Prevenir el bullying es responsabilidad de todos 

El miedo a las represalias, tras denunciar los malos tratos a los que era sometido su hijo, obligó a Carrillo a tomar otras acciones: “Lo primero que voy a hacer es [solicitar] una orden de restricción, ellos [los agresores] tienen el descaro de seguir burlándose, desafiando, amenazando y están adaptados para imponer el miedo, pero no me voy a quedar tranquilo, no me voy a callar ni a parar hasta que sean castigados. Hay algo raro, el informe viene con los nombres de los agresores tapados. La escuela ha estado en silencio, dicen que ya tomaron medidas disciplinarias, pero no dijeron nada más al respecto, dicen que están esperando una respuesta del distrito escolar. Pero no van a contestar, yo misma he llamado infinidad de veces y siempre me dicen que no están disponibles”, denunció Carrillo en su entrevista.

Sobre su hijo, aseguró que se siente aislado y temeroso, pero que los padres y las instituciones deben ser responsables y consecuentes ante la injusticia y el mal comportamiento: “Tiene que haber un freno, no lo han puesto. No hay respeto, ¿por qué agarrar a mi hijo porque hablaba raro o no hablaba inglés o tenía problemas para comunicarse? Yo creo que fue eso, no se me ocurre otra cosa, somos violencia cero, mi hijo es incapaz de siquiera responder a un ataque. Eso no lo acepto, no renové el contrato de la casa y me dijo: Mami, ¿y si vienen y te tiran? Cambié la rutina, fui a un hotel, tuve que cambiar de colegio, tuve que hacer gastos, llevarlo a urgencias del hospital.


Sobre el tema, en conversación con DIARIO LAS AMERICAS, la abogada Laura Quintero, a cargo del caso, dijo: “Este caso actualmente está abierto y está siendo manejado por la oficina del condado de Osceola. Este delito involucra a menores cuyo registro no es público. En Estados Unidos, en cualquier delito, el Estado es el que acusa a los agresores y no a las víctimas. En este caso, al involucrar a menores, la información está protegida por la ley de menores”.

Las cifras de abuso y intimidación en los centros de estudiantes, por lo que es necesario estar preparado en caso de verse envuelto en un escenario como este. Identificar las herramientas y contar como guía a seguir en la búsqueda de resultados.

Quintero insiste: “Si eres víctima de bullying, lo primero que debes hacer es hablar con tus padres o tutores legales. Estas personas pueden acudir al rector de los colegios o escuelas para alertar a las autoridades de dichas instituciones para que actúen correcta e inmediatamente. Las autoridades de los colegios y escuelas deben abrir una investigación y determinar si alguna persona puede ser suspendida. Si hay alguna agresión física, se debe hacer una denuncia con la policía para que esta agencia haga una investigación criminal en contra de los agresores y si es positivo, pueden trasladar el caso a la oficina estatal de ese condado para que analicen si ellos van a denunciar penalmente a los agresores”.

En el caso específico de Luis Alejandro Osechas, el joven agredido, la madre argumenta que el flagelo de la discriminación pudo haber sido el detonante de los hechos.

En el caso de ser inmigrante, “debes contactar a un abogado de extranjería ya que puede haber recursos para obtener un estatus legal en este país si eres víctima de un delito y colaboras con las autoridades”, agrega Quintero.

Deberías leer:   Congreso estatal adopta regulaciones sobre seguridad de condominios

La preocupación de Carrillo es la seguridad de su hijo: “Llevaba 9 años de tratamiento en Venezuela, el neurólogo me dijo que eso es un trastorno y debo cuidar que no se golpee la cabeza y en las tres ocasiones que lo golpeó todo los golpes fueron en la cabeza estoy en remision del cancer tengo que estar sumamente tranquilo y mirar todo lo que he tenido que pasar ese chico (el agresor) no es la primera vez que hace eso si paso tres veces con mi hijo, Dios sabe cuántas veces más ha pasado con otros”, cuestiona Carrillo.

darlyn carrillo

Merlyn Carrillo, madre de Luis Alejandro Osechas Carrillo, el adolescente venezolano de 16 años con trastorno del espectro autista y víctima de agresión física en una escuela secundaria de Florida

Merlyn Carrillo, madre de Luis Alejandro Osechas Carrillo, el adolescente venezolano de 16 años con trastorno del espectro autista y víctima de agresión física en una escuela secundaria de Florida

Yoandy Castañeda Lorenzo/ DLA

El video, presuntamente grabado por una estudiante de Liberty High School en Kissimmee, Florida, que forma parte del Distrito Escolar del Condado de Osceola, salió a la luz el lunes 13 de diciembre en varias cuentas de redes sociales y se puede ver cómo lo tomaron. lo llevó al baño y lo golpeó fuerte en la cabeza. Todavía están esperando un comunicado de la escuela secundaria.

DIARIO LAS AMÉRICAS luego escribió una solicitud a la dirección de la escuela para obtener más detalles sobre lo sucedido. Hasta el momento no se ha recibido respuesta.

En este ámbito, el abogado Quintero advierte: “Si los colegios o escuelas no proceden como lo exige la ley, los padres y la víctima pueden demandar directamente a la Junta de Educación del Estado de manera civil. Si desea obtener más información, debe comunicarse con un abogado de demanda civil”.

Deberías leer:   El petróleo, la peor pesadilla para la Casa Blanca

Mientras tanto, aunque para muchos se trata de un fenómeno aislado, lo cierto es que los tentáculos del bullying se extienden considerablemente.

El acoso es generalizado en los EE. UU. y puede variar en magnitud y tipos según las comunidades y la demografía, pero tiene un impacto negativo irreductible en todos los jóvenes involucrados (víctimas, acosadores y quienes los rodean). .

Según datos de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), 1 de cada 5 estudiantes de secundaria informaron haber sido intimidados en un campus escolar el año pasado y es uno de los problemas de disciplina más comunes en las escuelas. Aproximadamente el 12% de las escuelas públicas reportan al menos una incidencia por semana. El mayor número de denuncias de acoso proviene de las escuelas intermedias (22 %), en comparación con las escuelas secundarias (15 %), las escuelas de nivel mixto (11 %) y las escuelas primarias (8 %).

Para detectar un caso de bullying o acoso La comunicación es primordial. Como tutor de un niño o adolescente que se queja de ser intimidado en la escuela o por amigos, primero debe identificar el problema, actuar y luego buscar formas de minimizar el daño. En pocas palabras: Conocer, preocuparse, conocer las políticas anti-bullying del colegio (y leyes estatales), denunciar, supervisar respuestas concretas del estudiantado, escalar a autoridades superiores, buscar ayuda legal y psicológica para proteger la salud mental de los víctima.