Represión y pobreza desencadenan migración récord en las Américas

Las Américas están al borde de su mayor crisis migratoria, ya que decenas de miles que huyen de la represión en Venezuela y Cuba se suman al flujo de personas de América Central y del Sur hacia la frontera con Estados Unidos, según un alto funcionario estadounidense.

Ricardo Zúñiga, enviado especial del presidente Joe Biden para los países del “Triángulo del Norte” de Guatemala, El Salvador y Honduras, dijo al Financial Times que un aumento “alarmante” del autoritarismo y el fracaso de los gobiernos para mejorar las vidas se encuentran detrás del récord de desplazamiento humano. .

“Nunca hemos visto nada de esta escala en las Américas”, dijo Zúñiga, un diplomático estadounidense de carrera nacido en Honduras que es asistente principal adjunto de estado en el departamento de estado. “Nunca hemos tenido. . . un gran movimiento de personas en toda la región al mismo tiempo. . . ya no es [just] Movimiento de América Latina a los Estados Unidos. Todos están lidiando con esto en todas partes”.

El número de migrantes detenidos en la frontera de EE. UU. con México sigue batiendo récords, lo que crea un problema político importante para la administración Biden antes de las elecciones intermedias de noviembre.

Alrededor de 2,35 millones de migrantes fueron detenidos en los 12 meses hasta finales de julio, un aumento del 63 por ciento en el mismo período del año anterior, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

Solo un poco más de la mitad de los migrantes detenidos en el mes de julio procedían de México y los países del Triángulo Norte, la fuente tradicional de personas que se dirigían a Estados Unidos. También estuvieron presentes un gran número de venezolanos, cubanos, colombianos y nicaragüenses, así como un número menor de brasileños, haitianos y ecuatorianos.

Zúñiga dijo que la profunda crisis política y económica de Venezuela sigue siendo el mayor impulsor de la migración en las Américas. Más de 6,8 millones de venezolanos han huido de una economía en colapso y un gobierno cada vez más autoritario, un número comparable al éxodo de refugiados de la guerra civil de Siria. Muchos han buscado refugio en otros países latinoamericanos, como Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

Pero Zúñiga también señaló el daño económico en la región por la pandemia de coronavirus y la “pérdida de esperanza” de los cubanos después de que las autoridades reprimieran las protestas allí el año pasado. Más de 175.000 inmigrantes cubanos fueron detenidos en los Estados Unidos en los 10 meses hasta finales de julio, la tasa de migración más rápida desde la revolución de 1959.

“Esas manifestaciones de julio de 2021 conmocionaron a la dirigencia cubana”, dijo Zúñiga. “Pero la forma en que han respondido es básicamente mejorando su capacidad para reprimir manifestaciones”.

Otro factor detrás del aumento en las cifras es que las bandas criminales han detectado una oportunidad rentable para traficar inmigrantes hacia los EE. UU. “El tráfico de migrantes siempre fue una actividad secundaria, pero para algunos [gangs] ahora es una línea principal”, dijo Zúñiga. “Hay tanto dinero involucrado”.

La administración Biden lanzó una estrategia de cuatro años de $ 4 mil millones en julio de 2021 para abordar las causas fundamentales de la migración en América Central, pero dice que los problemas son tan profundos que llevará muchos años resolverlos.

Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria en Washington, dijo que la estrategia de “causas fundamentales” era importante pero se enfocaba solo en Centroamérica. En Venezuela, Cuba y Nicaragua, “EE.UU. no tiene capacidad para devolver a la gente [because there are no deportation flights] así que hay un gran incentivo para que la gente se vaya, pero también hay poco que les impida intentar llegar a los Estados Unidos, excepto por el miedo a lo que podría pasar. usted a lo largo del viaje”.

En Centroamérica, se espera que el crecimiento económico de este año esté muy por encima del promedio regional. Selee dijo que la mayoría de las familias ya tenían un pariente dentro de los EE. UU. y ahora tenían los medios para irse, por lo que «a menudo es una mejor inversión migrar que invertir lo que tienes donde vives».

“Somos muy conscientes de los límites de cualquier actor externo para cambiar siglos de patrones políticos, económicos y sociales”, dijo Zúñiga. “El hecho es que en Centroamérica, al igual que en el resto de la región, los principales problemas giran en torno a la desigualdad y la exclusión y la muy baja confianza de la población en que las condiciones van a mejorar”.

A pesar del enfoque de la administración Biden en la democracia y los derechos humanos, varias naciones centroamericanas han tomado un giro cada vez más autoritario. En Guatemala, Nicaragua y El Salvador aumentan los ataques contra medios independientes, los políticos de la oposición están en la mira y EE.UU. ha impuesto sanciones a decenas de funcionarios por presunta corrupción.

“Sabemos que es este enorme desafío y lo sabemos. . . que los hechos han sido bastante difíciles”, dijo Zúñiga. «Pero . . . estamos muy advertidos por lo que ha sucedido de que las cosas pueden empeorar”.

Read More: Represión y pobreza desencadenan migración récord en las Américas