que vayan a pelear a la guerra en Ucrania

Las numerosas bajas que está sufriendo Rusia en la guerra de Ucrania han llevado al presidente Vladimir Putin a tomar una decisión controvertida. Según fuentes de inteligencia occidentales, el gobierno ruso ha comenzado reclutar combatientes de la población carcelariaprometiéndoles libertad a cambio de ir a luchar a Ucrania.

La noticia ha sido recogida y ampliada por numerosos medios de comunicación. Uno de ellos, la revista americana semana de noticiascitó a los medios rusos diciendo que desde principios de julio, el proceso fue realizado por el Grupo Wagnerun contratista militar privado con vínculos con el Kremlin.

La oferta consistía en un pago de casi $3.500 y amnistía a cambio de seis meses de lucha en la región de Donbas, siempre que el prisionero logre sobrevivir. A otros reclusos en las cárceles de San Petersburgo se les habría ofrecido una compensación de hasta casi $85,000 en caso de muerte.

El presidente ruso, Vladimir Putin, obligado a cambiar de táctica en Ucrania. Foto: REUTERS

La cadena CNN también informó sobre el tema y aseguró haber revisado cientos de chats entre presos y sus familiasdiscutiendo la propuesta. Según activistas y ONG, la oferta se está llevando a cabo en cientos de cárceles de toda Rusia, entre delincuentes de todo tipo, pero con ciertos límites.

“Se aceptarán asesinos, pero no violadores, pederastas, extremistas o terroristas”, dijo una de las fuentes consultadas. «Se ofrece una amnistía o indulto en seis meses. Alguien habla de 100.000 rublos al mes, otro de 200.000 (entre $1.600 y $3.200). Todo es diferente», agregó.

El preso consultado por la cadena estadounidense afirmó que al menos 50 hombres habían sido aceptados y que 400 habían solicitado incorporarse.

“En mi caso, si es real, estoy a favor”, dijo el reo. «Puede marcar una gran diferencia para mí: estar en la cárcel durante casi una década o salir en seis meses si tienes suerte. Pero eso es si tienes suerte. Solo quiero volver a casa con los niños lo antes posible». posible. Si esa opción es posible, ¿por qué no?”.

Rusia habría sufrido hasta 75.000 bajas en lo que va de la guerra de Ucrania.  Foto: AP

Rusia habría sufrido hasta 75.000 bajas en lo que va de la guerra de Ucrania. Foto: AP

Según otro familiar de los presos consultado por un medio ruso, todo el acuerdo será verbal y no habría constancia oficial de las recompensas prometidas. Las órdenes, al parecer, no son idénticas. A algunos hombres se les pedirá que vayan a pelear, mientras que a otros se les requerirá que reparar la infraestructura dañada por los combates.

Para Vladimir Osechkin, líder de la ONG Gulagu.net, dedicada a monitorear las condiciones de los presos, la gran mayoría de los presos serán utilizados como «soldados cebo»con la intención de que expongan las posiciones ucranianas y las expongan a los soldados rusos profesionales.

El cambio de táctica de Putin

La decisión del presidente ruso de utilizar un contratista privado para intentar añadir más tropas indica, por un lado, que se necesitan más soldados de lo estimado previamente. Pero también son evidencia de que los métodos tradicionales, por alguna razón, no se están utilizando.

Para el medio británico El independientequien también dio la noticia, esta estrategia indica que Moscú no quiere arriesgarse a un llamado a la movilización general a riesgo de que la oposición a la guerra crezca y se salga de control.

Un soldado en la región de Donbas, la región donde se ha detenido el avance ruso.  Foto: AFP

Un soldado en la región de Donbas, la región donde se ha detenido el avance ruso. Foto: AFP

A su vez informa que la gran mayoría de estos reclutas se buscan en las zonas ruralesprecisamente con la intención de evitar las zonas urbanas, donde las protestas y el descontento están más a flor de piel.

Fuentes militares occidentales han detectado que Rusia ha conseguido armar un nuevo contingente de entre 10.000 y 15.000 soldados, pero aún no se sabe adónde serán enviados. En las últimas semanas, el avance ruso en la región de Donbas ha sido frenado por la fuerte resistencia ucranianay Moscú necesita acelerar sus movimientos.

A pesar de los contratiempos, los analistas no creen que Rusia renuncia a su objetivo de máxima que es controlar Ucrania, sino que está ajustando sus plazos. Pensar en años más que en meses.

Según algunas estimaciones, Rusia ha sufrido unas 75.000 bajas hasta el momento: 20.000 de las cuales están muertas, mientras que el resto son soldados incapaces de combatir.

El Grupo Wagner, un apéndice oscuro del Kremlin

Desde hace varios años, numerosas ONG denuncian al Grupo Wagner como un apéndice oscuro que hace el trabajo sucio de Moscú, desde Ucrania y Siria hasta África.

Los mercenarios contratados por Wagner fueron señalados por primera vez en 2014 junto con los separatistas prorrusos en el este de Ucrania. También se señala que jugaron un papel importante durante la intervención rusa en Siria en apoyo del presidente Bashar Al Assad.

Entonces se amplió el radio de acción de Wagner: en Libia, sus hombres estarían al lado de las fuerzas del mariscal Jalifa Haftar y en República Centroafricana formarían parte de los «instructores» del ejército.

También se señaló su presencia en Sudán, Mozambique o Venezuela. Un cúmulo de sospechas pero sin ninguna prueba formal y siempre con desmentidos rusos.

Según la agencia estatal de noticias TASS, Dmitri Utkin está a cargo de las operaciones de Wagner. Poco se sabe acerca de este hombre de unos cincuenta años que se dice que ha proviene de la inteligencia militar.

En diciembre de 2016 fue recibido en el Kremlin para una ceremonia en honor a los «héroes» de Siria. Incluso fue fotografiado con el presidente Vladimir Putin.

Con información de agencias y CNN