Rastreando la libertad a un par de jeans

A su llegada, los desertores pasan hasta tres meses siendo investigados por el Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Sur mientras viven en un edificio aislado en las montañas. Si son aprobados, se trasladan a un centro de apoyo al asentamiento llamado Hanawon, donde se les enseña a los desertores los conceptos básicos de la banca, la tecnología y las compras.

Parte de esta educación a menudo incluye una excursión a una tienda departamental, donde los estudiantes de Hanawon reciben dinero para compras. Aunque, según se informa, Corea del Norte tiene un puñado de grandes almacenes con marcas occidentales por el 1 por ciento, el viaje a Hanawon es el primero para la mayoría de los desertores.


Kang Nara, que perdió toda su ropa al cruzar el río Yalu en 2014, dijo que recordaba haber elegido un chaleco acolchado K-Swiss forrado con piel de mapache, un artículo que su maestra le dijo que era elegante para niños de su edad. La Sra. Yoon describió el centro comercial al que asistió, Shinsegae (que significa “mundo nuevo”), como “un mundo alternativo increíble”. Recordó haberse comprado un pijama corto de algodón con adornos de volantes que había visto en el drama coreano “Stairway to Heaven”.

Deberías leer:   Hombre australiano condenado por matar a un estadounidense gay en la década de 1980

Cuando salieron de Hanawon, las tres mujeres descubrieron que la vida cotidiana de Corea del Sur apenas se parecía a lo que habían visto en la televisión cuando vivían en Corea del Norte. Jihyun Kang, quien desertó en 2009, dijo que era la primera vez que realmente pensaba en los gastos de vestirse bien y encontraba decepcionante el estilo diario de Corea del Sur.

“Cuanto más miraba la ropa, más entendía la calidad”, dijo. “Quería cosas más hermosas, pero no podía pagarlas. En los dramas coreanos, todo el mundo usa ropa colorida y cara y se cambia a menudo, pero en la vida real, no era así en absoluto “.


Kang Nara dijo que no podía entender por qué la gente con dinero vestía tan sencillamente y que le costó tragarse algunas tendencias en su primer año. “Me horrorizaron esos pantalones de corte bajo al estilo de Justin Bieber”, dijo.