Que ni se les ocurra tocar al INE

Este fin de semana, el partido del lopezobradorismo hizo -aunque sin quererlo- lo único socialmente útil que ha hecho en su breve pero desastrosa historia.

Con la inmundicia de sus elecciones internas, organizadas por ellos mismos, plagadas de fraude y hasta de violencia hacia sus propios militantes, Morena nos recordó cómo era votar en México hasta hace unas décadas. Exhibieron cómo serían de nuevo si les permitiéramos reformarlos para capturar al INE ciudadano y devolverle el control al gobierno. Nos confirmaron cuánto vale la pena defender la independencia de nuestro árbitro electoral.

Dicha elección dará como resultado la designación de tres mil diputados al Congreso Nacional de Morena, quienes avalarán temas como la forma de designar a su candidato presidencial. Por eso, para acaparar la mayor cantidad de delegados, las facciones morenistas utilizaron todos los fraudes imaginables contra sí mismos, como se documenta en innumerables videos: compra de votos; llevar con recursos nublados; urna embarazo; condicionar los programas sociales; robo y quema de papeletas; servidores públicos haciendo mapaches, gente golpeándose en la calle.

Varios fundadores de Morena y personas que han apoyado a AMLO durante años, sus enemigos internos les impidieron ser candidatos. Cuando se quejaron, les lanzaron el aparato de propaganda para acusarlos de traidores y conservadores. Una merecida bofetada a la realidad para esos paleros que, durante cuatro años, justificaron todas las ilegalidades del lopezobradorismo, hasta tener que sufrirlas: «el amor se paga con amor», dicen.

Además, el proceso era numéricamente inverosímil, como señaló el analista Alejandro Hope. Si 2,5 millones de personas votaron en 553 puntos, que estuvieron abiertos durante 10 horas, esto significaría que, en promedio, se emitió un voto cada ocho segundos en todos los colegios electorales. Eso es logísticamente irreal y solo puede explicarse por irregularidades generalizadas.

No es nuevo que Morena cometa ilegalidades. Sus encuestas para elegir candidatos (y la actual dirigencia) han sido opacas, tramposas y denunciadas por su militancia; la «revocación de mandato», aunque organizada por el INE, siempre estuvo secuestrada: sabotearon económicamente al Instituto, se llevaron, compraron votos e hicieron campaña con recursos públicos, al igual que en el «juicio a expresidentes» en el que incluso extorsionaron a los SCJN.

Pero este fin de semana se probaron los demonios que aún se pueden desatar. Si se despedazan así entre “amigos” para elegir internamente a un puñado de serviles manojos, qué no estarán dispuestos a hacer en 2024 -incluido el uso de la fuerza pública- cuando el poder real está en disputa, incluida la Presidencia ? , el Congreso Federal y nueve gobernaciones?

Si logran someterse al árbitro electoral con una reforma constitucional, las elecciones en todo México serán como las de Morena. Hoy está más claro que nunca que no podemos entregarles el control de nuestra democracia. Para la oposición y la ciudadanía, defender el INE debe ser un tema innegociable y una causa en torno a la cual construir la unidad. Ni siquiera pienses en tocarlo.

POR GUILLERMO LERDO DE TEJADA SERVITJE
COLABORADOR
@GUILLERMOLERDO

COCHE

Continuar leyendo: Que ni se les ocurra tocar al INE