Qué consecuencias tiene que el núcleo de la tierra deje de girar o cambie de dirección

Según un nuevo estudio, el núcleo interno de la Tierra puede haber dejado de girar recientemente en relación con la superficie, como parte de un ciclo de décadas. El pánico cundió esta semana por las redes sociales, con razón, hay que reconocerlo.

Con miles de kilómetros de roca de por medio, es difícil saber exactamente qué sucede en el centro de la Tierra. Los científicos tienen que estudiarlo indirectamente midiendo cambios en el campo magnético, cristales antiguos o cómo se propagan las ondas sísmicas. de los terremotos a través de las diferentes capas.

Y esto ha ayudado a los geólogos a aprender nuevos detalles, como si el núcleo pudiera estar hecho de una aleación de hierro superiónico. Ahora, un nuevo estudio ha llegado a una conclusión sorprendente: que, en relación con la superficie de la Tierra, el núcleo interno dejó de girar alrededor de 2009.

Esto podría ser posible porque el núcleo interno es una bola de hierro más o menos sólida que flota en un núcleo exterior líquidopor lo que su rotación no está necesariamente ligada a la del resto del planeta.

Origen de la investigación del núcleo de la Tierra

Los investigadores, de la Universidad de Pekín, analizó las ondas sísmicas de los terremotos que han atravesado el núcleo interno desde la década de 1960investigando las diferencias en la apariencia de estas ondas y el tiempo que tardan en propagarse.

Curiosamente, encontraron que durante décadas los tiempos de propagación de estas ondas variaron de una manera específica, pero a partir de 2009 esta variación prácticamente desapareció. Los tiempos de viaje se han mantenido estables, lo que, según el equipo, indica que la rotación del núcleo se ha detenido.

Detectan una señal de radio de la galaxia más distante jamás conocida, a 8.800 millones de años luz de la Tierra.

Esto no significa que no esté girando en absoluto., pero que la rotación del núcleo coincide básicamente con la de la superficie. A veces, el núcleo puede acelerar o retrasarse con respecto a la superficie, pero incluso entonces la diferencia es mínima. Sin embargo, con el tiempo puede aumentar de modo que el núcleo se desincronice con la Tierra.

El equipo va un paso más allá y afirma que el estudio podría indicar que el núcleo ahora está girando en la dirección opuesta. Pero, de nuevo, eso no significa exactamente lo que parece, sino que la desaceleración de la rotación del núcleo hace que parezca estar retrocediendo en relación con la superficie.

Planeta Tierra

Consecuencias para la Tierra: ninguna

Según los investigadores, todo esto es parte de un ciclo de 70 años. Afirman haber encontrado evidencia de que la inversión anterior tuvo lugar a principios de la década de 1970 e incluso podría coincidir con otros cambios observados en los ciclos de la Tierra, como el campo magnético y la duración del día.

La causa de este ciclo podría ser varias fuerzas principales que compiten entre sí. El campo magnético generado por el núcleo externo podría estar acelerando el giro del núcleo interno, mientras que la enorme influencia gravitatoria del manto podría arrastrarlo y ralentizar su giro.

Marte

Por supuesto, y como en cualquier campo científico, nada está escrito en piedra y otros científicos no están de acuerdo con las conclusiones del nuevo estudio. Pero aun así, casi todos los expertos coinciden en que esto no cambiará nuestro planeta. No en tiempo humano.

Los científicos explican que este cambio es normal, que suele ocurrir de vez en cuando y que no afectará en absoluto a nuestro planeta. De momento no cambiará nuestro campo magnético ni convertirá a la Tierra en un lugar inhóspito. Y lo del día perdiendo un milisegundo está por ver.

Con información de Telam, Reuters y AP