26 C
Usa River
miércoles, abril 21, 2021

Que paso con su vida

- Advertisement -
- Advertisement -

Tres semanas después de su primer desembarco, a principios de la década de 1990, Blanca Oteyza fue tocada por la varita mágica de Tato Bores. Las entrañas del menemismo, dólar y peso empataron 1-1, y de fondo una canción histórica contra la censura, “Juez Barú Budú Budía …”. Caminaba por el estudio de Channel 13 cuando le preguntaron si iba a hacer un boceto. Entonces debutó en Tacto de América como “La próspera gallega que quería comprar la mitad de Argentina”.

Su personaje fue parte de la foto de ese país. El desguace y la privatización contaban con una fina ironía. La criatura española que encarnaba podía enamorarse de Patagonia o de una compañía telefónica y adquirirlas como si se comprara una billetera.

Su primera visita a Buenos Aires fue con un novio argentino. Recuerda que estaba lloviendo y desde el aeropuerto se fue directo a la casa de su amigo Alejandro Lerner. Subió a la terraza y nunca pudo borrar el patrón en zigzag del cableado que se alineaba en el techo. “Buenos Aires no fue una pasión”, admite viajar a la fiesta de Maipú en Buenos Aires para rodar un cortometraje. “Me enamoré poco a poco, que es la forma de relaciones sólidas”.

Sus recuerdos argentinos están atravesados ​​por el agua, el horror y el desorden. “Recuerdo una inundación, ver los coches flotar y la gente seguir como si nada. Pude experimentar el ataque a la Embajada de Israel, estaba filmando en ATC y pasé toda la noche como voluntario “., evoca después de ocho años de residencia. “Viví primero en Las Cañitas, luego siempre en la otra zona de Palermo. Fue difícil para mí estar desorganizado. No estaba acostumbrado al apareamiento y era vegetariano en la tierra de la carne ”.

En un momento difícil de la pandemia, Blanca Oteyza se atreve a cruzar el Atlántico.

-¿Por qué volver atrás y correr riesgos en un momento como este, con el umbral de la segunda oleada del Covid-19 y cuando los expertos piden prudencia a la hora de viajar? ¿No tienes miedo?

-Sueño con esta aventura. Han pasado 11 años desde mi última visita. No tengo miedo, es el término que expulsé hace tiempo gracias al teatro. Puede ser incertidumbre, adrenalina, emoción, pero no nombro miedo. También prohibí “lo haría o lo habría hecho”. No sé qué es bueno y qué es malo. Y sé que tienes que seguir con los proyectos, cuidándote. Llegué para evaluar las ofertas.

-¿Qué buscas de este lado del Atlántico?

-Necesito reconectarme con el argentino. Argentina era una cuenta pendiente. Me sentaré y escucharé propuestas. No fue un año fácil para volver, ahora me siento más fuerte. Vivía con mi madre, la cuidaba porque era mayor y me convertí en una mujer pulpo, entre mi madre y mis hijas. El deseo se pospuso por un tiempo. Ahora es el momento de intentar, de construir puentes. Todos me decían: “Blanquita, eres muy querida en Argentina”.

Blanca Oteyza hoy.

Blanca Oteyza hoy.

Los estudios de televisión de Buenos Aires fueron la cuna de muchas “claves” en su vida. En el ATC conoció a Miguel Ángel Solá, su exmarido (son padres de María y Cayetana). Trabajaron juntos en Luces y sombras Dirigida por Oscar Barney Finn, con China Zorrilla. También en el ciclo Cartas de amor en cinta de cassette, ficción que le permitió rodar de punta a punta, desde Humahuaca hasta Ushuaia.

Blanca García de Oteyza, como figura jurídica, nació el 14 de mayo de un año que prefiere no revelar. La cuarta hija de Miguel y Maruja, abogada y funcionaria del cuerpo diplomático de las embajadas de Estados Unidos y Brasil en España, cree que su nacimiento fue en sí mismo la primera puesta en escena con público. “Nací en la Clínica del Rosario, en Madrid, y mi madre dijo que estaba muy asustada, porque tardó mucho en llevarme a su habitación. Las monjas me acompañaron ante todas las madres que estaban a punto de dar a luz ”.

