Secuestros a familiares de opositores en Nicaragua: ″Llegan al límite de la represión″ | Las noticias y análisis más importantes de América Latina |

El régimen autoritario de Daniel Ortega en Nicaragua ya no solo persigue, tortura y encarcela a sus opositores; ahora los extorsiona mediante el secuestro y encarcelamiento de sus familiares.

Eran las once de la noche del miércoles (14.09.2022) cuando policías de Nicaragua irrumpieron en la casa de Javier Alberto Álvarez Zamora, quien un par de horas antes había cruzado la frontera de su país a Costa Rica para solicitar protección internacional.

Al no encontrarlo en su domicilio, los agentes detuvieron sin orden judicial a su esposa, Jeannine Horvilleur Cuadra, y a su hija, Ana Álvarez Horvilleur, ambas de nacionalidad nicaragüense y francesa, y las trasladaron a la fuerza al penal policial «El Chipote». También fue detenido su yerno, Félix Roiz.

Se está llegando al «límite de la represión»

“Este grotesco acto de toda una familia detenida no había ocurrido antes. Hasta el momento no han dado ninguna información oficial, pero sabemos de esto porque Javier logró escapar y está aquí”, Gonzalo Carrión, representante del Colectivo de Derechos Humanos, le dijo a . Nicaragua Nunca Más, exiliada en Costa Rica desde 2018.

Desde España, Luis Blandón, representante de la comisión ejecutiva de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), partido de oposición al régimen de Ortega y que tiene su origen en el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), dijo a que estas detenciones «vienen a el límite de la represión».

“Es la nueva tendencia que venimos viendo y eso es muy preocupante. Secuestran a un familiar y luego dicen, si esa persona que buscan no aparece, entonces no liberamos al familiar”, agregó.

Álvarez no es mediático ni activista

De esta forma, el régimen de Ortega busca presionar a Álvarez y otros opositores para que regresen al país, y luego arrestarlos. Aunque Álvarez se describe a sí mismo como un opositor, no participa activamente en la política, por lo que no entiende el acoso y la persecución.

“Javier es una persona que rechaza la dictadura, pero dice: ‘Yo no he cometido ningún delito. Si me buscan, que me capturen, pero liberen a mi familia’. que no quiere vivir en una dictadura», dijo Carrión.

Más de 200 presos políticos

Nicaragua atraviesa una profunda crisis sociopolítica desde abril de 2018, cuando miles de manifestantes salieron a las calles para exigir la renuncia de Ortega. El hecho dejó más de 300 muertos, más de 2.000 detenidos y más de 200 presos catalogados como políticos, quienes se encuentran privados de libertad en “El Chipote”, entre periodistas, estudiantes, políticos y sacerdotes.

Capturar a familiares que no tienen participación política ya es algo que se vio en ese momento: “Tenemos testimonios de jóvenes que fueron presos políticos y nos decían que los policías les decían: ‘sabemos que ustedes no han hecho nada, pero nosotros ama a tu padre’”, agregó la representante del Colectivo Nicaragüense de Derechos Humanos Nunca Más.

El efecto de las sanciones a Nicaragua

Tanto Carrión como Blandón creen que la presión internacional y las sanciones económicas perjudican de alguna manera al Gobierno de Daniel Ortega, aunque puede que no sean suficientes: «No descarto que les esté causando malestar, más cuando son sanciones dirigidas a su capital. Parece que les ha pegado, pero no lo suficiente, porque no se ha traducido en detener la represión. Al contrario, siguen reforzando el estado de terror”, dijo Carrión.

“Cualquier acción internacional que siga presionando al régimen de Daniel Ortega va a tener algún efecto. Seguimos haciendo un llamado a la comunidad internacional para que no olvide ni quite los ojos de Nicaragua”, concluyó Blandón.

(er)

Read More: Secuestros a familiares de opositores en Nicaragua: ″Llegan al límite de la represión″ | Las noticias y análisis más importantes de América Latina |