¿Qué desató las mayores protestas en décadas en Panamá?

Desde hace tres semanas, Panamá enfrenta las mayores protestas sociales en décadas, cuyo catalizador fue el aumento cada vez mayor de los precios de los combustibles y los alimentos. Mientras continúa el descontento en las calles, se suman otros reclamos, como los altos costos de los medicamentos y los bajos salarios en un país con alta desigualdad, según las estadísticas.

sindicatos de docentes encendieron la mecha de las protestas al declararse en paro indefinido ya ellos se sumaron otras organizaciones y gremios -como el de la construcción-, grupos indígenas y ciudadanía en general.

Los cierres, incluida la carretera internacional Panamericana, están provocando escasez de alimentos, combustible y oxígeno en los hospitales, según las autoridades.

Decenas de personas cruzan una vía que permanece cerrada por los manifestantes en Ciudad de Panamá. Foto EFE

¿Qué son los requerimientos?

La gota que colmó el vaso fue la subida imparable del combustible desde fines de febrero, lo que según los expertos repercutió en el ya creciente costo de los alimentos. Se disparó el precio del galón de gasolina alrededor del 40%, según estimaciones oficiales y de mercado. Un galón de gasolina se pagaba a casi seis dólares a principios de mes (poco más de dólar y medio el litro).

Economistas estiman que la inflación, que según cifras oficiales llegó a 4,2% en mayo, llegaría a 6,0% en junio por el aumento de la gasolina.

Una ruta que permanece cerrada por los manifestantes al este del área metropolitana de Ciudad de Panamá.  Foto EFE

Una ruta que permanece cerrada por los manifestantes al este del área metropolitana de Ciudad de Panamá. Foto EFE

“Eso es alarmante para Panamá, que no está acostumbrado a eso”, dijo a The Associated Press Rolando Gordón, profesor de economía de la Universidad de Panamá. Aludió a que históricamente este país de más de cuatro millones de habitantes y con el dólar estadounidense como moneda de curso legal siempre estuvo a salvo fenómenos inflacionarios en otros países de la región.

Los gremios de maestros y profesores exigieron el congelamiento y/o reducción de combustibles, un límite de precio de los alimentos y un aumento en el presupuesto para la educación. Ahora también hay reclamos para bajar los precios de los medicamentos, poner freno al desabastecimiento en las farmacias de la entidad del Seguro Social y mejorar los salarios.

En el fondo, dice a la AP el politólogo Miguel Antonio Bernal, las protestas también tienen que ver con una «fatiga» social hacia lo que considera despilfarro en la administración del dinero público y los recurrentes escándalos de corrupción en las últimas décadas.

También menciona la desigualdad «histórica», a pesar de un país de servicios que opera el canal interoceánico y con una capital repleta de rascacielos. Un informe oficial sobre la distribución del ingreso de los hogares en 2015 indicaba que el 10% de las familias más ricas de Panamá tenía 37,3 veces más ingresos que el 10% de las familias más pobres del país.

¿Cómo respondió el gobierno?

El presidente Laurentino Cortizo, quien ingresó el 1 de julio a su tercer año de cinco en el gobierno, anunció inicialmente el congelamiento de la gasolina a $3.95 para todos los ciudadanos, que luego bajó a 3.25 como parte de un acuerdo con dirigentes del paro magisterial, quienes horas después rompieron el consenso.

El barrio de Boca La Caja y los edificios de Punta Pacífica, en Ciudad de Panamá.  Foto EFE

El barrio de Boca La Caja y los edificios de Punta Pacífica, en Ciudad de Panamá. Foto EFE

El gobierno también anunció medidas de austeridad en el gasto y el martes informó sobre sus esfuerzos para hacer que varios medicamentos sean más accesibles.

Las medidas, sin embargo, no han sofocado las protestas. Continúan los cierres de calles en la capital y en las demás provincias del país. El día anterior se viralizó un video de pasajeros caminando con sus maletas por una carretera rumbo al aeropuerto internacional debido a cortes.

Este martes se intentaría lanzar otro diálogo en un pueblo del centro del país, pero el gobierno ha tenido problemas para reunir en una sola mesa a todos los grupos insatisfechos.

¿Cómo está la economía del país?

Luego de figurar como la economía de mayor crecimiento en América Latina a principios de la década pasada -con crecimientos de dos dígitos- se inició un período de contracción que se vio agravado por la pandemia del COVID-19, con una caída del PIB del 20% en 2020, aunque se recuperó al año siguiente, registrando un crecimiento del 15,3% al levantarse las restricciones por la pandemia.

Durante el primer trimestre de 2022 también creció a doble dígito -13,6%- y el paro se redujo hasta casi el 10%, aunque es casi el doble del registrado en 2010, según cifras oficiales. En tiempos de pandemia, la actividad informal también se disparó en casi el 50%, indican las estadísticas.

El gobierno atribuye particularmente el histórico aumento de los precios de los combustibles a la guerra en Rusia y Ucrania, aunque los analistas sostienen que la economía en general estaba en problemas desde hace mucho tiempo.

«Todo esto sucede después de una historia económica no muy buena antes de la década de 2020», dijo a AP el analista y sociólogo Danilo Toro. mala gestión política conduce a un enorme aumento de las necesidades sociales insatisfechas”.

Agencia AP

PB