdió su trabajo por la pandemia, en su casa de Medellín, Colombia. Foto: AFP

Cifras que preocupan

Si la participación de la fuerza laboral fue del 62,7% en 2019 en América Latina, el año pasado fue del 60,2%, este año será del 61%.

La tasa de paro se disparó del 7,9 % antes de la pandemia al 10 % el año pasado, desde donde las estimaciones apuntan a que caiga al 9,3 % este año y al 8,8 % en 2023.

Las mujeres latinoamericanas fueron las más afectadas, con una tasa de participación laboral del 49,4 % este año, en comparación con el 51,1 % de 2019, mientras que la tasa de desempleo femenino aumentó del 12,3 % al 14,8 %.

Deberías leer:   Canadá prohíbe equipos de Huawei en redes 5G y ordena retirarlos para 2024

Según los economistas de la OIT, el empleo no seguirá la misma tendencia positiva de crecimiento económico, que fue del 6% para la región en 2021, en parte impulsada por el comercio internacional positivo para Brasil y las repercusiones favorables en México de una mayor demanda en los Estados Unidos.

Mientras tanto, la recuperación de las economías caribeñas dependientes del turismo, cuyo producto interno bruto ha disminuido en algunos casos hasta en dos dígitos, irá de la mano de la cobertura de vacunación y el levantamiento de las restricciones a los viajes internacionales.

Imagen mundial

A nivel mundial, la prolongación de la pandemia y la incertidumbre que sigue generando ha hundido las previsiones de recuperación del empleo en el mundo para este año, en el que se proyecta que habrá una reducción de 52 millones de empleos a tiempo completo respecto al último trimestre de 2019, lo que duplica el déficit de horas trabajadas que había previsto la OIT.

Deberías leer:   Gabriel Boric envía militares al sur y choca con sus aliados comunistas

La estimación anterior para el año completo de 2022 era de una pérdida de 26 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

Una fila frente a un centro de distribución de alimentos en Río de Janeiro, en marzo de 2021. Foto: AFP

Una fila frente a un centro de distribución de alimentos en Río de Janeiro, en marzo de 2021. Foto: AFP

La consecuencia es que en el año que ha comenzado el número de horas trabajadas será un 2% menos que antes de la pandemia y esto se debe a que el mercado laboral sigue sufriendo los efectos de la crisis sanitaria.

Sin embargo, este no es el peor pronóstico del estudio realizado por el organismo técnico de Naciones Unidas, ya que la recuperación asimétrica que se ha comenzado a ver -entre países de altos y bajos ingresos, dentro de ellos y entre sectores de sus economías- ya se ha producido. comenzado a causar “efectos colaterales a largo plazo que podrían descarrilar la recuperación”.

El autor es periodista de la agencia EFE

CB