Semilleros Creativos: niños y jóvenes hacen realidad su sueño en el arte

Más de ocho horas antes de que se escuche la tercera llamada en el auditorio nacional, la ministro de Cultura federal anunció en Twitter: «¡Agotado!» Ayer, el júbilo que causó Semilleros Creativos entre sus integrantes y pequeños artistas, se confirmó con la platea del espacio Reforma llena, bailando y gritando durante la tercera edición del evento multidisciplinario “Tengo un sueño”.

El espectáculo protagonizado por más de 1.900 niñas, niños y jóvenes de Semilleros Creativos fue una reivindicación de la multiculturalidad y el plurilingüismo mexicano, pero también de la cultura de la paz, la convivencia y las capacidades diferentes. “Lo que vamos a ver es solo una probadita”, dijo más temprano la secretaria de Cultura Alejandra Frausto, de la que llamó “la compañía artística más grande del mundo”, en referencia a los más de 12.500 integrantes de los 329 semilleros que existen. en todo el país.

En “Tengo un sueño” se combinó la experiencia de artistas como Elisa Carrillo, Lila Downs o la Sonora Santanera con la de los más pequeños que aprenden y empiezan a hacer del arte una forma de vida: música tradicional, orquestal, teatro, danza, cine, pintura, fotografía y circo hechos por las “almas y corazones que están transformando su vida, su comunidad, su familia, su país, desde el arte, cada uno, juntos, están haciendo una comunidad diferente”, dijo Frausto.

(Créditos: Antonio Nava)

Mario Iván Martínez fue el conductor de la noche; él, junto con el Semillero Nacional de Teatro, fue el encargado de presentar el programa. Posteriormente, bajo la dirección de Roberto Rentería, se escuchó a la Orquesta Nacional Comunitaria interpretar «Alas (A Malala)» de Arturo Márquez, mientras que la bailarina Elisa Carrillo compartió escenario con los niños del Semillero Nacional de Danza.

Así transcurrieron los diferentes intermedios de la noche y actuaron Lila Downs, Mono Blanco y Sonora Santanera, siempre acompañados de las niñas, niños y jóvenes del país. Pero los actos más celebrados fueron sin duda el que reivindicó a los afromexicanos: en la voz de Krhistina Giles sonó «¡Me gritaron negra!», de Victoria Santa Cruz y «Afroméxico, sí», composición de Susana Harp y José Aguilera en la voz de Alejandra Robles La Morena; así como los números de los 31 Minutos chilenos con los que participaron pequeños artistas de circo, danza y títeres.

SIGUE LEYENDO:

El tenor César Delgado apuesta por la infancia

CAMARADA

Continuar leyendo: Semilleros Creativos: niños y jóvenes hacen realidad su sueño en el arte