¿Qué mensaje envían las maniobras militares de Rusia, China e India? El mundo |

China vuelve a participar en los ejercicios militares «Vostok 2022» en el este de Rusia, como lo hizo en 2018. Y esta vez, lo hace con fuerzas aéreas, marítimas y terrestres. Eso demuestra que la cooperación militar entre China y Rusia se está intensificando. En vista de la invasión rusa de Ucrania, esta es una señal importante para Vladimir Putin: a pesar de su brutal guerra, no está completamente aislado internacionalmente. Incluso India ahora está participando en las maniobras. Son precursores de un nuevo orden mundial que se está cristalizando lentamente.

Un interés geopolítico compartido une a las autocracias de Rusia y China: dejar atrás el actual orden mundial, todavía marcado por la preeminencia de Estados Unidos. Sobre todo, la República Popular China aspira, de acuerdo con los planes de Xi Jinping, a haberse erigido como única superpotencia para 2049, 100 años después de su fundación. Putin, por su parte, aspira a volver a someter los territorios del antiguo imperio zarista.

Paralelos geoestratégicos

Ambas autocracias se complementan en el desafío a Estados Unidos, sin obstaculizarse. El ejército ruso está desafiando a Estados Unidos y la OTAN en el Este, especialmente sobre el terreno. China, por su parte, está ampliando su flota en el Pacífico, entre otras cosas, con su tercer portaaviones de fabricación propia. Desde el cambio de siglo, China ha sido superior a Rusia en casi todos los aspectos. La única excepción es el arsenal nuclear ruso. Rusia tiene alrededor de un millón de soldados y China dos millones.

China ya genera el PIB más alto a nivel mundial. Rusia, solo una séptima parte de eso, con un peso similar al de Italia. Tecnológicamente hablando, China lleva mucho tiempo a la altura de Occidente en muchos campos industriales, mientras que Rusia depende principalmente de la explotación de materias primas.

China, a diferencia de India, intenta cada vez más dar forma al orden mundial de acuerdo con sus intereses de seguridad. De manera cada vez más abierta, Xi Jinping deja claro que aspira a la anexión de Taiwán. La firmeza con la que Occidente contenga la invasión rusa de Ucrania será decisiva para la política futura de Pekín, que observa con mucha atención los acontecimientos.

Consecuencias para Estados Unidos, Europa y Ucrania

En vista de la correlación desigual de fuerzas, Estados Unidos se ha centrado durante mucho tiempo principalmente en abordar el desafío chino. Y eso tiene repercusiones hoy en día en la guerra de Ucrania. Dado que Estados Unidos quiere tener todos los recursos disponibles en caso de que el conflicto con China se intensifique, apoya a Ucrania solo lo suficiente para que pueda resistir a Rusia. Pero sin desgastarte demasiado militarmente. Por lo demás, Estados Unidos espera con razón que Europa se rearme considerablemente, para que pueda defenderse y Washington pueda simplemente ofrecer su paraguas nuclear.

Jörg Himmelreich, profesor asociado de la École Supérieur de Commerce de Paris (ESCP), Campus Berlin.

En este sentido, el acercamiento militar chino-ruso concierne directamente a Europa. En especial a Alemania, que tiene en China su principal mercado y principal fuente de materias primas y productos semimanufacturados, y debe procurar que las empresas alemanas no caigan en la dependencia, impulsadas por un miope afán de lucro. Ese fue el dramático error que se cometió con Rusia. Actualmente, existe el peligro de que eso suceda con el grafito de China, un material importante para las baterías. El comercio de materias primas estratégicas ya no es solo una cuestión económica y no conduce a un cambio político, como se creyó erróneamente en Alemania durante años en relación con Rusia.

Por tanto, en la política hacia China será fundamental reducir la dependencia de las empresas alemanas de ese mercado. Eso, naturalmente, presupone que los gobiernos alemanes no se dobleguen ante intereses comerciales coyunturales ni ante el clamor de grupos de presión que advierten del peligro para Alemania como plaza económica. Precisamente eso llevó a la fatal dependencia energética de Rusia.

El Dr. Jörg Himmelreich es profesor asociado en la École Supérieur de Commerce de Paris (ESCP), Campus Berlin.

(er/rml)

Read More: ¿Qué mensaje envían las maniobras militares de Rusia, China e India? El mundo |