qué se sabe un año después del ataque al Capitolio

Un año después del asalto masivo al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, cientos de procesos judiciales y políticos continúan buscando a los culpables materiales e intelectuales de lo sucedido. Y la valla sobre el expresidente Donald Trump se está endureciendo.

Las investigaciones se dividen en dos grandes grupos: por un lado, la policía (liderada por el FBI) ​​y la persecución judicial de cientos de personas que protagonizaron actos violentos o vandalismo En ese día; y por otro, el proceso politico abierto en el Congreso de Estados Unidos contra personas de la órbita del expresidente.


Hasta la fecha, la Fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia ha presentado cargos contra más de 700 personas, residentes en todo Estados Unidos, por delitos que van desde agredir físicamente a oficiales de policía hasta impedir el ejercicio de sus funciones, pasar por destrucción de propiedad del gobierno y entrar en un edificio de acceso restringido.

“Entrar al Capitolio sin permiso es una acusación muy menor, pero la violencia física puede llevar a varios años de prisión, sobre todo si es contra un agente de la Policía del Capitolio”, explicó a Efe la profesora de Derecho de la Universidad de Nueva York. agencia. York Stephen Gillers.

En opinión de Gillers, de todos los diferentes cargos contra los acusados, este es el que puede conllevar las sentencias más duras.


De hecho, la oración más grande emitido hasta la fecha – liberado el 17 de diciembre – fue precisamente por este motivo, y cayó sobre un hombre que agredió a policías con un extintor y fue condenado a cinco años y tres meses de prisión.

Más de 700 acusados ​​y pocos culpables

Si bien los arrestos se llevan a cabo en todos los rincones del país, algunos en la capital misma, Washington, y en estados tan lejanos como Minnesota, Alaska y Hawai, todos los acusados ​​cuyos casos vayan a juicio tendrán que pasar por el Distrito de Columbia. , por ser el lugar donde ocurrieron los hechos.

“El juicio ocurre donde ocurrió el crimen. Sin embargo, si el imputado se declara culpable -es decir, no va a juicio- y no está físicamente en Washington, la sentencia puede ocurrir en cualquier otra parte del país”, aclaró Gillers.

Sin embargo, no parece que esta sea la ruta más común entre los imputados, ya que de los más de 700 detenidos hasta la fecha (cifra que presumiblemente seguirá creciendo en los próximos meses), apenas alrededor de 150 han acordado declararse culpables, según datos del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El "hombre cornudo" se hizo famoso por su foto dentro del Capitolio, el 6 de enero. Foto: AFP

El “hombre de los cuernos” se hizo famoso por su foto dentro del Capitolio, el 6 de enero. Foto: AFP

Uno de los que sí llegó a un acuerdo con la Fiscalía y se declaró culpable de obstruir un procedimiento oficial durante una sesión del Congreso fue el rostro más visible del asalto al Capitolio, el hombre disfrazado de bisonte y autoproclamado “chamán de QAnon “. Jacob Chansley, quien fue sentenciado a 41 meses de prisión en noviembre.

Deberías leer:   Empleado de escuela robó 3,000 iPods de Apple destinados a niños nativos americanos

Investigación en Congreso

Mientras el FBI y la Justicia atienden a los ciudadanos anónimos protagonistas de los hechos, la Cámara de Representantes -controlada por el Partido Demócrata- lleva a cabo una investigación paralela de lo ocurrido el 6 de enero y los días precedentes en los más altos niveles de la República. Gobierno americano.

El “Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos” está integrado por nueve miembros, pero solo dos de ellos pertenecen al Partido Republicano y su futuro está en duda si los conservadores logran el control de la cámara baja en el elecciones legislativas en noviembre.

Disturbios en el Capitolio

A diferencia de los tribunales en los que se llevan a cabo procesos judiciales contra los atacantes, El Congreso no tiene capacidad para sancionar a nadie, por lo que la investigación es meramente informativa.

Sin embargo, si alguna de las personas llamadas a testificar se niega a hacerlo, el comité puede encontrarlas en desacato y luego le corresponde al Departamento de Justicia presentar cargos.

Ese ha sido el caso hasta la fecha de tres exasesores de Trump: su exasesor y exgerente de campaña Steve Bannon, quien finalmente se entregó, su exjefe de gabinete Mark Meadows y el ex asistente del fiscal general Jeffrey Clark, todos ellos. encontrado en desprecio.

¿Deberían ser declarados culpables? podría ser condenado a varios meses o incluso a un año de prisión.

Penas relativamente bajas pero que, según dijo a Efe el catedrático de Derecho de la Universidad George Mason, Ilya Somin, “podrían tener consecuencias enormemente dañinas para la reputación de estas personas, que son profesionales de alto nivel y en muchos casos, abogados”.

Qué hacer con Donald Trump

En el fondo del debate detrás de los casos de Bannon, Meadows y Clark está la figura del propio expresidente: ¿le pedirá el comité al Departamento de Justicia que presente cargos penales contra Trump en base a lo que encuentre?

La posibilidad existe y la prensa estadounidense asegura que es algo que los demócratas tienen sobre la mesa, pero incluso entre las propias filas progresistas y los medios de su órbita hay división de opiniones en la pregunta.

Mientras algunas voces -como el presidente de la comisión, Bennie Thompson- quieren llevar la investigación a sus últimas consecuencias, otras advierten del peligro de que una petición de este tipo politice aún más la percepción que los estadounidenses tienen del comité e incluso ayudar a Trump a presentarse como una víctima de una persecución política.

Además, la solicitud del comité en sí no tendría ninguna consecuencia legal, su vigencia solo sería informativa para que el gobierno decida si debe actuar o no.

Por eso, pedirlo y luego que el Departamento de Justicia ni siquiera presente cargos es un escenario realista y potencialmente dañino para la imagen del Congreso.

El autor es periodista de la agencia EFE.

CB