¿Qué significa la integración de la Guardia Nacional en las Fuerzas Armadas de México? | México en |

La policía municipal, seguridad vecinal

En la base de la seguridad pública está la policía municipal. Están a la orden del presidente municipal de turno y tienen funciones preventivas y vecinales. Utilizan armas semiautomáticas, generalmente pistolas. Su tarea es mantener la paz y el orden público dentro del municipio. Diseñan e implementan planes y programas, como patrullajes en áreas de actividad nocturna.

Atienden instalaciones públicas como ayuntamientos o acuden a los lugares de donde provienen las llamadas de emergencia al 911 para asistir a víctimas de accidentes y violencia doméstica, por ejemplo. No suelen estar en primera línea de enfrentamientos con bandas criminales. Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en 2020 había 189.495 policías municipales en el país.

Blanco de la cooptación de los cárteles

De media ganan 12.927 pesos al mes (unos 650 euros) según el portal Glassdoor. El 68 por ciento tiene solo educación básica. En muchos municipios, los policías incluso tienen que comprar sus uniformes y botas. Esta precariedad fomenta la corrupción y ha convertido a los policías municipales en blanco de reclutamiento para el crimen organizado.

En 2018, por ejemplo, la policía municipal de Acapulco fue intervenida tras descubrirse que estaba infiltrada por grupos delictivos, algo que ya había ocurrido anteriormente en otros lugares de Veracruz, Tamaulipas y Coahuila. Por ello, el presidente Felipe Calderón (2006-2012) propuso eliminar la policía municipal o integrarla a la policía estatal. Al final no se llevó a cabo por la resistencia de los municipios, quienes argumentaban que las tareas de uno y otro eran muy distintas.

El segundo eslabón: la Policía del Estado

El segundo eslabón está representado por la policía estatal, bajo el control del Gobernador de cada uno de los 32 estados de la República Mexicana. Al cierre de 2020, el INEGI contaba con 225,544 policías estatales, siendo la Ciudad de México la que concentra la mayor cantidad de dicho personal (90,671), mientras que el estado sureño de Chiapas concentra más cuarteles (21).

Reciben entre 10 y 15 mil pesos al mes y cuentan con un mayor arsenal de armas semiautomáticas y automáticas. En la Policía Estatal hay mejores condiciones de trabajo y, en general, se les dota de equipamiento básico. Entre sus tareas, se encuentra la búsqueda de personas desaparecidas y el monitoreo de cámaras de vigilancia en la vía pública.

Poca investigación, crímenes de lesa humanidad

Además, tiene la tarea de proporcionar inteligencia e investigaciones. Sin embargo, según el INEGI, solo 3,191 elementos están asignados a estas funciones. La policía estatal participa más a menudo en tiroteos con delincuentes. En 2020 se registraron 716 enfrentamientos, durante los cuales hubo 281 muertos y 352 detenidos.

La policía estatal no está exenta de escándalos y ha participado en crímenes de lesa humanidad. En el sexenio anterior, la Policía del Estado de Veracruz estuvo involucrada en desapariciones forzadas. Durante 2020, 15 instituciones estatales de seguridad pública denunciaron a 364 servidores públicos por la comisión de algún presunto delito. Destaca Michoacán, con 39 por ciento del personal denunciado.

La Guardia Nacional, el arma pesada

La policía estatal solo puede actuar dentro de su estado. En áreas que son de jurisdicción federal, como carreteras, fronteras, aduanas, cárceles y aeropuertos, interviene la Guardia Nacional, inaugurada en 2019, en sustitución de la Policía Federal, creada tras la Revolución Mexicana en 1928.

Actualmente cuenta con 115.000 miembros activos y se espera que aumente hacia el final del sexenio en 2024 a 199.000 miembros. El 80 por ciento de sus miembros y el 100 por ciento de los comandantes son militares. Actualmente cuenta con 241 cuarteles en todo el país. Los sueldos van desde los 19 mil pesos, según el rango, y además cuentan con aguinaldos, primas y vacaciones pagadas.

La Guardia Nacional puede realizar operaciones encubiertas y tareas de espionaje, como interceptar comunicaciones. También actúa como policía migratoria e interviene en delitos federales, como ataques a vías de comunicación, robo de combustible o delitos como trata de personas, falsificación de documentos o tráfico de drogas.

Cambios legales sustanciales

Según el arte. 21 de la Constitución Mexicana, la seguridad pública pertenece al ámbito civil, algo que cambiaría con la ley actualmente en discusión. Con su integración a las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional tendría derecho a utilizar armamento pesado para uso exclusivo del Ejército. Se otorgaría jurisdicción militar a sus integrantes, lo que dificultará mucho que los tribunales civiles investiguen y juzguen a sus integrantes, incluso en casos graves de violaciones de derechos humanos. También afectaría la rendición de cuentas, ya que mucha información, desde el presupuesto hasta las estadísticas y las decisiones de personal, puede declararse secreto militar.

Las Fuerzas Armadas, de la defensa nacional a las tropas antinarcóticos

Las Fuerzas Armadas de México, con sus diferentes ramas como Fuerza Aérea, Armada y Ejército, cuentan con 236,450 personas en armas. Su tarea es la seguridad nacional, es decir, defender la integridad del territorio mexicano contra ataques. Sus armas, su función y su entrenamiento son, por tanto, muy diferentes a las de la Policía. A diferencia de la formación de un soldado, por ejemplo, la formación de un policía requiere cursos complementarios y la aprobación de un proceso de control de confianza con diferentes exámenes, incluido el polígrafo.

Sin embargo, desde la revolución zapatista de 1994, las Fuerzas Armadas han ido asumiendo cada vez más funciones de seguridad interna, incluso en casos graves de violaciones de derechos humanos, como ejecuciones extrajudiciales de militares, como en la masacre de Tlatlaya en 2014.

Un fuerte impulso fue la guerra contra las drogas, declarada en 2006 por Calderón. Estados Unidos también jugó un papel en la militarización, apoyando el entrenamiento y equipamiento de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico, un modelo inspirado en el Plan Colombia. En México, el principal socio de Estados Unidos ha sido la Armada, que siguiendo el ejemplo de los “US Marines” se transformó en una tropa de élite. El presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, desconfía de la Armada, a la que ha tachado de elitista, y confía más en el Ejército que, según él, representa al pueblo.(ms)

Read More: ¿Qué significa la integración de la Guardia Nacional en las Fuerzas Armadas de México? | México en |