Proteger los derechos de las mujeres

Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Esta es una crisis profunda que se extiende a nivel mundial. Un dato ilustra su gravedad: en el mundo, una mujer o una niña muere a manos de un miembro de su familia cada 11 minutos.

El 25 de noviembre nos unimos a nivel internacional para reflexionar sobre la violencia de género. La fecha fue elegida por ser el día del asesinato de las hermanas Mirabal, por parte del régimen de Trujillo (República Dominicana, 1960). Ataques como este revelan que las mujeres son vulnerables en múltiples áreas de la vida: familia, pareja, escuela, trabajo y comunidad.

Mujeres de todos los países han experimentado violencia como abuso psicológico, acoso callejero o acoso laboral. Hay casos con consecuencias inimaginables, como la mutilación genital o el matrimonio infantil.

En México, la situación no es diferente. Datos del SESNSP indican que, en 2021, 10 mujeres mexicanas fueron asesinadas en promedio por día. De igual manera, la ENDIREH 2021 del INEGI encontró que 7 de cada 10 mujeres han sufrido al menos un incidente de violencia a lo largo de su vida.

En este contexto, la lucha por la igualdad sustantiva en los espacios de toma de decisiones sigue enfrentándose a difíciles obstáculos. Por eso es relevante que México tipifique como delito la violencia política de género, entendida como aquellas acciones u omisiones que tienen por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de una o más mujeres.

Esta definición ayuda a distinguir acciones que se dirigen contra la mujer “por el hecho de ser mujer”, o casos en los que los efectos sobre la mujer son significativamente mayores que los que se producen sobre el hombre.

Por lo tanto, erradicar la violencia requiere instituciones sólidas y sensibles a los temas de género. Esto también se traduce en mantener relaciones laborales sanas dentro de las organizaciones.

Por ello, algunos órganos electorales han desarrollado políticas para hacer frente a la violencia que pudiera surgir en su interior. En el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), por ejemplo, aprobamos el Protocolo para la Prevención, Atención y Seguimiento de casos de Hostigamiento y Hostigamiento Sexual y Laboral.

Gracias a esta herramienta, ninguna mujer de nuestro instituto verá obstaculizado su desarrollo personal y profesional por exigir una vida laboral libre de violencia. Es nuestro propósito dejar pilares firmes en la vida institucional del Estado de México que promuevan entornos seguros y equitativos para los servidores públicos electorales. La violencia es un lastre que ha frenado el progreso de muchas mujeres líderes.

Hoy, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, desde el IEEM hago un llamado a seguir defendiendo la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres. Aseguremos la construcción de un mundo donde ser mujer no signifique un destino de discriminación y violencia.

POR AMALIA PULIDO
PRESIDENTE DEL INSTITUTO ELECTORAL DEL ESTADO DE MÉXICO
@PULIDO_AMALIA

MBL

Continuar leyendo: Proteger los derechos de las mujeres