se dispara el dólar, cae la Bolsa y renuncian funcionarios clave

Los mercados financieros brasileños cerraron una semana de pánico por los malabarismos del gobierno de Jair Bolsonaro para romper el techo de gasto, lo que provocó un desplazamiento de altos funcionarios del Ministerio de Economía.

El propio ministro, Paulo Guedes, salió a negar que estuviera a punto de dimitir.


La Bolsa de Valores de São Paulo, que el jueves ya perdió un 2,75%, cerró con una caída semanal del 7,3% y una bajada de 1,34% este viernes, con un ligero repunte luego de que colapsara durante la sesión en un 4,5%, en medio de la creciente incertidumbre sobre la dirección fiscal de la economía más grande de América Latina.

La turbulencia también se sintió en el mercado cambiario, donde el dólar estadounidense alcanzó esta semana 5,75 reales, su nivel más alto en varios meses, aunque este viernes recuperó posiciones y cerró en 5,62 reales en el tipo de cambio comercial.

La ventana de una casa de cambio en Río de Janeiro. El dólar se disparó en Brasil. Foto: EFE


“Aventuras”

En un intento por apaciguar el mal humor de los mercados, el presidente Bolsonaro aseguró que su gobierno se mantiene firme en su compromiso con la responsabilidad fiscal y que no se embarcará en “aventuras” que pongan “en riesgo” la economía del país, golpeada por un repunte. desempleo e inflación de dos dígitos.

Deberías leer:   Tonga confirmó su primer muerto por la erupción del volcán y el tsunami

“Esta ayuda que defendemos tiene responsabilidad, no vamos a hacer ninguna aventura, no queremos poner nada en riesgo para la economía”, dijo el mandatario en rueda de prensa con Guedes.

El origen de esta crisis de confianza radica en los planes del gobierno de Bolsonaro para financiar la expansión de un programa de asistencia social que pretende promover temporalmente durante 2022, cuando buscará su reelección.

Sin margen en los presupuestos, un Producto Interno Bruto (PIB) fuertemente golpeado por el coronavirus y una recuperación cada vez más cuestionada, el ministro de Economía, Paulo Guedes, y su equipo acordaron modificar las reglas del techo de gasto para, en la práctica, aumentarlo.

Guedes garantizó este viernes que la medida es “ponderada” y no viola el actual régimen fiscal.

Carteles contra Jair Bolsonaro por el aumento de los precios de los combustibles, en una calle de Río de Janeiro, este viernes.  Foto: EFE

Carteles contra Jair Bolsonaro por el aumento de los precios de los combustibles, en una calle de Río de Janeiro, este viernes. Foto: EFE

El techo de gasto

El techo de gasto, que limita el aumento del gasto público a la inflación del año anterior, está vigente en Brasil desde 2017 y fue impulsado por el gobierno de Michel Temer, que adoptó una agenda liberal en los poco más de dos años que estaba en el poder.

Deberías leer:   Qué se sabe de Kazajistán, una tierra rica en petróleo, uranio y cuna de pruebas nucleares

Bolsonaro, un capitán retirado del Ejército que en sus tres décadas como congresista nunca fue un ferviente liberal, siguió el camino de su antecesor y se ganó el crédito de los mercados al elegir a Guedes, un economista de la Escuela de Chicago, para liderar el rumbo del proceso. debilitó la economía brasileña.

Sin embargo, a medida que se acerca la campaña electoral de 2022 y su popularidad se desploma al calor de la crisis sanitaria y económica, el presidente se ha distanciado de los postulados de responsabilidad fiscal al proponer un fuerte aumento del gasto social en 2022.

En este contexto, el gobierno anunció el miércoles sus planes para aumentar el valor de la ayuda a los más pobres en un 20% en promedio hasta un mínimo de 400 reales (alrededor de $ 70), así como el número de beneficiarios, de los 14,7 millones de familias actuales a 17 millones.

Cascada de renuncias

En medio de toda la polémica por el tope de gasto, el jueves el secretario especial de Hacienda y Presupuesto, Bruno Funchal, presentó su dimisión, por “motivos personales”; el secretario del Tesoro Nacional, Jeferson Bittencourt, y los dos subsecretarios de ambos.

Deberías leer:   Rusia y Bielorrusia inician maniobras militares, y Blinken viaja a Kiev

Paralelamente, la Cámara de Diputados dio el primer paso para avalar la ingeniería fiscal del gobierno al aprobar en una comisión la modificación del techo de gasto y, además, aplazar el pago de una parte de las deudas judiciales del Estado, lo que se traduce en más recursos para 2022.

“El impacto macroeconómico es enorme porque el mercado interpreta que el gobierno no tiene la capacidad de controlar sus cuentas públicas”, explicó a la agencia EFE Juliana Damasceno, investigadora del área de Economía Aplicada de la Fundación Getulio Vargas.

El secretario de Petróleo, Gas y Biocombustibles del Ministerio de Minas y Energía, José Mauro Coelho, también renunció este jueves, horas después de que Bolsonaro anunciara su intención de crear otro subsidio para ayudar a 750.000 camioneros, afectados por el aumento de combustible.

A juicio de Damasceno, expandir la asistencia social de esta manera, solo durante 2022, “sirve a un interés electoral”, ya que de lo contrario el gobierno habría creado un “programa de largo plazo”, algo, por otra parte, necesario después de los enormes estragos de COVID-19.

Fuente: EFE

CB