Por qué Kodak se disculpó con China por una publicación de Instagram

Ozan Kose / Getty

La región china de Xinjiang se ha convertido en un tema cada vez más tenso tanto para los líderes mundiales como para las empresas internacionales. Según los informes, más de 1 millón de musulmanes uigures han sido detenidos en campos de trabajo de “reeducación” dentro del territorio. China se ha vuelto más sensible a las acusaciones de abuso de derechos humanos y genocidio, como declaró el Departamento de Estado de EE. UU. en enero, y a menudo reacciona agresivamente a tales cargos.

Kodak se ha convertido en la última empresa en navegar por el atolladero de expectativas establecidas por Occidente y China. La compañía publicó brevemente una serie de fotos de Xinjiang en Instagram, antes de eliminar rápidamente las fotos y ofrecer una disculpa después de la reacción violenta de algunos usuarios chinos. Se trataba de un pie de foto escrito por Patrick Wack, el fotógrafo detrás de la serie, que llamó a la región una “pesadilla orwelliana”.

Wack visitó la región en numerosas ocasiones entre 2015 y 2019 y sus fotografías aparecen en un próximo libro, llamado Dust. Kodak, cuyas cámaras usa Wack para su trabajo, publicó una selección de sus fotos en su cuenta de Instagram, vinculadas a la cuenta de Wack, donde los usuarios podían leer la siguiente leyenda sobre la región de Xinjiang:

“En los últimos años, la región ha estado en el centro de una protesta internacional tras el encarcelamiento masivo de su población uigur y otras minorías musulmanas”, dice el pie de foto. “Este cuerpo de trabajo captura una narrativa visual de la región y es un testimonio de su abrupto descenso a una distopía orwelliana”.

La sección nacionalista de la población de China, incitados por la retórica estatal y los medios locales, ven la crítica occidental a Xinjiang como inventada o exagerada con el propósito de frenar el ascenso de China. Cada vez más, las empresas internacionales se ven obligadas a elegir entre clientes de Occidente y su creciente y lucrativa base de clientes en China. Empresas como Nike han sido presionadas desde el oeste para limpiar sus cadenas de suministro de algodón de Xinjiang y criticadas en China por hacerlo. H&M vio caer sus ventas en China después de que la compañía sueca se pronunció en contra del uso de algodón de la región.

La publicación de Wack se convirtió en un gran tema de conversación en Weibo, una plataforma de redes sociales china similar a Twitter. “No compre Kodak”, decía una publicación, “Kodak apoya el trabajo de los fotógrafos que difaman deliberadamente la represión de China a las minorías étnicas en Xinjiang”. La respuesta de los funcionarios chinos no está clara, pero las publicaciones estatales chinas publicaron artículos críticos con Kodak. “No es raro que Occidente exagere sobre el tema de Xinjiang bajo la instigación de las fuerzas anti-China encabezadas por Estados Unidos”, se lee en un artículo del Global Times. Kodak sacó las fotos días después y emitió un comunicado en el que se disculpaba “por cualquier malentendido u ofensa que pudiera haber causado la publicación”.

Kodak fue más deferente en una declaración separada que publicó en la plataforma de redes sociales china WeChat. “Durante mucho tiempo, Kodak ha mantenido una buena relación con el gobierno chino y ha estado en estrecha cooperación con varios departamentos gubernamentales … Nos mantendremos bajo control y nos corregiremos, tomando esto como un ejemplo de la necesidad de precaución, “, se lee en el comunicado, traducido por Hong Kong Free Press.

“Este es solo otro ejemplo patético de cómo las empresas están dispuestas a autocensurarse, incluso con un genocidio cultural en curso, solo para mantener el acceso al mercado chino”, dijo William Nee, coordinador de investigación y defensa de la Red China de Defensores de Derechos Humanos.

“Las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos en todas sus operaciones comerciales y, para una empresa como Kodak, esto incluye respetar el derecho a la libertad de expresión de quienes utilizan su película”.

Los abusos contra la población uigur de Xinjiang se han publicitado cada vez más en los últimos años. Con la esperanza de reprimir el sentimiento separatista, las autoridades chinas han detenido a más de un millón de uigures en “campos de reeducación”. El estado ha sido acusado de usar DIU, anticonceptivos y esterilización para reducir la tasa de natalidad. En enero, el Departamento de Estado de EE. UU. declaró el trato de China al “genocidio” de Uigur.

“El gobierno chino debería darse cuenta de que está jugando con un arma de doble filo al presionar a las empresas en Xinjiang”, dijo Nee. “Por un lado, la mayoría de las empresas se someterán obedientemente a corto plazo. Pero, por otro lado, estos casos atraen la atención generalizada de los responsables políticos y los consumidores occidentales sobre los riesgos de estar atados al mercado chino”.

Se contactó con Kodak para obtener comentarios adicionales, pero no respondió de inmediato.

Deberías leer:   Alexa finalmente obtiene un nuevo nombre y voz: cómo cambiarlos en su Amazon Echo