PSG, la máquina de perder millones y de quedarse con las ganas de ganar

Paris Saint-Germain ha estado en manos de la Autoridad de Inversiones de Qatar durante más de una década. A fuerza de millones se convirtió en un gigante en Francia -ha ganado 23 títulos desde entonces: 8 Ligas, 6 Copas de Francia, 8 Supercopas y la ya desaparecida Copa de la Liga- y protagonista central en la Champions. Pero la obsesión de la cara visible de la familia real qatarí en el club, el presidente, Nasser Al Khelaifino se ha podido saciar todavia: quiere si o si la orejona. Convertirse en el segundo club francés en lograrlo. El único ganador hasta el momento fue el Olympique de Marsella, en 1993.

En nombre de estos logros, el club de la capital francesa invirtió como ningún otro en la última década. Pero esas inversiones no dejan de terminar en deudas millonarias. Según una encuesta del diario L’Equipe en el último ejercicio contable las pérdidas alcanzaron los 224 millones de euros. Y ahora ya se estima que serán entre 300 y 400 millones.

Curiosamente, según Al Khelaifi, el caso Mbappé y su posible traspaso al Real Madrid se resolvió por cuestiones emocionales. El técnico qatarí lo explicó: «Rechacé 180 y me dijeron que estaba loco, gente de confianza, porque te podías ir gratis, pero lo hice porque estaba seguro de que Kylian Se iba a quedar porque lo conozco bien a él y a su familia, sé lo que quiere. Kylian es muy serio, profesional y quiere ganar, no le importa el dinero. Entiendo que el Madrid esté decepcionado, pero no es justo decir eso de Mbappé».

Jorgelina Cardoso y Angel Di María, tras los festejos por el título de la Ligue 1 conquistado por el PSG. La Juventus lo quiere. Foto: Instagram.

Pero las preguntas del corazón iban acompañadas de un montón de millones de euros. Según lo publicado en La República, Mbappé recibirá 50 millones netos en tres años más otros 100 millones de prima por fichaje.

Las apuestas del PSG suelen traer polémica, sobre todo por parte de sus competidores. Ahora, sobre todo, el Real Madrid, campeón de Europa. Florentino Pérez expresó su malestar por no poder sumar a Mbappé a su galaxia. Y también hubo declaraciones del presidente de La Liga de España, Javier Tebas, sobre el PSG «por incumplir continuamente la normativa vigente de juego limpio financiero», Al Khelaifi respondió con ironía. «¿Quién es Tebas? No conozco a esa persona», dijo. Y sonreía como cuando de vez en cuando ganaba un partido como tenista profesional.

Lionel Messi, acompañado del exdirector deportivo Leonardo, en el momento de la llegada del astro rosarino a París.  Otra gran apuesta económica de Qatar Investment.  (Foto AP/François Mori)

Lionel Messi, acompañado del exdirector deportivo Leonardo, en el momento de la llegada del astro rosarino a París. Otra gran apuesta económica de Qatar Investment. (Foto AP/François Mori)

Khelaifi añadió: «Cada verano es lo mismo. Que si jugamos limpio, que si no respetamos al resto… Sabemos mejor que él lo que podemos hacer y nadie de fuera tiene que decirnos lo que tenemos que hacer». Si lo hacemos es porque podemos. Mira el caso de Messi. Pasó lo mismo, ya dijeron que económicamente era imposible y hemos ganado dinero con Messi. No tiene idea y debería concentrarse en su campeonato porque su campeonato está un poco muerto».

De todos modos, también hay cierta preocupación en el Parque de los Príncipes. Y habita una certeza: habrá que cortar el plantel. Y ya aparecen algunos nombres: Areola, Pablo Sarabia, Rafinha, Sergio Rico y Kalimuendo son los primeros de la lista. Pero hay pocos intocables. ¿Y los argentinos? Lionel Messi seguirá, por supuesto. Ángel Di María quiere a la Juventus. Leandro Paredes pretende seguir más allá de las ofertas por él, pero no es una certeza. Mauro Icardi es un desconocido por lo que costó (50 millones de euros), por su sueldo y porque su rendimiento no estuvo a la altura. Algo similar sucedió con Georginio Wijnaldum.

La otra gran duda es qué pasará con Neymar. Preguntado por el brasileño, el presidente generalizó: «Se espera que todos los jugadores hagan más que la temporada pasada. Mucho más. Tienen que estar al 100%. Está claro que no hemos sido lo suficientemente buenos para llegar lejos». El PSG ganó cómodamente la Ligue 1, pero paró en los octavos de final de la Champions League y la Copa de Francia. Poca gloria para tanto dinero.

El PSG celebra una nueva Ligue 1, la de la temporada 21/22.  Desde la llegada de los cataríes, han conquistado 23 títulos locales entre Liga y Copas.  Pero fracasó en Europa, su obsesión.  (Foto de Anne-Christine POUJOULAT / AFP)

El PSG celebra una nueva Ligue 1, la de la temporada 21/22. Desde la llegada de los cataríes, han conquistado 23 títulos locales entre Liga y Copas. Pero fracasó en Europa, su obsesión. (Foto de Anne-Christine POUJOULAT / AFP)

La salida de Mauricio Pochettino es casi segura. Ya no se habla de él y sí de sus posibles recambios. El elegido es Christophe Galtier, actual entrenador del Niza. Cuando se acuerde la terminación del argentino los franceses se harán cargo de este campus en días de reconstrucción. Ya se conocen las cifras de su contrato: 25 millones de euros.

Un antecedente curioso: en 2000, Marcelo Gallardo, que jugaba en el Mónaco, chocó con Galtier, que era ayudante de campo del Olympique de Marsella. En el descanso del enfrentamiento, el actual entrenador del Niza agredió al Muñeco en el túnel camino al vestuario. Luego de eso, el ahora entrenador de River fue suspendido por una fecha, mientras que Galtier recibió una suspensión de seis meses.

En ese contexto de millones invertidos y millones perdidos, Khelaifi ofreció públicamente un mensaje de austeridad: «Debemos ser realistas. ya no queremos bling bling. Es el fin de las lentejuelas. Tenemos que ser humildes de nuevo«.Cuál es el bling bling? Es un término que surgió del sonido que hacen las joyas de metal cuando chocan entre sí. Sinónimo de vida lujosa y ostentosa. Como la de Khelaifi, el hombre que vive obsesionado con abrazar a esa Champions que siempre lo deja esperando…