Entre los sueños de infancia de una oceanógrafa y veterinaria, a los 12 años perdió a su padre tras un extenso proceso de enfermedad. “Cuando moriste tan cerca, tu percepción del aquí y ahora es diferente. Quizás por eso me llevo tan bien con Argentina, que tiene tanto que ver con la improvisación.“, deduce.” Empecé a diseñar cuando era madre.

Blanca cuando hipnotizó al público en los 90 (Arquivo Clarín).

Blanca cuando hipnotizó al público en los 90 (Arquivo Clarín).

Antes de confirmar su vocación artística, hizo pruebas en la Universidad Complutense. El cuarto año de Sociología (con miras a la orientación antropológica) y el tercer año de Ciencias Políticas fueron suficientes para comprender que la dirección emocional estaba en el Arte Dramático.. En Londres, perfeccionó su inglés, realizó una gira por México y Guatemala y voló a los Estados Unidos para hacer una audición para una carrera en comunicación. Filadelfia fue el preludio de Buenos Aires. Su fiel compañera: su perrita Donna, que vino a acompañarla a las grabaciones.

Meses antes de la llegada del corralito, Blanca aterrorizó al país. Miguel Ángel había recibido amenazas de muerte por él y su hija. “Si no dejas de hablar mal del menemismo, será una votación”, advirtió una voz anónima que llamó a la Asociación de Actores Argentinos. Contra todas las predicciones científicas, Oteyza ahora buscará venganza. O mejor dicho, la continuidad de ese idilio de trabajo que la colocó como actriz, el impulso que la arrastró hacia retos cinematográficos como Principio de Arquímedes, de Gerardo Herrero, o Amor y miedo de Juan Carlos Desanzo cuando tengamos la información.

Blanca en los noventa (Archivo Fotográfico Clarín, Roberto Ruiz).

Blanca en los noventa (Archivo Fotográfico Clarín, Roberto Ruiz).

Al frente de dos escuelas de actuación y la Compañía Joven Oteyza, hoy se divide entre Madrid y Buenos Aires. Allí relanzó la obra como directora Cuadro blanco, en los teatros Luchana, y Cuidados intensivos, pídele que protagonice y dirija, en Amaya. “El arte pandémico es difícil y emocionante. Terminamos llorando en cada actuación, con menos del 40% de la audiencia y los espectadores con máscaras.“, la mujer que recuerda la marca teatral con El diario de Adán y Eva, por Mark Twain.

Vimos en la comedia y el drama, siempre puliendo su castellano, la insignia que fascinaba a los productores locales. La marca del deseo, sin condena, laberinto, estrés.. Pronto registrará una participación en El atraco del dinero. Siente que algo la volverá a unir a esas latitudes que la plantaron “como mujer y como actriz” e incluso la proyectaron en la radio. Muchos oyentes recuerdan ese acento que Mitre copió en 1996. Fragmentos de Letras que van y vienen, programa al que unió cuerdas con Solá, Nora Zinsky y Jorge Mayor.

“Tengo síndrome de empresa, Necesito trabajar en grupo ”, advierte y aclara que no es un rasgo ligado a la pareja:“ No soy pareja, llevo una vida complicada en el sentido de que estando condenado al teatro, no hay horarios, me cuesta conciliar “.

Blanca Oteyza hoy.

Blanca Oteyza hoy.

Reacio a hablar de la relación post divorcio de Solá, una separación que supuso la disolución de la sociedad artística que formaron, simplemente prefiere agregar: “Sufrí mucho. Tuve que reinventarme. Hoy no tenemos nada que hacer. Él eligió hablar, yo no. “

De ese intercambio de actuación incesante entre los dos países en la década de los noventa (exportamos Héctor Alterio, entró Imanol Arias, salió Leonardo Sbaraglia, entró Blanca Oteyza) “Canca”, como la llaman los íntimos, quiere recuperar ese imán de los días en que recibió la invitación recurrente para almorzar con Mirtha Legrand. Sabe que los tiempos de la fama insoportable no van a volver y de una forma que la alivia. Cuando dio a luz en Otamendi, su popularidad llevó a un paparazzi disfrazado de médico a infiltrarse en busca del agujero. “La fama es una de las cosas que más me ha enseñado. La tienes y luego la pierdes y ya no eres alguien que nunca tiene que hacer cola para esperar”.

.

Noticia de Argentina

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -