Presionado por las críticas, el vicepresidente de Bolivia finalmente se vacuna contra el covid

El vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca, filósofo aymara apegado a la medicina tradicional andina, no pudo con la presión social y el lunes finalmente recibió la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Choquehuanca busca así acabar con la polémica, cuando la obligación de exhibir la certificado de vacunacion contra Covid-19 antes del mayor escalada de infecciones desde el inicio de la pandemia.


Fiel a sus creencias, el vicepresidente de 60 años fue rociado con el humo de un incienso por un yatiri, un sacerdote aymara, como limpieza.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, le entregó la vacuna china Sinopharm en una céntrica plaza de La Paz, a primera hora de la mañana.

“Queremos saludar el cumplimiento de la normativa de nuestro hermano David Choquehuanca”, dijo el ministro de Salud.


Tenemos que proteger y cuidar la salud de nuestra gente con las dos medicinas: la farmacología y la tradicional y ancestral contra el coronavirus. Me infecté en 2020 y me superé con la medicina tradicional, incluso tomé dióxido de cloro. La segunda vez no fue tan fuerte y lo superé con la medicina tradicional. Llamo a la población a protegerse ”, dijo Choquehuanca en declaraciones a medios locales.

Choquehuanca estuvo la semana pasada en el ojo de la controversia por no haber sido vacunado, algo que le valió críticas de la oposición y de su propio partido, el gobernante Movimiento por el Socialismo (MAS), ya que se entendió que su actitud contradecía la política estatal de vacunación ante la aguda cuarta escalada de la pandemia. .

Pase de salud y controversia

El lunes, miles de personas en todo el país acudieron en masa a los puestos de vacunación contra la requisito de mostrar el pase de salud en oficinas, bancos, mercados y parques, entre otros.

Cerca de 22 millones de vacunas, el doble de la población y en gran parte donadas, llegaron al país, incluidos Sputnik V, Sinopharm, AstraZeneca, Jansen, Pfizer y Moderna, pero eEl nivel de vacunación con dos dosis es del 38,74%, según el sitio Our World in Data.

Deberías leer:   Corea del Norte disparó un nuevo misil, el tercero en una semana

Las iglesias evangélicas y los sindicatos indígenas rechazaron la obligación de portar un pase de salud. “No estamos en contra de nuestro gobierno, pero esa obligación no fue consultada con nosotros, la medicina tradicional prevalece en las zonas rurales”, dijo el líder José Luis Chura.

“No vamos a acatar el decreto amenazado. La vacuna no puede ser obligatoria, la constitución garantiza la libertad y Dios dice que hay quienes dictan leyes injustas”, se quejó el pastor Luis Aruquipa, del Consejo Nacional Cristiano de Iglesias Evangélicas. .

Una mujer muestra su certificado de vacunación para ingresar a un banco en La Paz, este lunes.  Foto: AFP

Una mujer muestra su certificado de vacunación para ingresar a un banco en La Paz, este lunes. Foto: AFP

Explosión de caso

El ministro de Sanidad señaló que la semana pasada se han registrado “más caos en el país a lo largo de la pandemia”, ya que durante tres días consecutivos se superaron las infecciones de las tres oleadas anteriores hasta llegar a casi 8.000 nuevos casos diarios.

Sin embargo, Auza destacó que la tasa de letalidad fue de solo el 0,8% en esta cuarta escalada epidemiológica y que hasta el momento no ha habido un colapso de los centros de salud.

Deberías leer:   la ONU pide una ayuda récord de 5.000 millones de dólares

Las autoridades atribuyen la escalada a la variante delta y aseguran que no se confirma la presencia de omicron en el país, pero expertos cuestionan esa versión.

El ministro de Educación, Edgar Pary, dijo que no era seguro para los estudiantes regresar a las aulas el 1 de febrero, cuando estaba programado el inicio del año escolar, debido a la escalada de infecciones.

En 21 meses, la pandemia acumuló 614,941 contagios y 19,733 muertes en Bolivia hasta el domingo.

Fuente: AP

CB