Sale a la luz por primera vez la razón por la que Gerard Piqué dejó a Shakira por Clara Chía

El segundo semestre del año fue un verdadero caos en la vida de shakira y Gerard Piqué. En junio confirmaron su ruptura y con ella empezaron las polémicas y la crisis familiar. Hace unos días, la ex pareja llegó a un acuerdo sobre la custodia de Sasha y Milan, que estará con la artista barranquillera en Miami a partir del próximo año.

En esta historia desgarradora de Shakira y Gerard Piqué Se suma la figura de la actual novia del español, Clara Chía Martí, quien supuestamente «animó» al exjugador del Barcelona «para que finalmente llegara a un acuerdo aunque tuviera que renunciar», para la posesión de los pequeños.

Gerard Piqué tuvo sus motivos para separarse de Shakira.

Muchos creen que esta intervención de la joven de 23 años es para remediar lo que generó meses atrás con la infidelidad que tuvo Piqué como protagonista. Gemma Iglesias, amiga de Clara Chía y novia de Riqui Puig, excompañero de la catalana, se pronunció al respecto en la revista HOLA. Aseguró que su amiga lo conquistó porque ella, “es más comprensiva con él. ya diferencia de Shakira, ella no actúa como una diva”.

Por otro lado, Gemma enfatizó que Clara tiene un alcance mucho mayor a sus amigos que Gerard Piqué, que es un punto muy importante para fortalecer la relación. “Está integrada con los amigos de Piqué. eso es una cosa que shakira Nunca se ha conectado. Nunca conectó con las otras esposas de futbolistas ni con los amigos de Piqué”, agregó.

Piqué y Clara Chía se han consolidado como pareja.

Otras versiones es la que ofrece Vanesa Lorenzo, pareja de Carles Puyol, que fue socio de Gerard Piqué en Barcelona. Allí aclaró cómo es su relación con shakira, luego de hacer público el apodo («La Patrona») que los jugadores le pusieron por su forma de ser. “Sé que Carles ha hablado con él porque son muy amigos. Me llevo muy bien con ella”, dijo la modelo.


Continuar leyendo: Sale a la luz por primera vez la razón por la que Gerard Piqué dejó a Shakira por Clara Chía