¿Se dirige Ecuador hacia el inédito escenario de una “muerte cruzada” del presidente y el Congreso?

El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, no descarta recurrir a la inédita “muerte cruzada” para poner fin a su dura puja con la Asamblea Nacional, en caso de que persista el bloqueo legislativo de sus reformas y cuando una comisión investigue su aparición en los periódicos de Pandora.

Así lo confirmó el mandatario en entrevista con el reconocido periodista ecuatoriano Carlos Vera. en el que evocó el artículo 148 de la Constitución, que plantea la disolución legislativa por tres motivos, entre ellos, obstruccionismo a la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo.

Esas decisiones se toman sabiamente, con serenidad, porque impactan a 17,5 millones de ecuatorianos ”, respondió el mandatario a una pregunta sobre este proceso, por el cual el mandatario disuelve el Parlamento y convoca elecciones.

En ese período, gobernaría con “plenos poderes”, Dijo a Efe el politólogo César Ulloa, aunque con el aval del Tribunal Constitucional de cada uno de sus decretos.

Indígenas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador marchan contra el gobierno de Lasso. Foto EFE

Pese a esta posibilidad, Lasso precisó que con la misma “serenidad” también tiene que evaluar “el impacto de una decisión de este tipo en la imagen internacional (del país)”.

¿Bloqueo legislativo?

La idea de activar ese mecanismo, nunca antes aplicado y previsto en la Constitución de 2008, Ocurre en circunstancias de abierto enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, provocado por el rechazo de este último a los proyectos de ley en disputa.

Deberías leer:   tomaron el Congreso, quemaron autos y destrozaron oficinas

El principal, pero no el único, ocurrió el 29 de septiembre cuando la Comisión de Administración Legislativa (CAL) no admitió el plan emblemático de reforma “Creación de oportunidades“, y solicitó a Lasso una serie de correcciones y reenvío.

En ese momento, con considerable popularidad gracias a su masivo plan de vacunación, Lasso lo veía como un bloqueo deliberado de sus enemigos políticos en la Asamblea Legislativa, donde apenas contaba con el apoyo de unos 25 de los 137 escaños, entre propios y aliados. .

Y advierte de una “conspiración” encabezada por el expresidente Rafael Correa, el líder socialcristiano Jaime Nebot y el líder indígena Leonidas Iza: “Los tres interesados ​​en darle un golpe institucional a la democracia en Ecuador”.

¿Última oportunidad?

Hoy, y tras varios días de intercambios y acusaciones frontales, el presidente ha anunciado que dividirá su plan de reforma en tres proyectos -Impuestos, mano de obra e inversiones- y los devolverá a la Asamblea.

“Vamos a ver cómo actúa: si lo devuelve, si lo rechaza, si permite un debate democrático”, dijo.

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa.  Foto AFP

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa. Foto AFP

Ulloa sugiere que Lasso “acorrala a la Asamblea” y que si este “no responde en términos de deliberación, análisis o modificación, finalmente apostará por una muerte cruzada”.

Deberías leer:   La defensa de Alex Saab considera "ilegal" su extradición a Estados Unidos

Una opción que para Daniel Noboa, asambleísta del Movimiento Ecuatoriano Unido, debería ser la “última” apelada porque “raya en la inconstitucionalidad”, a pesar de que está claro que “en este momento no hay gobernanza”.

En declaraciones a Efe, insistió en que es un escenario para “barajar” si Lasso no quiere relajar posiciones en sus reformas y empezar a tomar en cuenta “el primer poder del Estado”. a la que “tiene ganas de saltar”.

“Si los problemas no se resuelven rápidamente, habrá un colapso total”, afirma, enumerando los temas económicos, laborales, fiscales y de seguridad y recordando que el político de centroderecha ganó porque “la gente quería un cambio” y sería el fin de “un gobierno muy joven”, poco más de cuatro meses.

Las encuestas no ayudan

La investigación abierta en la Asamblea también ha contribuido al enrarecido entorno político para esclarecer si Lasso todavía tengo activos en paraísos fiscales, algo que él niega categóricamente pero que podría desembocar en otro escenario no menos dramático: un juicio político.

“No se dice nada en el sentido de que si hubiera una comisión que, de forma independiente, haz una investigación, el presidente puede salirse con la suya si tiene todas las pruebas de sus acciones legales ”, dice Ulloa.

En todo caso, asegura, la moción lo golpearía por tener inversiones en el exterior y considera que la comisión encargada de la investigación es “política” por su mera composición: más miembros correistas (del expresidente Rafael Correa) y el movimiento indígena.

Deberías leer:   Navalny, el enemigo preso de Putin, gana el máximo galardón de derechos humanos de la UE

Desde la publicación de los papeles de Pandora, Correísmo, derrotado en abril, ha lanzado una campaña abierta a nivel nacional e internacional para exigir su renuncia o remocióne iniciar un nuevo proceso electoral.

La crisis, en todo su espectro, ha provocado un descenso significativo en la aceptación del presidente, según las últimas encuestas.

Cedatos, empresa relacionada con Lasso, indicó este miércoles que la aprobación de su gestión habría caído al 63,5%, mientras que Perfiles de Opinión, más en línea con el correísmo, lo sitúa en el 34,01%, desde el 74% entre julio y agosto.

Sin tener del todo claro en qué medida reflejan el impacto de los roles de Pandora, no hay duda de que las piezas de ajedrez sonEntramos en un jaque mate bidireccional.

Si la Asamblea vuelve a bloquear sus nuevos proyectos de ley, es posible que el presidente deba recurrir a la disolución para gobernar durante unos meses, pero también el poder legislativo tiene en sus manos terminar el período presidencial.

La gran pregunta es quién moverá primero el chip a uno de los dos escenarios más dramáticos de la política ecuatoriana.

Agencia EFE

PB